Corriente Independiente de La Laguna

Febrero 21


Comida para el pensamiento.

Serenidad

La serenidad nos llega cuando estamos en sintonía con nuestro Poder Superior. La serenidad nos permite asimilar las dificultades externas con calma, aun las más difíciles. La serenidad es un don que todos estamos libres para recibir diariamente.

El poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de Dios, tal y como cada uno de nosotros lo concibe, alienta la serenidad. El mantenernos en contacto con nuestro Poder Superior mientras llevamos a cabo nuestras actividades diarias nos produce serenidad. Practicar la abstinencia de comer en exceso en forma compulsiva mantiene la serenidad.

En una reunión tras otra, escuchamos los testimonios de la gente acerca del cambio que han experimentado desde que decidieron seguir el programa de TA. Las circunstancias que antes los hubieran echado de cabeza al refrigerador ahora son manejables. Por la Gracia de Dios se les ha dado la serenidad para aceptar las cosas que no pueden cambiar.

Que crezca yo en serenidad.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Acudo a las reuniones de T.A. porque ello me ayuda a mantenerme abstinente. Trato de ayudar a otros tragones cuando puedo, porque constituye parte de mi ocupación de mantenerme sobrio. También tengo un socio en este trabajo y él es Dios. Le pido diariamente que me ayude a conservarme abstinente. Mientras más tenga en el pensamiento que la comida jamás puede volver a ser mi amigo, sino que ahora es mi mortal enemigo, mientras yo recuerde que mi ocupación principal es la de mantenerme sobrio, y que es lo más importante para mi vida, creo que me estaré preparando para ese momento crucial en que me asalte la idea de tomar una copa.

– Cuando esa idea me asalte, ¿seré capaz de resistirla y de no comer ese bocado?.

Meditación del Día.

Tendré más temor de la inquietud espiritual, del desasosiego del alma, de toda conmoción de la mente, que del terremoto o del fuego. Cuando sienta que ha sido interrumpida mi tranquilidad espiritual por un trastorno emocional, entonces tendré que escabullirme a solas con Dios, hasta que mi alma cante y todo esté firme y tranquilo de nuevo. Los momentos de intranquilidad son los únicos instantes en el que el alma puede dar entrada a la maldad. Estaré al cuidado de puntos indefensos de intranquilidad. Trataré de conservar la calma, independientemente de los disturbios que me rodeen.

Oración del Día.

Ruego porque ningún trastorno emocional obstaculice el poder de Dios en mi vida. Pido poder mantener un espíritu sosegado y un corazón firme.

Soy parte del todo

En seguida me convertí en una parte – aunque fuera una pequeñísima parte – de un cosmos.

COMO LO VE BILL, p. 225

Cuando llegué por primera vez a A.A., me convencía de que “esa gente” era amable – tal vez un poco ingenua, un poco demasiado amistosa, pero gente fundamentalmente buena y sincera (con quienes yo no tenía nada en común). Los veía en las reuniones – por supuesto, era allí donde “ellos” existían. Les daba la mano a “ellos” y, después de irme de la sala, los olvidaba.

Luego, un día mi Poder Superior, en quien no creía todavía, dispuso que hubiera un proyecto fuera de A.A. en que participaban por casualidad muchos miembros de A.A. Trabajamos juntos, y llegué a conocerlos a “ellos” como seres humanos. Llegué a admirarlos a “ellos” e incluso a tenerles afecto, y, a pesar de mí mismo, a disfrutar de la compañía de “ellos”. “Su” forma de practicar el programa de A.A. en sus vidas diarias – y no meramente en las palabras que les oía decir en las reuniones – era lo que me atraía y quería lo que ellos tenían. De repente, “ellos” se convirtieron en “nosotros”. Desde ese momento no me he tomado un trago.

El lenguaje del adiós.

Vive en el presente

El momento presente es todo lo que tenemos. Sí, tenemos planes y metas, una visón del mañana. Pero el ahora es el único tiempo que poseemos. Y eso basta.

Podemos despejar la mente de los residuos del ayer y de los miedos del mañana. Podemos estar presentes en el ahora y disponernos a vivir este momento, este día. Es estando plenamente presentes ahora como alcanzaremos la plenitud del mañana.

Criatura, no tengas miedo, susurra una voz. No tengas remordimientos, abandónalos. Déjame a Mí tomar tu dolor. Lo único que tienes es el momento presente. Cálmate. Quédate aquí. Confía. Lo único que tienes es el ahora. Eso basta.

Hoy afirmaré que todo está bien a mí alrededor cuando todo esté bien en mi interior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: