Corriente Independiente de La Laguna

Febrero 16


Comida para el pensamiento.

Las reuniones

Hemos comprobado que solos no podemos controlar nuestra manera de comer. A través de TA hemos encontrado un método que funciona si seguimos el programa. Si somos negligentes para asistir a las reuniones, volveremos a caer en nuestra propia debilidad.

Las reuniones de TA son las que nos dan la esperanza y el entusiasmo que necesitamos para seguir el programa. La camaradería y la participación que existen en el grupo nos dan fuerza y nos alienta. En tiempos difíciles, la mayoría descubrimos que entre a más reuniones asistamos, más capacitados estaremos para afrontar la mala racha.

Cuando no tenemos ganas de acudir a una reunión, es porque está tratando de emerger a la superficie nuestro viejo hábito de comer en exceso. Nunca nos curamos de nuestra enfermedad como tampoco superamos nuestra necesidad de fortaleza, camaradería y amor que recibimos en las reuniones de TA.

Doy gracias por TA.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Una copa originaba un proceso del pensamiento que se convertía en una obsesión, y a partir de ese momento no podíamos dejar de beber. Se nos desarrollaba una compulsión mental para seguir bebiendo hasta quedar plenamente intoxicados. Generalmente la gente comete dos errores acerca del alcoholismo: uno es que puede curarse mediante el tratamiento físico únicamente; el otro, que puede ser curado con la sola fuerza de voluntad. La mayoría de los alcohólicos ha ensayado estos dos medios y ha hallado que no dan resultado. Pero nosotros, los miembros de A.A. hemos encontrado una forma para detener nuestro alcoholismo.

-¿He vencido mi obsesión siguiendo el programa de A.A.?

Meditación del Día.

Trataré de permanecer sereno pase lo que pase. Controlaré mis emociones a pesar de que los demás den rienda suelta a las suyas acerca de mí. Me mantendré tranquilo frente a la perturbación. Conservaré una profunda calma interior a través de todas las experiencias diarias. En la presión del trabajo y de la preocupación es necesario el silencio interior profundo para mantenerse a perfecto nivel. Debo aprender a adoptar la tranquilidad en los días turbulentos.

Oración del Día.

Ruego poder estar sosegado y en comunión con Dios. Pido que pueda adquirir tolerancia, humildad y paz.

Reflexión diaria A.A.

El compromiso

La comprensión es la clave de los principios y las actitudes correctas, y la acción correcta es la clave del buen vivir.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 131

Llegó un momento en mi programa de recuperación en que la tercera línea de la Oración de la Serenidad – “la sabiduría para reconocer la diferencia” – quedó impresa indeleblemente en mi mente. Desde aquel momento, tenía que enfrentarme con esta conciencia de que todas mis acciones, todas mis palabras y todos mis pensamientos estaban dentro o fuera de los principios del programa. Ya no podía ampararme en las racionalizaciones ni en la locura de mi enfermedad. La única línea de acción que tenía abierta, si iba a llegar a una vida feliz para í mismo (y para mis seres queridos) era la de obligarme a mí mismo a hacer un esfuerzo para comprometerme y ser disciplinado y responsable.

El lenguaje del adiós.

Desapego

El concepto del “dejar ir” puede ser confuso para muchos de nosotros. ¿Cuándo estamos haciendo demasiado o esforzándonos demasiado por controlar a la gente y los sucesos? ¿Cuándo estamos haciendo demasiado poco? ¿Cuándo estamos haciendo lo apropiado para cuidar de nosotros mismos? ¿Cuál es nuestra responsabilidad y cuál no es?.

Estas cuestiones nos pueden desafiar, ya sea que hayamos estado en recuperación durante diez días o diez años. A veces dejamos ir tanto, que descuidamos la responsabilidad para con nosotros mismos y con los demás. Otras, quizá crucemos la línea que existe entre cuidar de nosotros mismos y controlar a los demás y a los sucesos.

No hay un libro de reglas respecto a esto. Pero no tenemos por qué volvernos locos, no tenemos por qué tener tanto miedo. No tenemos que recuperarnos perfectamente. Si parece que necesitamos emprender determinada acción, podemos hacerlo. Si ninguna acción parece oportuna o inspirada, no la llevamos a cabo.

Tener y fijar límites sanos –fronteras sanas- no es un proceso pordenado. Podemos darnos permiso a nosotros mismos de experimentar, de cometer errores, de aprender, de crecer. Podemos hablar con la gente, hacer preguntas y cuestionarnos a nosotros mismos. Si hay algo que necesitamos hacer o aprender, esto se volverá aparente. Las lecciones no se van. Si no estamos cuidando de nosotros mismos lo  suficiente, lo veremos. Si estamos siendo demasiado controladores, también llegaremos a entenderlo. Las cosas

se solucionarán. El camino se despejará.

Hoy emprenderé las acciones que me parezcan apropiadas. El resto lo dejaré ir. Lucharé por conseguir el equilibrio entre la responsabilidad conmigo mismo, la responsabilidad para con los demás y el dejar ir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: