Corriente Independiente de La Laguna

Archivo para febrero, 2014

Febrero 28


Comida para el pensamiento.

Cómo conservar recursos

En esta lucha contra la manera de tragar necesitamos hacer acopio de todas nuestras fuerzas, podemos aprender a conservar nuestra energía para lo que es importante, en vez de desperdiciarla en actividades no esenciales.

Una hora extra de sueño puede ayudar más a nuestro programa que una leyendo una novela o mirando la televisión. Tenemos que cuidarnos de la sobreactividad compulsiva tanto como de la manera en que tragamos. A menudo tratamos de presionarnos demasiado para terminar algo que bien podría esperar a mañana. Si estamos cansados, somos menos capaces de resistir la tentación.

Un aspecto vital para conservar la energía es escoger los alimentos que nos brinden las proteínas, vitaminas y minerales necesarios. Cuidar nuestros cuerpos es nutrir el recurso de mayor valor físico que tenemos.

A menudo, conservar nuestros recursos significa decir NO a personas y actividades que nos drenan innecesariamente. Sólo nosotros mismos, con la guía de nuestro Poder Superior, podremos decidir cómo usar mejor la fuerza y la energía que tenemos.

Enséñame a conservar los recursos que Me has dado.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Debemos estar libres tragar para siempre. Ello escapa de nuestras manos y se halla en manos de Dios. Por tanto, no necesitamos preocuparnos ni pensar más acerca de ello. Pero si no hemos hecho esto sincera y totalmente, las probabilidades son de que tornará a ser nuestro problema de nuevo. Puesto que no confiamos en Dios para que se haga cargo de nuestros problemas, renunciamos y hacemos volver a nosotros el problema. Entonces de nuevo es nuestro problema y nos hallamos en la antigua confusión en que antes nos encontrábamos. De nuevo somos impotentes, y tragamos.

– ¿Confío yo en Dios para que se haga cargo, por mí, del problema?

Meditación del Día.

Sin preparación, ninguna obra tiene valor. Toda labor espiritual ha de tener tras de ella mucha preparación espiritual. Breves momentos aislados de oración e instantes de preparación, y muchas horas de trabajo pueden carecer de provecho. Desde el punto de vista de Dios, una herramienta defectuosa trabajando todo el tiempo, pero realizando una mala labor a causa de falta de preparación es de poco valor comparada con el instrumento afilado y perfeccionado que trabaja solamente breve tiempo, pero que produce una labor perfecta debido a las largas horas de preparación espiritual.

Oración del Día.

Ruego poder emplear más tiempo a solas con Dios. Pido poder adquirir más fortaleza y satisfacción de esos momentos para que le den mayor valor a mi trabajo.

Reflexión diaria A.A.

¿Cómo? ¿no hay un presidente?

“Cuando se les dice que nuestra sociedad no tiene presidente con autoridad para dirigirla, ni tesorero que pueda exigir el pago de cuotas . . . nuestros amigos se quedan asombrados y exclaman, Eso no puede ser así”.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 139

Cuando por fin llegué a A.A. no podía creer que no había tesorero que pudiera “exigir el pago de cuotas”. No me podía imaginar una Comunidad que no exigiera contribuciones económicas a cambio de servicios. Fue la primera – y hasta la fecha la única – experiencia que tuve de recibir “algo por nada”. Ya que no me sentía abusado o engañado por los A.A., me era posible abordar el programa sin prejuicios y con mente abierta. No querían nada de mí. ¿Qué tenía que perder? Doy gracias a Dios por la sabiduría de los cofundadores que conocían tan bien el desde que tiene el alcohólico a ser manipulado.

El lenguaje del adiós.

Dejar ir la negación

“Somos lentos en creer aquello que si lo creyéramos, heriría nuestros sentimientos.”

Ovidio

La mayoría de los que estamos en recuperación nos hemos embarcado en la negación de vez en cuando. Algunos de nosotros nos apoyábamos en esta herramienta.

Podemos haber negado eventos o sentimientos de nuestro pasado.

Podemos haber negado los problemas de los demás; podemos haber negado nuestros propios problemas, sentimientos, pensamientos, deseos o necesidades.

Negamos la verdad.

La negación significa que no nos permitimos encarar la realidad, generalmente porque afrontar esa realidad en particular, duele.

Sería perder algo: confianza, amor, familia, tal vez un matrimonio, una amistad o un sueño. Y perder a alguien o algo, duele.

La negación es un mecanismo de protección, un cojín del alma para amortiguar los golpes. Nos impide reconocer la realidad hasta que nos sentimos preparados para lidiar con esa realidad en particular.

La gente podrá gritarnos la verdad, pero nosotros no la veremos ni la escucharemos hasta que estemos listos para ella.

Somos seres fuertes y, empero, frágiles. A veces necesitamos tiempo para prepararnos, tiempo para disponernos a superar algo. No dejamos ir nuestra necesidad de negar golpeándonos para llegar a aceptar; dejamos ir nuestra necesidad de negar, permitiéndonos volvernos lo suficientemente seguros y fuertes para lidiar con la verdad.

Haremos esto cuando llegue su momento.

No es necesario que nos castiguemos a nosotros mismos por haber negado la realidad; lo único que necesitamos es amarnos a nosotros mismos para tener seguridad y fortaleza de modo que cada día estemos mejor equipados para enfrentar la vida y lidiar con ella.

Enfrentaremos la realidad y lidiaremos con ella –de acuerdo con nuestro propio calendario-, cuando estemos listos, y cuando sea tiempo para nuestro Poder Superior. No tenemos por qué aceptar el castigo de nadie, incluyendo a nosotros mismos, por este calendario. Sabremos lo que necesitamos saber, cuando sea tiempo de saberlo.

Hoy me concentraré en hacerme sentir a mí mismo seguro y confiado. Me permitiré hacer conciencia cuando me llegue mi momento.

Febrero 27


Comida para el pensamiento.

No me estoy quieto

La vida es movimiento, y estar vivo es cambiar. No es quedarse quieto. O estamos progresando en el control de nuestra enfermedad, o estamos empeorando.

El progreso es un camino cuesta arriba. Voltear a ver con añoranza una época que en retrospectiva nos parece más fácil, o pensar en el así llamado placer que antes obteníamos de la comida es invitar al desastre. Hace mucho que rebasamos el punto en que nos satisfacía una pequeña cantidad de comida en forma descontrolada. Ahora, esa pequeña cantidad inevitablemente se convertirá en una gran cantidad y, en vez de placer, sentiremos un gran dolor físico y emocional.

Si estamos progresando, mantengamos dicho avance y no nos engañemos con la idea de volver atrás. Si estamos perdiendo el control y resbalando, reconozcamos que estamos yendo cuesta abajo y que nuestra enfermedad está empeorando. Dejemos de racionalizar y de inventar pretextos. Ahora mismo podemos darnos media vuelta y empezar a subir de nuevo.

Que siga subiendo.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando llegamos a T.A., la primera cosa que hicimos fue admitir que nada podíamos hacer respecto a nuestra manera de tragar. Admitimos que la comida nos había aporreado, y que éramos impotentes contra ella. Jamás podíamos decidir si tomaríamos o no ese bocado. Siempre lo tomábamos. Y puesto que nada podíamos hacer nosotros acerca de ello, pusimos en manos de Dios todo nuestro problema de la comida. Se lo pasamos entero a ese Poder Superior a nosotros mismos. Y nada más nos queda por hacer, sino confiar en que Dios se haga cargo del problema en nuestro bien.

-¿He hecho yo esto honrada y totalmente?

Meditación del Día.

Ha llegado el momento para que el espíritu roce el espíritu de Dios. Sé que el sentimiento del roce espiritual es más importante que todas las sensaciones de las cosas materiales. Tengo que esforzarme por buscar un silencioso contacto espiritual con Dios. Tan sólo el contacto de un instante, se abandona toda la fiebre de la vida. Entonces me siento bien, libre de todo daño, sosegado y capaz de levantarme y socorrer a los demás. El roce de Dios es un potente remedio. Tengo que sentir ese roce y percibir la presencia de Dios.

Oración del Día.

Ruego porque la fiebre del resentimiento, de la preocupación y del temor pueda fundirse en la nada. Pido porque la salud, la satisfacción, la paz y la serenidad puedan ocupar su lugar.

Reflexión diaria A.A.

Una estabilidad única

“. . . la única autoridad fundamental que gobierna a A.A. es un Dios amoroso tal como se exprese en la conciencia del grupo . . . El estadista anciano es el que comprende lo sabia que ha sido la decisión del grupo, que no abriga rencor al verse reducido a una posición menos importante y cuyo juicio madurado por considerable experiencia es justo: es el individuo dispuesto a esperar el desarrollo de los acontecimientos”.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 139-142

En la tela de la recuperación del alcoholismo están tejidos los Doce Pasos y las Doce Tradiciones. Conforme progresaba mi recuperación, me daba cuenta de que este nuevo manto estaba hecho a mi medida. Los veteranos del grupo, amablemente, me ofrecían sugerencias cuando me parecía imposible cambiar. Las experiencias compartidas de todos se convertían en la sustancia misma de amistades valoradas. Yo sé que la Comunidad está lista y preparada para ayudar a todo alcohólico en todas las encrucijadas de la vida. En este mundo rodeado de multitud de problemas, esta seguridad me parece una estabilidad única. Aprecio mucho la dádiva de la sobriedad. Le doy gracias a Dios por la fortaleza que recibo en una Comunidad que verdaderamente existe para el bien de todos sus miembros.

El lenguaje del adiós.

“Queda bien…”

¿Alguna vez has estado cerca de los “queda bien”? Tienden a ser disgustantes. Estar cerca de alguien que se voltea al revés para complacer a otro a menudo es irritante y produce ansiedad.

Ser “queda bien” es una conducta que podemos haber adoptado para sobrevivir dentro de nuestra familia. Tal vez no fuimos capaces de obtener el amor y la atención que merecíamos.

Quizá no se nos dio permiso para complacernos a nosotros mismos, para confiar en nosotros mismos y para elegir un curso de acción que demostrara autoconfianza.

Podemos ser complacedores de gente, abierta o encubiertamente.

Podemos ir por ahí haciendo alharacas, parloteando a mil por hora cuando lo que en realidad estamos diciendo es: ” Espero estarte dando gusto”. O bien, podemos actuar en forma encubierta, yendo calladamente por la vida, tomando importantes decisiones basadas en el hecho de complacer a los demás.

Tomar en cuenta las necesidades y los deseos de otras personas es parte importante de nuestras relaciones. Tenemos responsabilidades para con los amigos, los familiares y los jefes. Tenemos una gran responsabilidad interna de ser amorosos y cariñosos. Pero la conducta complaciente es contraproducente. No sólo se enojan los demás con nosotros, sino que nosotros nos enojamos a menudo cuando nuestros esfuerzos por complacer no funcionan como habíamos planeado.

La gente con quien nos sentimos más a gusto es aquella que es considerada con los demás, pero que en último término se complace a sí misma.

Ayúdame , Dios mío, a superar mis miedos y a empezar a complacerme a mí mismo..

Febrero 26


Comida para el pensamiento.

Yo como despacio

Los tragones tendemos a devorar nuestra comida. Con frecuencia, la hora de la comida nos encuentra ansiosos y tensos, ¡y a veces sencillamente glotones! Mientras que otros en la mesa se interesan en la conversación y en socializar, nosotros podemos concertarnos casi exclusivamente en la comida y preocuparnos por tratar de satisfacer un apetito voraz.

Necesitamos romper nuestro egocentrismo. En vez de dedicarnos por entero a satisfacer nuestro apetito (lo cual nunca lograremos), podemos aprender a dirigir una parte de nuestra atención a lo que le interesa a quienes están a nuestro alrededor. Cuando comemos más despacio, dedicamos más tiempo a los demás y sentimos menos privación. Aumenta nuestro disfrute, tanto que la compañía como de la comida.

Aun cuando comemos solos, debemos recordar que no recibimos todo nuestro alimento a partir de la comida física. Cuando comemos con lentitud, nos relajamos más tanto física como espiritualmente. Cuando estamos conscientes de nuestro Poder Superior y agradecidos por todas Sus bendiciones, la comida es más satisfactoria.

Ayúdame a comer despacio y a apreciar Tus dones.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando llegamos a T.A. llegamos a creer en un Poder Superior a nosotros. Venimos para creer en aquel Principio Divino del Universo que llamamos Dios y al que podemos acudir en busca de ayuda. Cada mañana tenemos un momento de tranquilidad. Pedimos a Dios fuerza para permanecer abstinentes y en el plan de alimentación las siguientes veinticuatro horas. Y todas las noches le damos gracias por ayudarnos por haber permanecido abstinentes ese día.

– ¿Creo que todo hombre o mujer que veo en T.A. es una demostración del poder de Dios para transformar a un ser humano de un tragón a persona abstinente?

Meditación del Día.

Debo pedir más fe, como un hombre sediento pide agua en un desierto. ¿Sé lo que significa sentirse seguro de que Dios jamás me abandonará? Debo rogar todos los días y más cuidadosamente para que pueda crecer mi fe. Nada falta en mi vida, porque realmente todo lo que necesito es mío. Únicamente carezco de la fe necesaria para saberlo. Soy el hijo de un rey vestido de andrajos, y sin embargo, en torno mío hay cantidades de todo lo que pudiera desear.

Oración del Día.

Ruego porque me dé cuenta que Dios tiene todo lo que necesito. Pido poder saber que su poder es siempre alcanzable.

Reflexión diaria A.A.

Una historia de éxito fuera de lo común

“A.A. no es una historia de éxito en el sentido común y corriente de la palabra. Es la historia del sufrimiento transmutado bajo la gracia en progreso espiritual”.

COMO LO VE BILL, p. 35

Al entrar en A.A. escuchaba a otra gente hablar de la realidad de su vida de bebedor: la soledad, el terror y el sufrimiento. Al escucharles más, les oía describir otra realidad muy diferente: la realidad de la sobriedad. Es una realidad de libertad y de felicidad, de intención y dirección, y de serenidad y tranquilidad con Dios, con nosotros mismos y con otra gente. Cuando asisto a las reuniones, me reintroducen a esta realidad una y otra vez. La veo en los ojos y la escucho en las voces de aquellos alrededor mío. Trabajando en el programa, encuentro la dirección y la fortaleza que me hacen posible hacer esta realidad la mía. La alegría de A.A. es que esta nueva realidad está a mi alcance.

El lenguaje del adiós.

Programas de Doce Pasos

Estaba furiosa cuando acudí a mi primera junta de Al- Anón. Me parecía muy injusto que él tuviera el problema y yo fuera la que tuviera que asistir a una reunión. En esa época, no me quedaba nadie en el mundo a quien acudir con mi dolor. Ahora, estoy agradecida por Al-Anón y mi recuperación de la codependencia. Al-Anón me mantiene sobre el camino; la recuperación me ha dado una vida.

Anónimo

Hay muchos programas de Doce Pasos: Al-Anón, Hijos Adultos de Alcohólicos, Drog-Anón, AA, TA, y más. Tenemos varias opciones de dónde elegir acerca del tipo de grupo adecuado para nosotros y acerca de cuál grupo en particular satisface nuestras necesidades. Los grupos de Doce Pasos son gratuitos, anónimos, y existen en la mayoría de las comunidades.

El objetivo de los grupos de Doce Pasos para no es cómo ayudar a la otra persona; es ayudarnos a nosotros mismos a crecer interiormente y a cambiar. El grupo nos puede ayudar a aceptar la forma como la enfermedad nuestra o de otros nos ha afectado y a lidiar con ella. También a ponernos sobre el camino y a permanecer en él.

Hay magia en los programas de Doce Pasos. Hay un poder curativo en el contacto con otras personas en recuperación. Accedemos a este poder curativo trabajando los Doce Pasos y permitiendo que éstos trabajen para nosotros. Los Doce Pasos son una fórmula para sanar.

¿Durante cuánto tiempo tenemos que asistir a las reuniones? Podemos asistir hasta que “captamos el programa”, o hasta que el programa “nos capta a nosotros”. Y luego, seguimos yendo y creciendo.

Seleccionar un grupo y asistir a él con regularidad son dos maneras importantes de empezar a cuidar de nosotros mismos y de seguir haciéndolo. Participar activamente en nuestro programa de recuperación trabajando los Pasos es otra manera.

Estaré abierto al poder curativo que ponen a mi disposición los Doce Pasos y el programa de recuperación.

Febrero 25


Comida para el pensamiento.

Un nuevo lugar

Después de una recaída, no volvemos a empezar desde el mismo lugar donde estábamos antes. A través de la experiencia de haber cometido un error ganamos un nuevo conocimiento y una nueva percepción.

A menudo descubrimos que una manera errónea de pensar fue la causa de muchos problemas. Quizá volvimos a caer en la vieja percepción que teníamos de nosotros mismos de que éramos el centro del universo. Tal vez nos olvidamos de entregarle a Dios aquello que nos estaba perturbando en vez de empezar a comer en exceso. Indudablemente, nos olvidamos de que la abstinencia es, sin excepción, lo más importante en nuestra vida.

Sea cual sea el error, podemos sacar provecho de él, ya que nos hace aprender y comprender más. Podemos prevenir una trampa y evitarla en el futuro. Empezamos unos cuantos pasos más adelante, en nuevo lugar.

Que los errores no me desalienten.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Algunas personas encuentran difícil creer en un poder superior a ellos. Más no creer en ese poder nos empuja al ateísmo. Se ha dicho que el ateísmo es la fe insensata en el extraño argumento de que este universo se origina de la nada y marcha a la ventura hacia ninguna parte. Esto es prácticamente imposible de creer. Creo que todos nosotros podemos convenir en que la comida es un poder superior a nosotros. Así era indudablemente en mi caso. Yo era impotente ante el poder de la comida.

– ¿Recuerdo las cosas que me sucedieron a causa del poder de la comida?

Meditación del Día.

Lo espiritual y lo moral con el tiempo triunfarán sobre lo material y lo amoral. Este es el fin y el destino de la raza humana. Gradualmente, lo espiritual está superando a lo material en la mente de los hombres. La fe, el compañerismo y la ayuda son el remedio para la mayoría de los males del mundo y no hay nada en el campo de las relaciones personales que no puedan realizar.

Oración del Día.

Ruego poder hacer mi parte para formar un mundo mejor. Pido poder ser una parte del remedio para los males del mundo.

Reflexión diaria A.A.

El desafío del fracaso

“En la economía de Dios, no se desperdicia nada. Mediante el fracaso, aprendemos una lección de humildad que, por dolorosa que sea, es probablemente necesaria”.

COMO LO VE BILL, p. 31

¡Qué agradecido me siento hoy por saber que todos los fracasos del pasado eran necesarios para que yo estuviera donde estoy! Por muchas penas me vino la experiencia y en el sufrimiento llegué a ser obediente. Cuando buscaba a Dios, como yo Lo concibo. El compartió conmigo sus dádivas preciosas. Por la experiencia y la obediencia, empezaba el desarrollo seguido de la gratitud. Sí, y luego me vino la paz del espíritu, viviendo y compartiendo la sobriedad.

El lenguaje del adiós.

Acepta la imperfección

“¿Por qué me hago esto a mí misma?, preguntaba una mujer que quería bajar de peso. Fui a mi grupo de apoyo sintiéndome culpable y avergonzada porque me comí media galleta que no estaba incluida en mi dieta. Descubrí que todo mundo hace un poco de trampa, y algunos hacen muchas trampas. Me sentía tan avergonzada antes de llegar al grupo, como si fuera la única que no estuviera haciendo la dieta al dedillo. Ahora sé que estoy llevando la dieta tan bien como la mayoría, y mejor que algunos”.

¿Por qué nos hacemos esto a nosotros mismos? No estoy hablando estrictamente de dietas; estoy hablando acerca de la vida ¿Por qué nos castigamos a nosotros mismos pensando que somos inferiores mientras que otros son perfectos, ya sea en cuanto a nuestras relaciones, recuperación, o una tarea específica?

Ya sea que nos estemos juzgando a nosotros mismos o a los demás, son las dos caras de una misma moneda: la perfección. Ninguna de las dos expectativas es válida.

Es mucho más apropiado y beneficioso decirnos a nosotros mismos que está bien ser lo que somos y que lo que estamos haciendo está bien.

Eso no significa que no cometamos errores que necesitemos corregir; no significa que no nos desviemos del camino de vez en cuando, no significa que no podamos mejorar. Significa que, con todos nuestros errores y divagaciones, básicamente estamos sobre la ruta. La manera como nos ayudamos a nosotros mismos a permanecer en el camino es alentándonos y aprobándonos.

Hoy me amaré a mi mismo y me daré ánimos. Me diré a mí mismo que lo que estoy haciendo está bien, y me permitiré disfrutar ese sentimiento.

Febrero 24


Comida para el pensamiento.

Valores

¿Qué es lo que más valoro? ¿Qué ocupa el número uno en mi vida? ¿Qué el centro?

Cuando comía en exceso, yo era el centro. Yo era lo más grande dentro de mi universo, y todo lo demás giraba a mí alrededor. Temible estado, ya que el egocentrismo no brinda seguridad ni paz interior. Para mí, lo más importante era YO, y ese egocentrismo era mi perdición. Cuando me caí de mi nube y toqué fondo, no tenía a dónde ir excepto a algo que estuviera fuera de mí mismo.

A medida que nosotros, tragones, seguimos el Paso Dos y llegamos a creer que un Poder Superior nos puede devolver a nuestro sano juicio, empezamos a cambiar el centro de nuestra conciencia de nosotros mismos a Dios. Ésa es nuestra única esperanza. Mientras nuestros débiles YOs estén en el centro, no podemos lograr un progreso real, ni en cuanto a controlar nuestra adicción, ni en cuanto a vivir una vida productiva.

Cuando tocamos fondo, nos sentimos humillados. Cuando nos sentimos humillados, somos capaces de percibir y de reconocer que Dios es lo primero y que la abstinencia es nuestra tarea primordial. Discernimos nuestros valores y el orden nos brinda paz y seguridad.

Tú, Señor, eres el centro de mi vida.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando llegamos a nuestra primera reunión en T.A. miramos a lo alto de la pared de los extremos de la habitación y vimos la inscripción: “Pero por la Gracias de Dios”. Supimos entonces que teníamos que solicitar la Gracia de Dios para mantener la abstinencia y vencer nuestra enfermedad del espíritu. Escuchamos a los compañeros cómo habían llegado a depender de un Poder Superior a ellos. Nos pareció sensato y resolvimos intentarlo.

-¿Estoy dependiendo de la Gracia de Dios para ayudarme a permanecer abstinente?

Meditación del Día.

Comparta con todos gustosamente su amor, su alegría, su felicidad, su tiempo, su comida, su dinero. Reparta todo el afecto que sea capaz con el corazón abierto y contento. Haga todo lo que pueda por los demás y en respuesta le vendrán incontables bendiciones. El compartir atrae a los demás hacia usted.  Acepte todo lo que venga como enviado por Dios y recíbalo con una regia bienvenida. Puede usted no ver jamás los resultados de haber compartido. Hoy pueden ellos no necesitar de usted, pero el mañana puede traer los resultados de que usted haya compartido hoy.

Oración del Día.

Ruego poder hacer que todo visitante desee regresar. Pido que jamás haga que alguien se sienta rechazado o indeseado.

Reflexión diaria A.A.

Un corazón agradecido

“Me esfuerzo por aferrarme a la verdad de que un corazón lleno y agradecido no puede abrigar grandes presunciones. Rebosante de gratitud, el corazón tiene que latir con un amor que fluye hacia todo lo que nos rodea, la emoción más elevada que jamás podamos experimentar.”

COMO LO VE BILL, p. 37

Mi padrino me dijo que yo debía ser un alcohólico agradecido y siempre tener “una actitud de gratitud” – que la gratitud es el ingrediente básico de la humildad, que la humildad es el ingrediente básico del anonimato y que “el anonimato es la base espiritual de todas nuestras tradiciones, recordándonos siempre anteponer los principios a las personalidades”.

Como resultado de este consejo que me dio, yo empiezo todas las mañanas de rodillas, dándole gracias a Dios por tres cosas: estar vivo, estar sobrio y ser miembro de Alcohólicos Anónimos. Entonces trato de vivir una “actitud de gratitud” y de disfrutar completamente de otras veinticuatro horas de la manera de vivir de A.A.

Alcohólicos Anónimos no es meramente algo a lo que me uní; es algo que yo vivo.

El lenguaje del adiós.

Reconoce los sentimientos

Experimentar sentimientos puede ser todo un reto si no hemos tenido la experiencia previa o el permiso para hacerlo. Aprender a identificar lo que estamos sintiendo es un reto que podemos superar, pero no nos volveremos expertos de la noche a la mañana. Ni tampoco tenemos por qué lidiar perfectamente con nuestros sentimientos.

He aquí algunas ideas que podrían ser útiles mientras aprendes a reconocer tus sentimientos y a lidiar con ellos.

Toma una hoja de papel. En la parte superior escribe: “Si estuviera bien sentir lo que estoy sintiendo y nadie me juzgara como bueno o malo, ¿qué sería lo que estoy sintiendo?”. Luego, escribe lo que te venga a la mente. También puedes usar el recurso favorito de mucha gente al descubrir sus sentimientos: escribirlos. Puedes llevar un diario, escribir cartas que no tienes la intención de enviar, o simplemente garabatear tus pensamientos en una libreta para recados.

Mírate y escúchate a ti mismo como lo haría una tercera persona objetiva. Escucha tu tono de voz y las palabras que utilizas. ¿Qué es lo que escuchas? ¿Tristeza, miedo, ira, felicidad?

¿Qué te está diciendo tu cuerpo? ¿Está tenso y rígido de ira?

¿Muerto de miedo? ¿Cargado de tristeza y de pena? ¿Bailando de gusto?

También ayuda hablar con gente que está en recuperación. Ayuda asistir a las reuniones. Una vez que nos sentimos seguros, muchos descubrimos que nos abrimos de una manera fácil y natural a nuestros sentimientos.

En la recuperación estamos en una continua búsqueda de tesoros. Uno de los tesoros que estamos buscando es nuestra propia parte emocional. No tenemos que hacerlo a la perfección. Lo único que necesitamos es ser honestos, abiertos y estar dispuestos a intentarlo. Nuestras emociones están ahí, esperando a convivir con nosotros.

Hoy me veré y me escucharé a mi mismo durante el día. No me juzgaré por lo que estoy sintiendo; me aceptaré a mí mismo.

Febrero 23


Comida para el pensamiento.

Dependencia

En el pasado usábamos el exceso de comida como muleta, por lo que desarrollamos una falsa dependencia de ella. Nos volcábamos en la comida para calmarnos, para darnos ánimo y para evitar afrontar nuestros problemas. La comida nos decepcionó como un curalotodo. En vez de resolver nuestros problemas, el comer en exceso los multiplicó.

Como seres humanos, muchas veces somos débiles y dependientes. Si decimos que podemos solos, estamos bordando en el vacío y engañándonos. Necesitamos apoyarnos en un Poder Superior a nosotros, pero la comida no es ese Poder. Lo que necesitamos es encontrar un Poder suficientemente fuerte para sostener nuestra dependencia.

Aceptar el hecho de que somos dependientes, de que no podemos manejar solos nuestras vidas, es el principio de la recuperación. Necesitamos ser humildes, estar abiertos y dispuestos a que nos guíen los que han remplazado su falsa dependencia por la comida con una sana dependencia hacia Dios.

Señor, que no sea tan orgulloso para no querer depender de Ti.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Además de nuestros trabajos, nuestras familias, nuestros amigos y nuestra abstinencia, tenemos algo más que muchos de nosotros encontramos a través de T.A. Este algo es la fe en un poder superior a nosotros mismos, al que podemos acudir en busca de ayuda. La fe en ese divino principio del universo al que llamamos Dios, y que permanece a nuestro lado mientras hacemos lo que es debido. Hubo muchos días en el pasado en los que, si hubiésemos hecho un inventario, habríamos encontrado muchos números rojos, sin sobriedad, y por lo tanto, sin trabajo, familia, amigos o fe en Dios. Ahora tenemos estas cosas, porque estamos sobrios.

-¿Tomo la resolución cada día de mi vida de permanecer sobrio?

Meditación del Día.

Amad la vida activa. Es una vida plena de alegría. Llénate de alegría en la primavera. Vive al aire libre siempre que puedas. El sol y el aire son grandes fuerzas curativas de la naturaleza. Esa satisfacción interior cambia la sangre envenenada en fluido puro, sano, generador de vida. Pero no olvides jamás que la curación verdadera del espíritu viene de dentro, del íntimo y amante contacto de tu espíritu con el espíritu de Dios. Mantente en íntima comunión con el espíritu de Dios día por día.

Oración del Día.

Ruego porque pueda aprender a vivir una vida plena. Pido poder disfrutar de un íntimo contacto con Dios en este día, y estar contento con él.

Reflexión diaria A.A.

Paradojas misteriosas

Tal es la paradoja de las sugerencias en A.A.: la fortaleza que se levanta de la derrota y la debilidad completa; la pérdida de la vida antigua como condición para encontrar una nueva vida.

A.A. LLEGA A SU MAYORÍA DE EDAD, p. 49

¡Qué misterios más gloriosos son las paradojas! Con la lógica no las podemos solucionar, pero cuando las reconocemos y las aceptamos, reafirman algo en el universo que sobrepasa la lógica humana. Cuando me enfrento con algún temor, se me da ánimo; cuando presto ayuda a un hermano o a una hermana, se aumenta mi capacidad para amarme a mí mismo; cuando acepto el dolor como parte de la experiencia de desarrollarme en la vida, experimento una felicidad más grande; cuando miro mi lado oscuro me veo bañado en una nueva luz; cuando acepto mis debilidades y me entrego a un Poder Superior, la gracia me infunde una fortaleza imprevista. Llegué tambaleando a A.A., en desgracia, no esperando nada de la vida, y se me ha dado la esperanza y la dignidad. Milagrosamente, la única forma de guardar las dádivas del programa es la de seguir pasándolas a otros.

El lenguaje del adiós.

Fortaleza

No siempre tenemos que ser fuertes para ser fuertes. A veces, nuestra fortaleza se expresa siendo vulnerables. A veces, necesitamos deshacernos en pedazos para rehacernos, y seguir sobre el camino.

Todos tenemos días en que no podemos empujar más duro. En que no podemos contener las dudas en nosotros mismos, en que no podemos dejar de concentrarnos en el miedo, en que no podemos ser fuertes.

Hay días en que no podemos concentrarnos en ser responsables. Ocasionalmente, no queremos quitarnos el pijama. A veces, lloramos delante de los demás. Exponemos nuestro cansancio, nuestra irritabilidad o nuestra ira.

No tienen nada de malo esos días. No tienen nada de malo.

Parte de cuidar de nosotros mismos significa darnos permiso de “deshacernos” cuando lo necesitamos. No tenemos por qué ser torres perpetuas de fortaleza. Somos fuertes. Lo hemos probado. Seguiremos siendo fuertes aunque tengamos el valor de permitirnos sentirnos temerosos, débiles y vulnerables cuando necesitamos experimentar esos sentimientos.

Hoy, Dios mío, ayúdame a saber que está bien que me permita a mí mismo ser humano. Ayúdame a no sentirme culpable o a castigarme a mí mismo cuando necesito “deshacerme”.

Febrero 22


Comida para el pensamiento.

Espiritualidad

Nuestro programa es para vivir tanto espiritual como físicamente. Hemos descubierto que sin el alimento espiritual cotidiano sentimos un vacío que no puede llenar ninguna cosa material. También hemos descubierto que cuando comíamos en exceso y estábamos físicamente hartos, éramos menos receptivos al alimento espiritual.

En el Paso Once buscamos mejorar nuestro contacto consciente con Dios, según lo concibe cada quien. Esto lo hacemos por medio de la plegaria y la meditación diarias. Nuestro contacto con nuestro Poder Superior es más efectivo y satisfactorio cuando seguimos la parte física del programa guardando abstinencia.

Cuando llegamos a TA, la mayoría de nosotros queríamos comer menos para perder peso. A medida que vamos creciendo por medio de la práctica de los Doce Pasos, gradualmente aprendemos que comer menos comida física nos permite lograr un mayor progreso espiritual. ¡La recompensa por seguir el programa TA es mucho mayor de lo que habíamos imaginado! El alimento espiritual que recibimos de nuestro Poder Superior empieza a llenar con exceso de calorías. No nada más guardamos la abstinencia para controlar nuestro peso, si no que la guardamos para crecer en espiritualidad.

Que me acuerde de buscar el alimento espiritual.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Ahora podemos hacer un inventario de todo lo bueno que hemos recibido a través de T.A. Para empezar, hoy estamos abstinentes. Esta es la principal ganancia en los libros de todo tragón. La sobriedad para nosotros es como la buena fe en los negocios. Todo lo demás depende de ella. La mayoría de nosotros tiene trabajo que debemos a nuestra sobriedad. Sabemos que no podríamos conservar esos trabajos si tragábamos, por lo tanto, nuestros trabajos dependen de nuestra sobriedad. La mayoría de nosotros tiene familia, esposas e hijos que habríamos perdido si no hubiésemos dejado de tragar. Tenemos amigos en T.A., amigos verdaderos que siempre están dispuestos a ayudarnos.

– ¿Me doy cuenta de que mi trabajo, mi familia y mis amigos verdaderos dependen de mi sobriedad?

Meditación del Día.

Tengo que confiar en Dios hasta el máximo de mi capacidad. Es necesario aprender esta lección. Mis dudas y temores me hacen retroceder hacia la confusión. Las dudas me extravían, porque no estoy confiando en Dios. Tengo que confiar en el amor de Dios. Él jamás me faltará; pero tengo que aprender a no defraudarlo con mis dudas y temores. Tenemos mucho que aprender para desechar los temores mediante la fe. Todas nuestras dudas detienen el trabajo de Dios para nosotros. No debo dudar. Debo creer en Dios y trabajar continuamente en el fortalecimiento de mi fe.

Oración del Día.

Ruego poder vivir en la forma que Dios quiere que viva. Pido poder lograr entrar en la corriente de bondad del mundo.

Reflexión diaria A.A.

Orientación

. . . esto significa la creencia en un Creador que es todo poder, justicia y amor: un dios que me tiene asignado un propósito, un significado, un destino de crecer, aunque sea poco y a tropiezos, hacia Su imagen y semejanza.

COMO LO VE BILL, p. 51

Según iba dándome cuenta de mi propia impotencia y de mi dependencia de Dios, como Lo concibo yo, empezaba a ver que había una vida que, si yo hubiera podido tenerla. la habría elegido para mí desde el principio. Por medio de un trabajo asiduo de los Pasos y la participación en la vida de la Comunidad, he llegado a saber que hay de verdad un camino mejor hacia el cual se me está guiando. A medida que voy sabiendo más acerca de Dios, me veo posibilitado de confiar en Su forma de obrar y en los planes que El tiene para el desarrollo de su carácter en mí. A paso rápido o lento, crezco acercándome más a la imagen y la semejanza de Dios.

El lenguaje del adiós.

Resuelve tus problemas

Te pido que Tú me ayudes a solucionar todos mis problemas, para Tu Gloria y Honor.

Alcohólicos Anónimos.

Muchos de nosotros vivimos en situaciones en las cuales no estaba bien identificar problemas, tenerlos o hablar de ellos. La negación se convirtió en un modo de vida, en una manera de lidiar con nuestros problemas.

En la recuperación, muchos de nosotros seguimos teniendo miedo a los problemas. Podemos pasar más tiempo reaccionando ante un problema que tratando de resolverlo. Perdemos el punto; perdemos la lección; perdemos el regalo.

Los problemas son parte de la vida. Y también lo son las soluciones. Un problema no significa que la vida sea negativa u horrible. Que tenga un problema no significa que una persona sea deficiente. Toda la gente tiene problemas que resolver.

En la recuperación aprendemos a concentrarnos en la solución de nuestros problemas. Primero, nos aseguramos de que el problema sea nuestro. Si no lo es, nuestro problema está en establecer límites. Luego, buscamos la mejor solución. Esto puede significar fijar una meta, pedir ayuda, reunir más información, emprender una acción o dejar ir.

La recuperación no significa estar inmune o exento de problemas; la recuperación significa aprender a encarar los problemas y a resolverlos, sabiendo que aparecerán en forma regular. Podemos confiar en nuestra capacidad para resolver problemas, y ahora no lo estamos haciendo solos. Tener problemas no significa que nuestro Poder Superior nos esté fastidiando. Algunos problemas son parte de la vida; otros se dan para que nosotros les demos solución, y en este proceso creceremos interiormente de manera necesaria.

Encara y resuelve los problemas de hoy. No te preocupes innecesariamente por los problemas de mañana, porque cuando aparezcan, tendrás los recursos para solucionarlos.

Enfrentar y resolver problemas –solucionarlos con la ayuda en un Poder Superior- significa que estamos viviendo, que estamos creciendo y que estamos cosechando los beneficios.

Dios mío, ayúdame hoy a enfrentar mis problemas y a resolverlos. Ayúdame a hacer la parte que me toca y a dejar ir el resto. Puedo aprender a solucionar problemas.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: