Corriente Independiente de La Laguna

Enero 22


Comida para el pensamiento.

No pienses que “tienes que”

La serenidad y el autoconocimiento que obtenemos de este programa nos ayuda a darnos cuenta de que no tenemos que hacer nada. Siempre hay una alternativa. Incluso podemos escoger no vivir.

Nuestra vida es un regalo de nuestro Poder Superior, y nosotros elegimos qué hacer con ella. Podemos seguir comiendo en exceso y ver cómo va empeorando gradualmente nuestra enfermedad. Podemos aislarnos de los demás y consolarnos con la comida. Podemos hacer lo menos posible a diario, sólo lo necesario para sobrevivir.

No tenemos que seguir el programa; tampoco tenemos que comer en exceso. No tenemos que entregarle nuestra vida a Dios; pero tampoco tenemos que seguir cargando el peso de nosotros mismos y nuestra alta de voluntad. La experiencia de incontables personas ha comprobado el hecho de que lo más satisfactorio que uno puede hacer con la vida que se nos ha dado es entregársela  a Dios para que Él la use como quiera.

Gracias por mi libertad, Señor.

24 horas al día.

Meditación del Día.

Al principio quiere usted alcanzar sobriedad pero usted es impotente. Así, acude a un Poder Superior a usted y confiando en ese Poder, obtiene usted fuerza para dejar de comer. Desde ese momento usted quiere conservarse sobrio, y ello es cuestión de reeducar su mente. Pasado un tiempo, lo logra en forma que realmente disfruta de un vivir sencillo, sano, normal. Efectivamente, sin el estímulo artificial de comer en exceso se goza. Todo lo que tiene que hacer es contemplar a los miembros de cualquier grupo de T.A. y verá cómo ha cambiado su aspecto.

-¿Está cambiando mi perspectiva de la vida?

Meditación del Día.

Jamás olvidaré dar gracias a Dios, incluso en los días más difíciles. Mi actitud será de humildad y gratitud. Dar gracias a Dios es una práctica diaria absolutamente necesaria. Si un día no lo es de gratitud, ha de repetirse la práctica hasta que lo sea. La gratitud es una necesidad para aquellos que buscan vivir una vida mejor.

Oración del Día.

Ruego porque la gratitud me traiga humildad. Pido que la humildad me ayude a vivir una vida mejor.

Reflexión Diaria A.A.

Mantengámoslo simple

Algunas horas después me despedí del Dr. Bob . . . Su maravillosa y amplia sonrisa estaba en su rostro cuando me dijo en forma casi divertida, “Recuerda, Bill, no echemos esto a perder. ¡Mantengámoslo simple!” Yo salí sin poder pronunciar una palabra. Esta fue la última vez que lo vi.

AA. LLEGA A SU MAYORÍA DE EDAD, p. 217

Después de años de sobriedad, de vez en cuando me pregunto a mí mismo: “¿Es posible que sea tan sencillo?” Luego, en las reuniones, veo a los escépticos y a los desengañados de años pasados que han logrado salir del infierno siguiendo el camino de AA, dividiendo sus vidas, sin alcohol, en segmentos de 24 horas, durante las cuales practican unos cuantos principios lo mejor que pueden. Y de nuevo me doy cuenta de que, aunque no sea siempre fácil hacerlo, si lo mantengo sencillo, funciona.

El lenguaje del Adiós

Aprecia tu pasado

Es fácil ser negativos acerca de nuestros errores e infelicidad pasados. Pero es mucho más sano que nos veamos a nosotros mismos y a nuestro pasado a la luz de la experiencia, de la aceptación y del crecimiento interior. Nuestro pasado es una serie de lecciones que nos hace avanzar a niveles más altos de vivir y de amar.

Las relaciones que establecimos, en las que permanecimos, o que dimos por terminadas, nos enseñaron lecciones que eran necesarias. Algunos hemos surgido de las más dolorosas circunstancias con grandes conocimientos acerca de quiénes somos y qué queremos.

¿Nuestros errores? Necesarios. ¿Nuestras frustraciones, fracasos y a veces nuestros tropiezos con el progreso y el crecimiento interior? Necesarios también. En cada paso del camino, aprendimos. Pasamos exactamente por las experiencias que necesitábamos para convertirnos en lo que somos hoy. En cada paso del camino, progresamos.

¿Es un error nuestro pasado? No. El único error que podemos cometer es confundir ese pasado con la verdad.

Hoy, ayúdame Dios mío a alejar los pensamientos negativos que pudiera estar albergando acerca de mis circunstancias o de mis relaciones pasadas. Puedo aceptar, con gratitud, todo lo que el pasado me ha traído al día de hoy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: