Corriente Independiente de La Laguna

Diciembre 13


Comida para el pensamiento.

Aceptemos el vacío

Siempre habrá veces en que nos sintamos vacíos: física, emocional y espiritualmente. Antes de que encontráramos a nuestro Poder Superior, estos periodos de vacío nos aterraban, y tratábamos de llenarnos con algo, ya fuera con comida, con ruido, con otra gente, con el trabajo o con cualquiera otra cosa.

Probablemente aún no nos guste sentirnos vacíos, y sin embargo, a través del programa TA estamos aprendiendo que ese vacío puede ser algo bueno. Cuando estamos vacíos de los azúcares y carbohidratos que nos envenenaban, estamos llenos de energía. Cuando estamos vacíos de ira y de resentimiento, tenemos espacios para sentimientos positivos de amor, alegría y paz. Cuando estamos vacíos de orgullo y egoísmo, Dios puede llenarnos con Su poder.

Nuestro Poder Superior no está a nuestras órdenes. No hay forma de que podamos recibir un consuelo y gratificación instantáneos. Sin embargo, al aceptar nuestros periodos de vacío, nos abrimos al crecimiento interior y al Espíritu que nos llena de acuerdo con Sus propósitos.

Que esté vacío de mí mismo para que me pueda llenar de Ti.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Hablemos ahora de la fraternidad de TA. En parte es una terapia de grupo. En parte es una fraternidad espiritual. Pero es más que eso. Está basada en una enfermedad común, un fracaso común, un problema común. Va al fondo de nuestras vidas y el abrirse por entero ante los demás al revelar los más íntimos pensamientos y problemas. Todas las barreras que existen entre nosotros son derribadas, pues tiene que serlo. Después tratamos de ayudarnos entre nosotros y ponernos bien. La fraternidad de TA. está basada en un sincero deseo de ayudar a nuestros semejantes. En TA. podemos estar seguros de tener comprensión y verdadera ayuda. Estas cosas hace que la fraternidad de TA. sea la mejor que hemos conocido.

¿Comprendo plenamente la profundidad de la fraternidad TA.?

Meditación del Día.

El Poder superior puede dirigirnos para que tomemos las decisiones adecuadas, si se lo pedimos. Podemos creer que muchos detalles de nuestras vida están proyectados por Dios, con riqueza de amor y perdón por las faltas que hemos cometido. Podemos orar hoy para que nos sea mostrado el buen camino. Podemos escoger el bien, y cuando lo hagamos, podremos sentir que todo el poder del universo está detrás de nosotros. Podemos lograr una verdadera armonía con el propósito de Dios para nuestras vidas.

Oración del Día.

Ruego que escoja hoy el bien. Pido que el buen camino me sea mostrado para seguirlo este día.

Reflexión diaria A.A.

PENSAR EN OTROS

Nuestras mismas vidas, como ex bebedores problemas que somos, dependen de nuestra constante preocupación por otros, y de la manera en que podamos satisfacer sus necesidades.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 18

Nunca me ha resultado fácil pensar en otros. Aun cuando trato de practicar el programa de A.A., siempre soy propenso a pensar, “¿Cómo me encuentro hoy? ¿Me siento feliz, alegre y libre?”.

El programa me dice que mis pensamientos tiene que dirigirse a aquellos alrededor mío: “¿Le gustaría a este principiante tener alguien con quien hablar?” “A esa persona la veo un poco triste hoy, quizá podría levantarle el ánimo”. Solamente cuando olvido mis problemas y me esfuerzo por aportar algo a otros, puedo empezar a alcanzar la serenidad, el conocimiento consciente de Dios que busco.

El lenguaje del adiós

Dar.

No tengas miedo de dar.

Durante un rato, quizá necesitemos abstenernos de dar mientras aprendemos a discernir la diferencia entre dar sanamente y cuidar en exceso, lo cual nos deja sintiéndonos victimados y a los otros, resentidos.

Esto es temporal.

Para estar sanos, para hacer la parte que nos toca en esta forma espiritual de vida, para ser parte del infinito ciclo del universo, guiado por nuestro Creador, necesitamos dar y recibir.

Ambas partes son importantes.

¿Qué es dar sanamente? Es una conducta bien definida que cada uno de nosotros debe tratar de entender. Es dar de manera que nos sintamos bien y que no nos deje con la sensación de haber sido victimados.

Es dar de manera que tanto el que da como el que recibe queden con la estima en alto.

Es dar basándose en el deseo de hacer en vez de dar a partir de un sentimiento de culpa, de lástima, de vergüenza o de obligación.

Es dar sin condiciones. O es dar basándose en un trato limpio, directo.

Ya sea que se trate de dar nuestro tiempo, esfuerzo, energía, consuelo, cariño, dinero o de darnos nosotros mismos, es un dar que podemos permitirnos.

Dar es parte de la cadena del dar y recibir. Podemos aprender a dar sanamente; podemos aprender a dar con amor. Necesitamos mirar bien cómo damos, para asegurarnos de no cruzar la línea de lo que ya es cuidar excesivamente a los demás. Pero necesitamos aprender a dar de manera que nos funcione a nosotros y que le funcione a los demás.

Hoy, Dios mío, guíame en mi forma de dar. Ayúdame a darles sanamente a los demás. Ayúdame a dar lo que sienta correcto, lo que sienta bien, lo que sienta limpio y lo que esté dentro de mi capacidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: