Corriente Independiente de La Laguna

Diciembre 7


Comida para el pensamiento.

Una incapacidad permanente

La compulsión de comer es una incapacidad permanente. No pretendemos convertirnos en personas que puedan comer normalmente. Hasta que aceptamos el hecho de que nuestra enfermedad es irreversible, no aprenderemos a controlarla.

Todos hemos probado innumerables métodos para recuperar la capacidad de comer normal y espontáneamente. Quizá la ilusión más común consiste en creer que una vez que estemos delgados podremos comer lo que queramos y cuando nos venga en gana. Tal vez hayamos pensado que si podemos enderezar nuestras relaciones interpersonales y arreglar las circunstancias como mejor nos convenga, ya no nos aquejará la compulsión de comer.

Cuando acepto el hecho de que soy un comedor compulsivo y siempre lo seré, no importa cuánto pese o qué tan ideal sea mi situación, estoy aceptando la realidad. Tendré que vivir con esta enfermedad y controlarla, con la ayuda de mi Poder Superior y de TA, durante el resto de mi vida. La abstinencia no es una cura temporal para mi enfermedad, sino un método permanente de control.

Que comprenda mi incapacidad en su totalidad.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

La persona que ha tenido una recaída vuelve después a TA. Tiene la fuerte tentación de no decir nada acerca de ella. Ningún otro TA debe forzarlo a que lo diga. Ese es un asunto que solamente concierne a esa persona. Si tiene bases firmes en TA., se dará cuenta que a él le toca levantarse y hablar sobre la recaída. No puede evitar ese deber si es enteramente sincero y desea realmente vivir de nuevo la vida de TA. Una vez que lo ha hecho, vuelve a recobrar la confianza. Está en casa nuevamente. Su recaída no debe ser mencionada otra vez por los demás.  Es de nuevo un buen miembro.

¿Soy tolerante con las faltas de los demás?

Meditación del Día.

Es en la unión de un alma con Dios donde la fuerza, la nueva vida y el poder espiritual residen. El pan sostiene al cuerpo, pero no sólo de pan podemos vivir. Tratar de hacer la voluntad de Dios es el alimento de la vida verdadera. Nos nutrimos con ese alimento espiritual. La inanición del alma viene de no hacer eso. El mundo habla sobre los cuerpos desnutridos. ¿Qué hay de las almas también desnutridas? La fortaleza y la paz vienen de participar del alimento espiritual.

Oración del Día.

Ruego que no trate de vivir sólo de pan. Pido que mi espíritu viva tratando de hacer la voluntad de Dios, tal como yo la perciba.

Reflexión diaria A.A.

Verdadera ambición

“La verdadera ambición es el deseo profundo de vivir últimamente y caminar humildemente bajo la gracia de Dios.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 131

Durante mis años de bebedor, mi única preocupación era la de que todos mis prójimos tuvieran un alto concepto de mí. Mi ambición en todo lo que hacía era tener el poder de estar en la cima. Mi ser interior me decía otra cosa, pero yo no podía aceptarlo. Ni siquiera me permitía darme cuenta de que continuamente usaba una máscara. Finalmente, cuando la máscara se cayó y yo grité al único Dios que podía concebir, la Comunidad de A.A., mi grupo y los Doce Pasos de A.A. estaban allí. Aprendí a transformar los resentimientos en aceptación, el temor en esperanza y la ira en amor. Además, me he dado cuenta de que, amando sin indebidas esperanzas, compartiendo mi interés y mi preocupación por mis compañeros, cada día puede ser alegre y fructífero. Yo empiezo y termino cada día gracias a Dios, quien tan generosamente ha vertido Su gracia en mí.

El lenguaje del adiós.

Cuándo es el tiempo correcto.

Podemos superar esas épocas. Podemos apoyarnos en nuestro programa y en las disciplinas de la recuperación. Podemos lidiar con estas épocas usando nuestra fe, recurriendo a otras personas y utilizando nuestros recursos.

Acepta la incertidumbre. No siempre tenemos que saber qué hacer o adónde ir a continuación. No siempre tenemos un rumbo claro.

El rehusarnos a aceptar la inacción y el limbo empeora las cosas.

Está bien estar sin rumbo temporalmente. Di “no sé” y siéntete agusto con ello. No tenemos que tratar de forzar la sabiduría, el conocimiento o la claridad cuando no hay nada de eso.

Mientras esperamos un rumbo, no tenemos por qué poner nuestra vida en suspenso. Deja ir la ansiedad y disfruta la vida. Relájate. Hazalgo divertido. Disfruta del amor y la belleza en tu vida. Termina pequeñas tareas. Puede ser que ellas no tengan nada que ver con la solución del problema, o con encontrar el rumbo, pero eso es lo que podemos hacer mientras tanto.

La claridad vendrá. El siguiente paso se presentará solo. La indecisión, la inactividad y la falta de dirección no durarán para siempre.

Hoy aceptaré mis circunstancias aunque me falte dirección y una comprensión profunda de las cosas.

Me acordaré de hacer cosas que me hagan sentir bien a mí y a los demás durante esas épocas.

Confiaré en que la claridad vendrá espontáneamente.

Anuncios

Comentarios en: "Diciembre 7" (1)

  1. Mirella Collazo dijo:

    gracias por la informacion, dios los bendiga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: