Corriente Independiente de La Laguna

Diciembre 1


Comida para el pensamiento.

Dolor emocional

En el pasado, traducíamos el dolor emocional en hambre física. El hambre física era algo con lo que podíamos lidiar cuando el dolor emocional era demasiado para nosotros. La razón por la que a nuestra hambre no la satisfacía ninguna cantidad de comida era porque el hambre era en realidad el dolor emocional.

Si de niños éramos incapaces de reconocer y de expresar nuestro dolor, lo enterrábamos. Ya de adultos, quizá hayamos seguido ignorando los sentimientos dolorosos y tratando de hacerlos desaparecer con cantidades de comida y de bebida. Con el tiempo, nos volvimos tan deshonestos con nosotros mismos que no sabíamos lo que en realidad estábamos sintiendo. Tal vez fingimos durante tanto tiempo que todo estaba bien que llegamos a creerlo. El signo delator de que no todo estaba bien era nuestra conducta compulsiva de comer.

Cuando guardamos la abstinencia, a veces tememos que nos agobie el dolor emocional que ya no enterramos con comida. Al entregarle el dolor a nuestro Poder Superior, somos capaces de sobrevivir a él y de aprender de él.

Te doy a Ti el dolor que yo no puedo manejar.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Los pensamientos que se tienen antes de un resbalón son, generalmente, inconscientes. Es probable que nuestras mentes no se liberen nunca de pensamientos “tragones” mientras vivamos. Por ejemplo, algunos de nosotros soñamos que estamos comiendo, aún después de varios años de abstinencia. Durante el período de nuestro tragonismo activo nuestras mentes inconscientes se han acondicionado a fondo en nuestra forma de pensar tragona y es de dudarse que se liberen de esos pensamientos mientras vivamos.

Pero cuando nuestro consciente está plenamente acondicionado a no tragar, podemos permanecer abstinentes y nuestro subconsciente no nos molesta con frecuencia.

¿Estoy todavía acondicionado a mi consciente?

Meditación del Día.

Hay que tener comprensión y compasión por aquellos que han caído en la tentación, ya que ésta es una condición en la que podemos llegar a estar nosotros y porque tenemos una responsabilidad con ellos. La comprensión implica siempre responsabilidad. La lástima es inútil, porque no abarca un remedio para la necesidad, pero dondequiera que seamos comprensivos, también tenemos que ser responsables. Cuando seamos movidos por la compasión, debemos acudir al necesitado y curar sus heridas lo mejor que podamos.

Oración del Día.

Ruego que tenga comprensión por aquellos que hayan caído en la tentación. Pido que tenga compasión por las aflicciones de los demás.

Reflexión diaria A.A.

Pasos “Sugeridos”

“Nuestro Paso Doce también dice que como resultado de practicar todos los Pasos, cada uno de nosotros ha encontrado algo que se llama un despertar espiritual . . . La manera como los miembros de A.A. se disponen a recibir este don está en la práctica de los Doce Pasos de nuestro programa.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 113-114

Yo recuerdo la respuesta de mi padrino cuando le dije que los Pasos eran “sugeridos”. El me contestó que son “sugeridos” en la misma forma en que, si fueras a saltar de un avión con un paracaídas, es “sugerido” que tires de la argolla para salvar tu vida.

El recalcó que era “sugerido” que yo practicara los Doce Pasos, si quería salvar mi vida. Así es que yo trato de recordar diariamente que tengo todo el programa de recuperación basado en todos los Doce Pasos “sugeridos”.

El lenguaje del Adiós.

Dejemos que la gente nos apoye

A veces necesitamos que nos contengan, que la gente nos apoye.

Muchos de nosotros hemos sido privados de apoyo y de consentimientos por tanto tiempo que podemos no darnos cuenta que esto es algo que queremos y necesitamos. Muchos de nosotros hemos aprendido a bloquearnos o abstenernos de lo que queremos y necesitamos.

Podemos no buscar que se cubran nuestras necesidades. Podemos estar en relación con gente que no puede o no quiere satisfacer nuestras necesidades. O podemos estar en relaciones con gente que estaría feliz de responder a una petición directa de parte nuestra. Podemos tener que renunciar a algo para hacer esto. Podemos tener que dejar ir nuestro papel de mártir o de víctima. Si pedimos lo que queremos y necesitamos, y no se nos satisfacen esas necesidades, no podremos castigar a la gente, o hacerlos después a un lado por habernos decepcionado.

Podemos dejar ir nuestros miedos lo suficiente para experimentar la intimidad que se dará cuando le permitamos a alguien que nos ame y nos apoye. Podemos incluso tener que aprender, un día a la vez, a estar felices y contentos.

Aprender a dejar que los demás nos apoyen.

Hoy estaré abierto para identificar lo que necesito de la gente, y pediré lo que quiera directamente. Dejaré que los demás me apoyen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: