Corriente Independiente de La Laguna

Noviembre 26


Comida para el pensamiento.

¿Qué estoy evitando ahora?

Si me están empezando a preocupar pensamientos acerca de la comida y el comer, probablemente estoy evitando algo que en el presente me preocupa. Los comedores compulsivos tenemos una larga historia de utilizar la comida para evitar afrontar cualquier cosa que nos preocupa. Puede ser que la abstinencia no solucione nuestro problema, pero al menos no lo empeoramos comiendo.

A veces estamos conscientes de que necesitamos emprender una tarea difícil, y pensamos que necesitamos comer de más para fortificarnos y poder llevarla a cabo. Tener presente que el exceso de comida nos incapacita en vez de darnos fuerzas es esencial para nuestra recuperación. No vale la pena la euforia momentánea que sentimos a cambio de la angustia prolongada que inevitablemente sigue a la pérdida de control.

Estamos aprendiendo a volvernos a un Poder que es superior a nosotros cuando tenemos problemas que antes evadíamos o tratábamos de resolver comiendo. Sea lo que sea que nos cause confusión, Dios tiene la respuesta si sometemos a Él nuestra voluntad y escuchamos Su guía.

Enséñame a confiar en Ti plenamente.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Continuemos con nuestros pensamientos respecto a las recompensas que nos vienen como resultado de nuestra forma de vivir. Hemos visto que nos hemos desembarazado de muchos de nuestros temores, resentimientos, complejos de inferioridad, puntos de vista negativos, egocentrismo, conflictos interiores, hábitos de morosidad, vida social indisciplinada, despilfarro, aburrimiento, falso perfeccionismo y celos o envidia de los demás. Estamos contentos de haber resulto el problema de la bebida y también estamos contentos de habernos desembarazado de esas otras cosas. Ahora podemos seguir adelante en la nuevo forma de vida como nos lo ha enseñado A.A.

–  ¿Estoy listo para avanzar en la nueva forma de vida?

Meditación del Día.

“El que tenga ojos para ver, que vea”.

Para los ojos que ven, el mundo es bueno. Hay que rogar tener ojos que vean el propósito de Dios en todo lo que es bueno. Rogar tener suficiente fe para ver el cuidado de Dios en su trato con nosotros. Trata de ver cómo nos ha rescatado de nuestra vida pasada, en forma tal que ahora podemos ser útiles en el mundo. Con ojos de la fe se puede ver el cuidado y el propósito de Dios donde quiera.

Oración del Día.

Ruego que tenga ojos que vean. Pido que con los ojos de la fe pueda ver el propósito de Dios donde quiera.

Reflexión diaria A.A.

Los peligros de la publicidad

“La gente que simboliza causas e ideas llenas una profunda necesidad humana. Los A.A. no dudamos eso, pero tenemos que convenir en que estar ante los ojos del público es peligroso, especialmente para nosotros.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 139

Como alcohólico recuperado tengo que hacer un esfuerzo para poner en práctica los principios del programa de A.A., que están basados en honestidad. Verdad y humildad. Cuando bebía, estaba constantemente tratando de ser el centro de atención. Ahora que estoy consciente de mis errores y de mi antigua falta de integridad, no sería honesto que buscara el prestigio, aun por el justificable propósito de promover el programa de A.A. de recuperación. ¿No es mucho más valiosa la publicidad engendrada por la Comunidad de A.A. y los milagros que produce? ¿Por qué no dejar que la gente alrededor nuestro aprecie por ellos mismos los cambios que A.A. ha causado en nosotros? Esto será una mejor recomendación para la Comunidad que cualquiera que yo pueda hacer.

El lenguaje del adiós.

Dejemos ir la autocrítica.

¡Miren qué lejos hemos llegado! Está bien concentrarnos en la tarea que sigue, en lo que falta por hacer. También es importante detenernos y sentirnos complacidos por lo que ya hemos terminado.

Si, puede parecer que el cambio ha sido lento. A veces, el tiempo es agotador. Sí, hemos dado pasos hacia atrás. Pero estamos justo donde se supone que debemos estar. Estamos justo donde necesitamos estar.

Y hemos llegado hasta aquí de lejos.

A veces a brincos, a veces con pasos diminutos, a veces pataleando y gritando todo el tiempo, a veces con las mangas remangadas y con los nudillos en blanco, hemos aprendido. Hemos crecido. Hemos cambiado.

Miren qué lejos hemos llegado.

Hoy apreciaré mi progreso.

Me permitiré sentirme bien acerca de lo que he logrado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: