Corriente Independiente de La Laguna

Noviembre 6


Comida para el pensamiento.

El dolor

Vivir sin el narcótico del exceso de comida significa aprender a superar el dolor emocional. Los sentimientos desagradables que hemos cubierto con comida empiezan a aflorar cuando guardamos abstinencia. Al principio, nuestras reacciones emocionales a menudo son vagas y difusas, ya que todavía no hemos adquirido el conocimiento suficiente para identificar qué es lo que nos está molestando.

Si estamos dispuestos a aguantar el dolor y la incomodidad emocionales, eventualmente comprenderemos. A veces tenemos que pasar un tiempo soportando el dolor emocional antes de superar una fase de nuestro desarrollo y pasar a la siguiente etapa. Sea cual sea el sufrimiento, es preferible a la agonía del atracón. Encarar el dolor emocional es algo constructivo; tratar de enterrarlo con comida es destructivo.

A menudo, nuestro dolor se relaciona con eventos del pasado que aún nos perturban inconscientemente. Cuando somos capaces de identificar la fuente del dolor, podemos examinarla a la luz de nuestra madurez actual y empezar a dejarla atrás. Mientras evitemos sentir el dolor emocional, nos negamos a nosotros mismos la curación que nos puede dar nuestro Poder Superior.

Que acepte el dolor necesario para seguir creciendo.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

El temor y la preocupación me tenían derrotado y aumentaban mi alcoholismo. Me preocupaba por lo que había hecho durante la borrachera. Temía las consecuencias que pudieran resultar. Temía enfrentarme a la gente por miedo a que se me descubriera. El miedo me mantenía asfixiado todo el tiempo. Era un costal de nervios ocasionados por el temor y la preocupación. Tenía miedo del fracaso, del futuro, de envejecer, de las enfermedades, de las crudas, del suicidio. Era yo un manojo de ideas y actitudes equivocadas. Cuando A.A. me dijo que le entregara estos temores y preocupaciones a un Poder Superior, así lo hice. Ahora trato de pensar con fe en vez de con miedo.

– ¿He reemplazado el temor por la fe?.

Meditación del Día.

El poder espiritual es Dios en acción. Dios sólo puede actuar a través de los seres humanos. Cada vez que un ser, por débil que sea, permite que Dios actúe a través de él, entonces todo lo que dice y hace tiene un poder espiritual. No es él solo quien produce la transformación en las vida de otras personas; es también el Espíritu Divino en él y trabajando a través de él. El poder de Dios en acción. Dios es acción. Dios puede utilizarnos como instrumentos para realizar milagros en las vidas de los demás.

Oración del Día.

Ruego que trate de dejar hoy que el poder de Dios actúe a través de mí. Pido liberarme de esos obstáculos que impiden que tenga su poder.

Reflexión diaria A.A.

Ir con la corriente.

Buscamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con Dios, como nosotros lo concebimos . . .

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 103

Las primeras palabras que digo al levantarme por la mañana son, “Oh Dios, me levanto para hacer Tu voluntad”. Esta es la oración más corta que conozco y está profundamente arraigada en mí. La oración no cambiar la actitud de Dios para conmigo; cambia mi actitud para con Dios. A diferencia de la oración, la meditación es un período de quietud sin palabras. Estar centrado es estar físicamente relajado, emocionalmente calmado, mentalmente enfocado y espiritualmente consciente.

Una manera de mantener abierto el canal y mejorar mi contacto consciente con Dios es mantenerme en una actitud agradecida. En los días que estoy agradecido parece que se suceden buenas cosas en mi vida. Sin embargo, en el instante en que maldigo las cosas en mi vida, se detiene el fluir de lo bueno. Dios no interrumpió la corriente; fue mi propia negatividad.

El lenguaje del adiós.

Disfruta la vida.

Haz algo divertido hoy

Si estás relajado, déjate relajar, sin sentimientos de culpa, sin preocuparte acerca del trabajo sin hacer. Si estás con seres queridos, déjate amarlos y deja que ellos te amen. Permítete sentirte cerca de ellos.

Permítete disfrutar tu trabajo, porque eso puede ser placentero también.

Si estás haciendo algo divertido, permítete disfrutarlo. ¿Qué te haría sentir bien? ¿Qué disfrutarías? ¿Hay algún placer posible que te puedas dar? Date el gusto.

La recuperación no implica nada más detener el dolor. La recuperación es que aprendamos a hacernos sentir mejor; y luego es hacernos sentir bien.

Disfruta tu día.

Hoy haré algo divertido, algo que disfrute, algo sólo para mí.

Tomaré la responsabilidad de hacerme sentir bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: