Corriente Independiente de La Laguna

Noviembre 2


Comida para el pensamiento.

Miedo a dar

A menudo es el temor al rechazo el que nos da miedo de darnos a los demás. La persona que se rehúsa a compartir sus experiencias en una reunión puede estar reprimiéndose a causa de este miedo. Compartir es revelar quiénes somos y dónde estamos. Si nos sentimos inadecuados, no queremos hacer extensivo este imaginario sentimiento a otras personas.

Si nuestra autoimagen es demasiado grandiosa e inflada, resulta imposible vivir conforme a ella en la realidad. Esperar de nosotros mismos la perfección nos lleva a la frustración y al miedo, ya que sabemos en lo profundo de nuestro ser que no damos la talla a nuestra imagen de perfección.

Con la humildad viene la disposición para dar lo que tenemos y lo que somos en este preciso momento, sin esperar a que seamos más elocuentes o más cultos. Lo que tenemos para compartir es lo que otro necesita recibir. Al concentrarnos más en las necesidades de los demás y menos en el concepto imaginario que tenemos de nosotros mismos, que es nuestro ego, aprendemos a superar nuestro miedo a dar. Lo que tenemos para dar ahora es suficiente por hoy.

Que no tenga miedo de dar.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Tengo fe. Eso, que hace que el mundo parezca bueno. Eso, que por fin le da sentido a la vida. Esa conciencia del Principio Divino del Universo que abarca todo y le da unidad, propósito, bondad y significado. La vida ya no es amarga ni gris. Es un todo glorioso, porque Dios la abarca toda. La fe “ese salto a lo desconocido”, “la aventura hacia lo que está más allá de nuestra percepción” trae incontables recompensas de paz y de serenidad.

¿Tengo fe?

Meditación del Día.

Hay que permanecer como un recipiente vacío que habrá de llenar Dios. Hay que seguir desbordándose para ayudar a otros, a fin de que Dios pueda seguir llenándonos con su espíritu. Mientras más demos, tendremos más para nosotros. Dios se encargará de que nos conservemos henchidos, en tanto que estemos dando a los demás. Pero si egoístamente tratamos de conservarlo todo para nosotros, en breve se nos cerrará el paso a Dios, quien es nuestra fuente de provisión. Entonces estaremos estancados. Para que un lago esté claro, debe tener sus afluencias y confluencias.

Oración del Día.

Ruego seguir derramando lo que reciba. Pido conservar la corriente clara y fluyente.

Reflexión diaria A.A.

Mantén a flote el optimismo.

“Los otros Pasos pueden mantenernos sobrios y de alguna manera funcionando a la mayoría de nosotros. Pero el Paso Once puede mantenernos creciendo. . .”

EL LENGUAJE DEL CORAZÓN, p. 240

A un alcohólico sobrio le resulta mucho más fácil ser optimista en la vida. El optimismo es el resultado natural de encontrarme gradualmente posibilitado de sacar el mejor provecho de cada situación. A medida que mi sobriedad física continúa, yo salgo de la niebla, adquiero una más clara perspectiva y puedo determinar mejor qué curso de acción he de seguir. Por vital que sea la sobriedad física, yo puedo lograr un potencial mayor desarrollando una siempre creciente disposición para valerme de la orientación y dirección de un Poder Superior. Mi capacidad para hacer esto viene de aprender – y de practicar – los principios del programa de A.A. La fusión de mi sobriedad física con mi sobriedad espiritual produce la sustancia para una vida más positiva.

El lenguaje del adiós.

El proceso de pena.

Experimentando por completo la pena por nuestras pérdidas es la manera como nos sometemos al proceso de la vida y de la recuperación. Algunos expertos, como Patrick Carnes, llaman a los Doce Pasos “un programa para lidiar con nuestras pérdidas, un programa para lidiar con nuestra pena.”

¿Cómo experimentamos la pena? Difícilmente. Imperfectamente. Por lo general, con gran cantidad de resistencia. A menudo con ira y con el intento de negociar.

Finalmente, sometiéndonos al dolor.

El proceso de pena, dice Elisabeth Kubler – Ross, es un proceso de cinco etapas: negación, ira, regateo, tristeza y, finalmente, aceptación. Así es como experimentamos la pena; así es como llegamos a aceptar; así es como perdonamos; así es como respondemos a los muchos cambios que nos da la vida.

Aunque este proceso de cinco etapas se ve muy nítido sobre el papel, no es así de claro en la vida real. No lo atravesamos por compartimientos. Por lo general lo atravesamos dando tumbos, pataleando y gritando, yendo para adelante y hacia atrás, hasta que alcanzamos ese pacífico estado llamado aceptación.

Cuando hablamos acerca de “asuntos no resueltos” de nuestro pasado, por lo general nos estamos refiriendo a las pérdidas que no hemos terminado de penar. Estamos hablando de que nos hemos quedado atorados en alguna parte dentro del proceso de pena. Por lo general, en el caso de hijos adultos de alcohólicos y codependientes, el lugar donde nos hemos quedado atorados es en la negación. Atravesar la negación es la primera y más peligrosa etapa de proceso de pena, pero es también el primer paso hacia la aceptación.

Podemos aprender a entender el proceso de pena y cómo se aplica éste a la recuperación. Incluso los cambios buenos en la recuperación pueden conllevar una pérdida y, en consecuencia, la pena. Podemos aprender a ayudarnos a nosotros mismos y a los demás comprendiendo este proceso y familiarizándonos con él. Podemos aprender a experimentar por completo la pena por nuestras pérdidas, a sentir nuestro dolor, a aceptar y a perdonar, para que podamos sentir alegría y amor.

Hoy Dios mío, ayúdame a abrirme al proceso de penar por mis perdidas. Ayúdame a permitirme atravesar el proceso de pena, aceptando todas las etapas para que pueda lograr paz y aceptación en mi vida.

Ayúdame a aprender a ser amable conmigo mismo y con los demás mientras dura este proceso tan humano de curación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: