Corriente Independiente de La Laguna

Noviembre 1


Comida para el pensamiento.

La comida no es amor

Con la cabeza, sabemos que la comida no es lo mismo que el amor. Cuando este hecho se hunde en nuestras emociones, nos libera de nuestra obsesión por la comida. Para poder alcanzar ese punto de desarrollo emocional, necesitamos abstenernos físicamente de la compulsión de comer. Mientras tengamos una adicción física a los azúcares y harinas refinados y a las comidas que nos llevan al atracón, no tendremos la perspectiva necesaria para alejarnos del apego emocional que tenemos hacia este tipo de alimentos.

Para los bebés y los niños es fácil confundir el amor con la comida. A medida que crecen aprenden a discriminar entre ambos. Si somos comedores compulsivos, necesitamos el programa TA y un despertar espiritual para que se aclare nuestra confusión. Nos falta mucho por crecer emocional y espiritualmente.

Si nuestras necesidades tempranas de amor no fueron satisfechas, ninguna cantidad de comida las podrá compensar. Es al dar amor que somos capaces de llenar nuestro vacío interior, y es por medio de nuestro Poder Superior que se nos cura y se nos capacita para amar.

Que recordemos de corazón que la comida no es amor.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Tengo esperanza. Ese algo mágico que había perdido. Ya el futuro no me parece oscuro. Ya ni siquiera me asome a él, excepto cuando es necesario para hacer proyectos. Trato que el futuro se haga cargo de sí mismo.

El futuro se formará de muchas ahoras, extendiéndose a corto plazo, al día de hoy y a largo plazo hasta la eternidad. La esperanza está justificada por muchos ahoras, por la rectitud del presente. Nada me puede suceder que Dios no pueda ayudarme a sobrellevar. Puedo esperar lo mejor, siempre que tenga lo que tengo y que sea bueno.

¿Tengo esperanza?

Meditación del Día

La fe es el mensajero que lleva las oraciones a Dios. La oración puede ser como el incienso que sube más y más alto. La oración con fe es la oración de la confianza que siente aquel que se eleva al encuentro de Dios y siente su presencia. Quien lo hace, puede estar seguro de alguna respuesta de Dios. Podemos decir una oración de gracias a Dios por cada día de su gracia en que nos conservado por el buen camino y no ha permitido empezar a vivir una buena vida. Por eso debemos orarle a Dios con fe, confianza y gratitud.

Oración del Día

Ruego sentirme seguro de alguna respuesta a mis oraciones. Pido estar satisfecho con la forma que tenga esa respuesta.

Reflexión diaria A.A.

No puedo cambiar el viento

“Es fácil descuidarnos en el programa espiritual de acción y dormirnos en nuestros laureles. Si lo hacemos, estamos buscando dificultades porque el alcohol es un enemigo sutil.”

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 79

Mi primer padrino me dijo que había dos cosas que decir respecto a la oración y a la meditación: primero, tenía que empezar y segundo, tenía que continuar. Cuando llegué a A.A. mi vida espiritual estaba en bancarrota; si yo acaso consideraba a Dios, era solamente cuando mi fuerza de voluntad no bastaba para realizar una tarea o cuando los temores abrumadores erosionaban mi ego.

Hoy estoy agradecido por una nueva vida, una vida en la que mis oraciones son de gratitud. Mi tiempo de oración es más para escuchar que para hablar. Hoy me doy cuenta de que aunque no puedo cambiar el viento, puedo arreglar mis velas para navegar. Ya sé la diferencia entre superstición y espiritualidad. Sé que existe una manera elegante de estar correcto y muchas maneras de estar equivocado.

El lenguaje del adiós.

Transformación a través de la pena. (Duelo)

Estamos luchando por la aceptación en la recuperación, la aceptación de nosotros mismos, de nuestro pasado, de otras personas y de nuestras circunstancias actuales. La aceptación trae paz, curación y libertad, la libertad para cuidar de nosotros mismos.

La aceptación no es un proceso de un solo paso. Antes de lograr la aceptación, vamos hacia ella atravesando etapas de negación, de ira, de negación y de tristeza. A estas etapas les llamamos el proceso de pena. La pena puede ser frustrante. Puede confundirnos. Podemos vacilar entre la tristeza y la negación. Nuestras conductas pueden ser vacilantes. Puede ser que los demás no nos entiendan. Puede ser que tampoco nosotros nos entendamos a nosotros mismos ni a nuestra conducta mientras estamos penando por nuestras pérdidas. Luego, un día, las cosas comienzan a aclararse. Se levanta la neblina y vemos que hemos estado batallando para afrontar y aceptar una realidad en particular.

No te preocupes. Si hemos estado dando pasos para cuidar de nosotros mismos, atravesaremos este proceso exactamente al ritmo correcto. Sé comprensivo contigo mismo y con los demás por la manera tan humana como atravesamos la transición.

Hoy aceptaré la manera en que atravieso el cambio. Aceptaré el proceso de pena y sus etapas como la forma en que la gente llega a aceptar la perdida y el cambio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: