Corriente Independiente de La Laguna

Octubre 24


Comida para el pensamiento.

Aceptemos la voluntad de Dios

Las decepciones y heridas nos pueden lanzar a una orgía de lástima por nosotros mismos si no estamos dispuestos a aceptarlas como parte del plan de nuestro Poder Superior. No comprendemos por qué debemos sufrir decepciones y frustraciones, pero confiar en Dios significa aceptar la parte de dolor que nos toca sufrir en este mundo.

Cuando miramos en retrospectiva nuestras decepciones anteriores, a menudo nos damos cuenta que lo que tanto queríamos en esa época pudo no haber sido lo mejor para nosotros. Nuestra visión y juicio de las cosas son limitados. Si tenemos fe en que Dios está manejando nuestra vida de acuerdo con Sus propósitos, nos sentiremos aliviados de dolor y frustración innecesarios.

Aceptar la voluntad de Dios no significa absorber con pasividad todo lo que sucede como si fuéramos una esponja. Significa que debemos tratar activamente de conocer Su plan para nuestras vidas y trabajar con un propósito de acuerdo con el conocimiento que recibamos. La aceptación es positiva y cooperativa.

Lo que busco aceptar es Tu voluntad.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Además, he recurrido a un Poder Superior a mí mismo. Gracias a Dios, ya no estoy en el centro de universo. El mundo ya no gira a mi alrededor. Soy nada más uno entre muchos. Tengo un Padre en el cielo, y soy sólo uno de sus hijos, y uno pequeño también. Pero puedo depender de que El me habrá de enseñar lo que hay que hacer, y de que me habrá de dar la fortaleza para hacerlo. Estoy en el camino, y todo el poder del universo me apoya cuando hago lo que debo. Ya no tengo que depender totalmente de mí mismo. Con Dios, puedo enfrentarme a todo.

–  ¿Está mi vida en manos de Dios?

Meditación del Día.

La gracia de Dios es una seguridad contra la maldad. Le presta seguridad a las almas que creen. La gracia de Dios significa una seguridad en medio de la maldad. Se puede permanecer sin mancha del mundo a través del poder de Su gracia. Se puede tener una nueva vida con poder; pero sólo que se esté en contacto con Dios se puede hacer patente su poder. Para darse cuenta y tener provecho de ese poder, hay que tener una comunión diaria con Dios y así recibir la fuerza de su gracia en el alma, sin que haya obstáculos.

Oración del Día.

Ruego librarme de la maldad por la gracia de Dios. Pido que en adelante trate de conservarme sin mancha del mundo.

Reflexión diaria A.A.

Por fe y por obras.

“En millones de yunques de dolorosa experiencia se martilló la estructura de nuestra sociedad… Así ocurrió con los A.A. Mediante la lealtad y el esfuerzo, hemos podido sobrevivir a pesar de grandes pruebas e increíbles experiencias.  Esas lecciones viven en las 12 Tradiciones, las cuales, Dios mediante nos mantendrán unidos hasta que Dios nos necesite”.

Dios me ha concedido el derecho de equivocarme a fin de que nuestra comunidad exista como existe hoy.  Si yo pongo la voluntad de Dios, primero en mi vida, es casi seguro que A.A., como yo lo conozco, permanezca como está hoy.

El lenguaje del adiós.

Pensamiento del Día.

Abrámonos al amor.

Abrámonos al amor que está a nuestra disposición.

No tenemos por qué limitar nuestras fuentes de amor. Dios y el universo tienen cantidad ilimitada de lo que necesitamos, incluyendo amor.

Cuando estemos abiertos a recibir amor, empezaremos a recibirlo.

Éste puede provenir de lugares sorprendentes, como nuestro interior.

Estaremos abiertos al amor y consciente del amor que está y ha estado ahí siempre para nosotros. Sentiremos y apreciaremos el amor de los amigos. Nos percataremos del amor que nos vienen de nuestra familia y lo disfrutaremos.

Estaremos listos para recibir amor también en nuestras relaciones amorosas especiales. No tenemos por qué aceptar el amor de gente que no es segura, gente que nos podría explotar o con la que no queremos tener relaciones.

Pero hay mucho amor del bueno a nuestra disposición, de amor que nos cura el corazón, que cubre nuestras necesidades y que nos hace cantar el alma.

Nos hemos negado a nosotros mismos durante demasiado tiempo. Hemos sido mártires demasiado tiempo. Hemos dado mucho y nos hemos permitido recibir muy poco. Hemos pagado nuestras deudas. Es tiempo de continuar la cadena de dar y recibir permitiéndonos a nosotros mismos recibir.

Hoy estaré abierto al amor que me llega del universo. Lo aceptaré y disfrutaré cuando venga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: