Corriente Independiente de La Laguna

Octubre 21


Comida para el pensamiento.

Nuevos recuerdos

Si en nuestra mente asociamos ciertas épocas del año y actividades con el exceso en el comer, necesitamos crear nuevos recuerdos que empañen a los viejos. Si mentalmente nos hemos aferrado a viejos amores, odios y heridas del pasado, necesitamos dejarlos ir para poder vivir en el presente.

Los viejos hábitos de comer mantienen vivas las heridas y frustraciones añejas. Incluso, aunque hayamos guardado la abstinencia durante una buena temporada, los conflictos no resueltos del pasado nos pueden seguir perturbando por largo tiempo. El hecho de que nos estamos absteniendo de comer en forma compulsiva nos da oportunidad de ver los problemas con más claridad y alejarlos luego, una vez que hayamos hecho todo lo posible por resolverlos.

El pasado y el futuro están en manos de nuestro Poder Superior. Si seguimos nuestro programa ahora y tratamos de vivir lo mejor que podamos, estaremos creando buenos recuerdos que nos mantendrán en los días por venir.

Señor, hazte cargo de mis recuerdos.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Ahora que hemos considerado las obligaciones de los miembros verdaderamente trabajadores de A.A., estudiemos cuáles son las recompensas que nos han llegado como resultado de nuestra nueva forma de vivir. Primero, me comprendo a mí mismo mucho más que antes pude haberlo logrado jamás. Segundo, he aprendido qué es lo que pasa y sé mucho de lo que me hace correr. Nunca volveré a estar solo. Soy solamente uno de los muchos que tienen la enfermedad del alcoholismo y uno de los muchos que han aprendido lo que debe hacerse acerca de ello. No soy un bicho raro. Parece que he encontrado mi lugar en el mundo.- “¿Estoy empezando a entenderme a mí mismo?”.

Meditación del Día.

“Mirad, me paro en la puerta y toco. Si algún hombre oyere mi voz y abriere la puerta, entraré con él y me quedaré con él y él conmigo.” El llamado del espíritu de Dios pidiendo entrar en nuestra vida no se debe a ningún mérito nuestro, sino que es la respuesta a un anhelo del corazón. Hay que mantener un oído inclinado para percibir el sonido de la llamada gentil a la puerta del corazón, hecha por el espíritu de Dios. Entonces, hay que abrir la puerta del corazón y dejar que penetre el espíritu de Dios.

Oración del Día.

Ruego dejar entrar en mi corazón el espíritu de Dios. Pido que me llene una paz duradera.

Reflexión diaria A.A.

Nada crece en la oscuridad.

“Deseamos que florezca y crezca lo bueno que hay en todos nosotros, aun en el peor de nosotros.”

TAL COMO LO VE BILL, p. 10

Con la autodisciplina y la conciencia adquiridas con la práctica del Paso diez, empecé a conocer las recompensas de la sobriedad – no como una mera abstinencia del alcohol, sino como una recuperación en todos los aspectos de mi vida.

Yo renuevo la esperanza, regenero la fe y recobro la dignidad y el respeto de mí mismo. Descubro la palabra “y” en la frase “y cuando nos equivocábamos lo admitíamos prontamente” .

Con la seguridad tranquilizadora de que ya no estoy siempre equivocado, puedo aceptarme como soy, con un nuevo entendimiento de los milagros de la sobriedad y la serenidad.

El lenguaje del adiós.

Pensamiento del Día.

Responsabilidad económica.

“Cuando empecé la recuperación de mi dependencia química, tuve que enfrentarme a mis líos de dinero sobria y fría como una piedra, y realmente tenía un buen lío”,  dijo una mujer.

“Al principio no era capaz de ganar mucho, y era importante para mí reparar daños. Tenía cuentas vencidas de años anteriores. Necesitaba tratar de estar al día en los pagos de mis cuentas nuevas. Tenía mucho más dinero antes de volverme sobria. Pero a su tiempo, lenta, gradualmente, mi situación económica se despejó. Restauré mi crédito. Tenía una cuenta de cheques. Tenía un poco de dinero en el banco”

“Luego me casé con un alcohólico y empecé a enterarme de mi codependencia, por el camino difícil. Me perdí a mí misma, mis sentimientos, mi cordura y todo el progreso que había logrado en mis asuntos financieros. Mi esposo y yo abrimos una cuenta de cheques juntos y él se sobregiró con los cheques hasta que perdí el derecho a tener una cuenta de cheques. Le permití que hiciera cargos y cargos en mi tarjeta de crédito hasta que me la echó por tierra.”

“Pedíamos uno y otro préstamo para mantener a flote nuestro barco que se hundía, y le pedimos mucho dinero prestado a mis padres”, dijo ella.

Para la época en que empecé mi recuperación de la codependencia, estaba enfrentando otra vez un verdadero lío financiero. Estaba furiosa, pero ya no importaba quién había hecho qué cosa. Tenía algunos asuntos financieros serios que enfrentar si es que esa parte de mi vida alguna vez iba a volverse gobernable de nuevo.”

“Lentamente –muy lentamente- empecé a salir de mi lío. ¡Parecía imposible! Ni siquiera quería enfrentarlo, me sentía tan abrumada y desesperanzada. Pero lo hice. Y cada día hice lo mejor que pude para ser responsable de mí misma.”. “Una decisión que tomé fue separarme y protegerme financieramente de mi esposo, lo mejor que pude, antes y después de divorciarnos. La otra decisión que tomé fue afrontar los aspectos financieros de mi vida y empezar a reconstruirlos”.

“Fue difícil. Debíamos cincuenta mil dólares y mi capacidad para obtener ingresos había disminuido dramáticamente. Estaba en proceso de pena; mi autoestima estaba baja todo el tiempo; mi energía también lo estaba. No sabía cómo alguna vez podría desenmarañarme de esa pesadilla. Pero así sucedió. Lenta, gradualmente, con la ayuda de un Poder Superior, sobrevino la gobernabilidad y remplazó al caos.”

“Empecé por no gastar más de lo que ganaba. Le pagué a algunos deudores, poco a poco. Dejé ir lo que no podía hacer y me concentré en lo que sí podía.”

“Ahora han pasado ocho años. Estoy libre de deudas, lo cual nunca imaginé posible. Estoy viviendo cómodamente, con dinero en el banco.

Mi crédito ha sido restaurado de nuevo y tengo la intención de mantenerlo así.”

“No estoy dispuesta a perder otra vez mi salud y seguridad financieras, por amor o por alcoholismo. Con la ayuda de Dios y de los Doce Pasos, no tendré que hacerlo”.

Un día a la vez podemos ser restaurados en la recuperación, mental, emocional, espiritual, física y económicamente.

Las cosas pueden empeorar antes de mejorar, porque por fin estamos afrontando la realidad en vez de estarla esquivando. Pero una vez que tomamos la decisión de asumir nuestra propia responsabilidad económica, ya estamos en camino.

Dios mío, ayúdame a recordar que lo que parece hoy sin esperanza, amenudo se puede resolver mañana, aunque no podamos ver la solución.

Si he permitido que los problemas de otros me dañen económicamente, ayúdame a reparar y a restaurar mis límites acerca del dinero, y delo que estoy dispuesto a perder.

Ayúdame a entender que no tengo porqué permitir la irresponsabilidad económica de nadie, ni que su adicción, enfermedad o problemas me dañen financieramente.

Ayúdame a seguir con mi vida a pesar de mis actuales circunstancias económicas, confiando en que si estoy dispuesto a reparar daños y a ser responsable, las cosas se resolverán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: