Corriente Independiente de La Laguna

Octubre 10


Comida para el pensamiento

Impotencia.

“Soy impotente ante la comida“  

Por mí mismo, soy incapaz de controlar lo que como y de gobernar mi vida. Gracias a T.A., he encontrado un Poder Superior por medio del cual estoy aprendiendo a vivir una vida nueva.

Para que este Poder Superior pueda vivir en mí, me someto a Él. Ya no trato de vivir por mi propio esfuerzo; ya no trato de controlar yo solo lo que como. Como soy impotente ante la comida y no puedo gobernar mi vida, me entrego a Dios tal como yo lo concibo y le pido que viva Él a través de mí.

Cuando me someto, mi Poder Superior asume el control. Luego, en vez de ser débil e impotente, me vuelvo fuerte a través de Su fuerza.

Es muy simple.  Y me pregunto, ¿por qué se tarda uno tanto en aprender?

El único requisito es, en palabras de T.S. Eliot, “un estado de total simplicidad, que cuesta nada menos que todo”.

Que recuerde que sin Ti, soy impotente.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando llega un miembro nuevo a mi grupo, ¿hago un esfuerzo para que se sienta en casa? ¿Lo escucho con atención aun cuando sus ideas sobre T.A. sean vagas? ¿Hago que sea para mí un hábito hablar con cada miembro nuevo, o le dejo esa tarea a otra persona? Tal vez no pueda ayudarlo, pero por otro lado, quizás hay algo que yo diga que logre encauzarlo. Cuando veo a cualquier miembro solo, ¿hago lo posible por ser agradable con él, o me quedo con mi grupito especial de amigos y lo dejo solo?.

¿Todos los nuevos miembros de T.A. son mi responsabilidad?

Meditación del Día.

Somos los servidores de Dios. Hay que servirlo con alegría. A nadie le gusta un servidor que evite trabajar más, que se queje de que lo cambien de una tarea para hacer otra menos agradable. Quien tuviere a tal servidor, se sentiría mal atendido con un servicio así. Sin embargo, ¿no es de ese modo como con frecuencia servimos a Dios? Hay que analizar nuestra tarea del día desde este punto de vista. Hay que realizar la labor del día en la forma en que se crea que Dios desea que se efectúe, sin eludir ninguna responsabilidad, y haciendo lo más que se pueda para ser servicial.

Oración del Día.

Ruego que pueda ser un buen servidor. Pido hacer lo más que pueda para ser servicial.

Reflexión diaria A.A.

Componerme a mí, No a ti!

“Si alguien nos lastima y nos enfadamos, también estamos equivocados.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p 97

¡Qué liberación sentí yo cuando se me llamó la atención sobre esta cita!  De pronto vi que yo podía hacer algo por mi ira, podía componerme a mí mismo, en lugar de tratar de componerlos a ellos. Creo que no hay excepciones a este axioma. Cuando estoy enojado, mi ira está siempre centrada en mí mismo. Tengo que seguir recordándome a mí mismo que soy humano, que estoy haciendo lo mejor que puedo, aun cuando lo mejor sea algunas veces muy poco. Así es que le pido a Dios que haga desaparecer mi ira y verdaderamente me ponga en libertad.

El lenguaje del adiós.

Los beneficios de las relaciones destructivas.

A veces nos ayuda entender que podemos estar recibiendo algún beneficio de las relaciones que nos causan dolor.

La relación puede estar alimentando nuestra impotencia o nuestro papel de mártires.

Tal vez, la relación alimente nuestra necesidad de que nos necesiten, que aumente nuestra autoestima al permitirnos sentir en control o moralmente superiores a la otra persona.

Algunos de nosotros nos sentimos aliviados de la responsabilidad económica o de otro tipo de responsabilidades permaneciendo en una relación en particular.

“Mi padre abusó sexualmente de mí cuando era niña”, dijo una mujer.

“Me pasé los siguientes veinte años chantajeándolo emocionalmente y económicamente por ello. Podía obtener dinero de él cada vez que quería y nunca tuve que asumir la responsabilidad económica de mímisma”.

Darnos cuenta de que podemos haber obtenido alguna forma de pago codependiente de una relación no es motivo de vergüenza. Significa que estamos buscando en nuestro interior los obstáculos que pueden estar deteniendo nuestro crecimiento.

Podemos asumir la responsabilidad por la parte que podemos haber jugado para mantenernos victimados. Cuando estemos dispuestos a ver honestamente y sin miedo ese pago y a dejarlo ir, encontraremos la curación que hemos estado buscando.

También estaremos listos, entonces, para recibir el pago positivo, sano, que nos pueden dar las relaciones, los beneficios que realmente queremos y necesitamos.

Hoy estaré abierto a ver los beneficios que pueda haber recibido por permanecer en relaciones enfermizas o por haber mantenido en funcionamiento sistemas destructivos. Me dispondré a dejar ir mi necesidad de permanecer en sistemas enfermizos; estoy listo para enfrentarme a mí mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: