Corriente Independiente de La Laguna

Octubre 6


Comida para el pensamiento.

Quedarnos con Dios.

Dios nunca nos abandona; somos nosotros los que lo abandonamos. Nos involucramos tanto en nuestras preocupaciones y actividades que nos olvidamos de abrir nuestros ojos y nuestros corazones a Su presencia. Quizá guardemos la abstinencia física, pero seguimos permitiendo que la comida tenga un lugar preponderante en nuestra vida. Si nuestro Poder Superior no ocupa el centro de nuestra vida, nos resultará difícil (si no imposible) guardar la abstinencia emocional.

Los atracones emocionales se dan cuando nos apartamos de nuestro Poder Superior y nos involucramos en una preocupación egocéntrica. Sin Su control, perdemos nuestra serenidad. Siempre habrá causas de conflicto y frustración en nuestra vida diaria. La manera como manejamos estas situaciones dependerá de nuestro estado espiritual.

Nosotros solos no podemos manejar nuestras propias vidas. Nuestra conducta puede ser enfermiza. Es a través de un Poder Superior a nosotros que nos conduce al orden, a la cordura y a la recuperación. Quedarnos con este Poder es nuestra salvación.

Que no Te abandonemos.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

¿Tengo el deseo de ser muy importante en T.A.? ¿Quiero ser siempre el centro de atención? ¿Creo que nadie más puede trabajar mejor que yo? ¿Estoy dispuesto a permanecer en la sombra de vez en cuando y permitir que otro se haga cargo de las cosas?  Parte de la efectividad de cualquier grupo de T.A. es el desarrollo de nuevos miembros y su capacidad para llevar adelante la tarea. ¿Estoy renuente a renunciar a mi autoridad? ¿Trato de ser yo solo el responsable del Grupo?  Si es así, no estoy siendo justo con los recién llegados. ¿Me doy cuenta de que nadie es indispensable? .

¿Se que T.A. podría seguir adelante sin mí en caso necesario?

Meditación del Día.

Dios puede ayudar a transformarnos en personas realmente agradecidas y humildes. Ya que no podíamos ver a Dios debemos creer en Él sin verlo. Lo que podemos ver claramente es el cambio en un ser humano, cuando le pide sinceramente a Dios la fuerza para cambiar. Debemos acrecentar nuestra fe en Dios y en su poder para cambiar nuestra manera de ser. Nuestra fe en Dios será recompensada por una vida útil y servicial. Dios no dejará de enseñarnos la forma en que debemos vivir cuando acudamos a Él con verdadera gratitud y amor.

Oración del Día.

Ruego para que pueda creer que Dios puede cambiar. Pido poder estar siempre dispuesto a ser transformado.

Reflexión diaria A.A.

Enfrentarnos a nosotros mismos.

“. . . el miedo le previne: No te atrevas a mirar . . .”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 52

¡Cuán frecuentemente en mis días de bebedor yo evitaba una tarea sólo porque me parecía muy grande! ¿Es de extrañar entonces que, aun estando sobrio por algún tiempo, actúe de la misma manera cuando me enfrento a lo que parece ser un trabajo monumental, tal como hacer sin miedo un minucioso inventario moral de mí mismo? Lo que descubro, después de llegar al otro lado – cuando ya he completado mi inventario – es que la ilusión era más grande que la realidad. El temor de enfrentarme a mí mismo me paralizaba y, hasta que no estuviera dispuesto a poner el lápiz sobre el papel, yo estaba bloqueando mi crecimiento a causa de algo intangible.

El lenguaje del adiós.

Cuidemos de nosotros mismos.

Es sano, sabio y amoroso ser considerado y responsable con los sentimientos y necesidades de los demás. Eso es distinto a cuidarlos como nanas. Cuidar en exceso es una conducta contraproducente y, ciertamente, una conducta que deteriora relaciones –una conducta que se revierte y puede hacer que nos sintamos resentidos y victimados-porque, en último término, lo que sentimos, lo que queremos y lo que necesitamos aflorará a la superficie.

Algunas personas parecen invitar a que se les cuide excesivamente en lo emocional. Podemos aprender a rehusar la invitación. Podemos mostrar interés; podemos ser cariñosos cuando sea posible; pero podemos darle valor también a nuestras propias necesidades y sentimientos. Parte de la recuperación significa aprender a prestarle atención, y a darle importancia, a lo que sentimos, queremos y necesitamos, porque empezamos a ver que hay consecuencias claras, predecibles y por lo general indeseables cuando no lo hacemos.

Sé paciente y gentil contigo mismo mientras aprendes esto. Sé comprensivo contigo mismo cuando resbales a la vieja conducta decuidar excesivamente a otros en lo emocional y descuidarte a ti mismo.

Pero detén el ciclo hoy. No tenemos por qué sentirnos responsables de los demás. No tenemos por qué sentirnos culpables por no sentirnos responsables de los demás. Podemos aprender incluso a sentirnos bien por tomar la responsabilidad de nuestras necesidades y sentimientos.

 

Hoy evaluaré si he caído en mi vieja conducta de asumir la responsabilidad por los sentimientos y necesidad de los demás,mientras que descuido los míos.

Me adueñaré de mi poder, de mi derecho y de mi responsabilidad de valorarme a mí mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: