Corriente Independiente de La Laguna

Septiembre 29


Comida para el pensamiento.

La satisfacción del trabajo

Usar el talento y la capacidad que Dios nos ha dado para llevar a cabo el trabajo que Él nos asigna brinda honda satisfacción. Muchos de nosotros solíamos comer pan en cantidades que no necesitábamos. Ahora que comemos menos, descubrimos que obtenemos satisfacción de trabajar más.

El trabajo es una oportunidad de dar a los demás los dones con que se nos ha premiado. Es un compartir que requiere de esfuerzo y disciplina. Si no trabajamos al máximo de nuestra capacidad, merma nuestra satisfacción. En la medida en que damos a los demás nuestros dones, recibimos más.

Guardar la abstinencia mejora la calidad de nuestro trabajo e incrementa nuestro esfuerzo. En vez de hacer sólo lo necesario para irla pasando, se nos reta a dar lo mejor que tenemos. Abstenernos de la compulsión de comer nos puede dar el valor y la confianza necesarios para cambiar de trabajo cuando sea necesario.

Cuando tenemos inquietud emocional, volcarnos en una tarea que nos absorba física o mentalmente puede tener un efecto curativo. Más que una maldición, el trabajo puede ser una bendición, en particular cuando nos damos cuenta de que en último término estamos trabajando con y para nuestro Poder Superior.

Damos gracias por la satisfacción que brinda el trabajo.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Habiendo llegado hasta aquí, hagamos una pausa y preguntémonos algunas cosas. Debemos examinarnos a nosotros mismos periódicamente. ¿Qué tan buen TA soy? ¿Estoy asistiendo con regularidad a las juntas? ¿Estoy poniendo mi parte para la existencia de TA? Cuando hay que hacer algo, ¿ofrezco mi colaboración espontánea? ¿Hablo en las juntas aunque me sienta nervioso? ¿Acepto las oportunidades que hay de hacer pasos 12? ¿Doy espontáneamente mi tiempo y mi dinero? ¿Estoy tratando de difundir el mensaje de TA por dondequiera que voy? ¿Es mi conducta diaria una demostración de los principios de TA?.

– ¿Soy un buen TA?

Meditación del Día.

¿Cómo obtener la fortaleza para ser efectivos y aceptar la responsabilidad? Pidiéndole al Poder Superior que nos dé esa fortaleza que necesitamos cada día. Ha sido comprobado en un sinnúmero de casos que, por cada día que vivamos, se nos dará la fuerza necesaria para poder enfrentarnos a cada desafío que nos llegue durante el día, con la seguridad de que Dios nos dará la fortaleza que pedimos. Por cada tarea que se nos dé, también se nos proporciona toda la fuerza necesaria para la realización de ella. No es necesario detenernos.

Oración del Día.

Ruego poder aceptar cada tarea como un reto. Yo sé que no puedo fracasar totalmente si Dios está conmigo.

Reflexión diaria A.A.

Exactamente Iguales

El contacto frecuente con recién llegados y entre unos y otros es el punto luminoso de nuestras vidas.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 83

Un hombre llegó borracho a una reunión, interrumpió a los participantes, se puso de pie y se quitó la camisa; tambaleante y bullicioso iba y venía por café, exigió que le dejaran hablar y finalmente insultó al secretario del grupo y se fue. A mí me agradó que estuviera allí – vi una vez más lo que había sido yo. Y vi también lo que todavía soy y lo que podría ser. No tengo que estar borracho para querer ser la excepción y el centro de atención. Frecuentemente me he sentido abusado y he respondido alusivamente cuando sencillamente se me estaba tratando como un ser humano común y corriente. cuanto más insistía aquel hombre que era diferente, más me daba cuenta de que él y yo éramos exactamente iguales.

El lenguaje del adiós.

La importancia del dinero.

No podemos darnos el lujo de permitir que nuestro interés principal en la vida sea el dinero. Eso no nos llevará a la abundancia que estamos buscando. Por lo general, ni siquiera nos llevará a la estabilidad económica.

El dinero es importante. Merecemos que se nos pague lo que valemos.

Se nos pagará lo que valemos cuando creamos que lo merecemos. Pero a menudo fracasan nuestros planes cuando nuestra consideración principal es el dinero.

¿Qué es lo que realmente queremos hacer? ¿Qué nos sentimos conducidos a hacer? ¿Qué nos están diciendo nuestros instintos? ¿Qué nos sentimos guiados a hacer? ¿Qué nos emociona hacer? Busca una manera de hacer eso, sin preocuparte por el dinero.

Considera los aspectos económicos. Fija límites acerca de lo que necesitas que te paguen. Sé razonable. Espera empezar desde abajo y trabaja para subir. Pero si te sientes conducido hacia un trabajo, ve por él.

¿Hay algo que realmente no queramos hacer, algo que va contra nuestra fibra, pero que estamos tratando de obligarnos a hacer “por dinero”? por lo general, ésa es una conducta que hace salir el tiro por la culata. No funciona. Nos hacemos desgraciados a nosotros mismos, y lo del dinero por lo general tampoco sale bien.

He aprendido que cuando me soy fiel a mí misma acerca del trabajo y de lo que necesito estar haciendo, el dinero viene solo. A veces no es tanto como yo quiero; a veces soy gratamente sorprendida, y es más. Pero estoy contenta y tengo lo suficiente.

El dinero es una consideración, pero no puede ser nuestra consideración primordial si estamos buscando seguridad espiritual y paz interior.

 

Hoy tomaré en cuenta el dinero, pero no permitiré que se convierta en mi principal consideración. Dios mío, ayúdame a serme fiel a mí mismo y a confiar en que fluirá el dinero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: