Corriente Independiente de La Laguna

Septiembre 13


Comida para el pensamiento.

Hambrientos

En lo profundo de nosotros hay un hambre que no se satisface con comida. Tenemos hambre de amor y de camaradería entre nosotros y hambre de comunión con nuestro Poder Superior. No fuimos creados para vivir solos y aislados. Apartarnos de los demás para comer en forma compulsiva empeora aún más esa hambre profunda.

Mientras estemos vivos, nunca estaremos plenamente satisfechos. Siempre habrá más amor que dar y recibir, y más pasos que tomar en nuestra jornada espiritual. En este sentido, siempre estaremos hambrientos. El hambre espiritual es cosa buena, mientras la reconozcamos como lo que es y no tratemos de apaciguarle con sustitutos materiales.

Nuestro Poder Superior nos ha creado con un hambre que únicamente Él puede satisfacer. A medida que nuestro progreso por medio de los Doce Pasos nos permite acercarnos más a Él y a los demás, experimentamos una satisfacción que no habíamos conocido antes. Estamos aprendiendo a tener hambre espiritual.

Señor, bendice nuestra hambre.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Nadie está tan desacreditado ni se ha hundido tanto como para no ser bienvenido cordialmente a TA, si su propósito es sincero. Las distinciones sociales, las pequeñas rivalidades y envidias, son risibles y están fuera de lugar. Habiendo zozobrado en la misma embarcación y habiendo sido recuperados y unidos por el mismo Dios con el corazón y el pensamiento en armonía para el bienestar de los demás, las cosas que le importan tanto a otras personas ya no significan nada para nosotros. En TA tenemos una verdadera democracia y una auténtica fraternidad.

¿Me ha enseñado TA a ser verdaderamente demócrata?

Meditación del Día.

Cuando llamamos a Dios implorándole su ayuda para vencer la debilidad, el pesar, la discordia y el conflicto, Dios nunca falla en dar respuesta a nuestra súplica. Cuando necesita fuerza para usted mismo o para ayudar a otras personas, pídale a Dios. La fortaleza que necesita llegará sencillamente, con naturalidad y con potencia. Récele a Dios no solamente cuando necesite ayuda, sino nada más para estar en comunicación con Él. El espíritu de la oración puede cambiar un ambiente y hacer que haya conciliación donde hubo discordia. Elevará la calidad del pensamiento y de la palabra y pondrá en orden lo que fue un caos.

Oración del Día.

Ruego poder llevar paz donde haya discordia. Pido llevar conciliación donde haya conflicto.

Reflexión diaria A.A.

Reparar el daño

“El buen juicio, escoger cuidadosamente el momento, el valor y la prudencia son las cualidades que necesitaremos para practicar el Paso Nueve.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 89

Hacer enmiendas puede verse de dos maneras: primera, reparar el daño, porque si yo he dañado la cerca de mi vecino, yo la “enmiendo”, y esto es una reparación directa; la segunda manera es modificar mi comportamiento, porque, si mis acciones han herido a alguien, yo hago un esfuerzo diario para no seguir causando más daños. Yo “enmiendo mis modos” y esto es una reparación indirecta. ¿Cuál es la mejor manera? La única manera correcta, siempre que al hacerlo no cause más daño, es hacer ambas cosas. si el daño ya está hecho, simplemente “enmiendo mis modos”. Ponerme en acción de esta manera me asegura de hacer enmiendas honestas.

El lenguaje del adiós.

Tiempo de reprogramar.

La recuperación no es trabajo cansado, no recompensado. Hay tiempos de alegría y de descanso, tiempos en que cómodamente practicamos lo que hemos aprendido. Hay épocas de cambio, épocas en las que batallamos por aprender algo nuevo o por superar un problema en particular.

Éstas son las épocas en las que lo que hemos estado practicando en la recuperación empieza a mostrarse en nuestra vida. Esas épocas de cambio son intensas, pero tienen un propósito.

También hay épocas en las que, a un nivel profundo, estamos siendo “reprogramados”. Empezamos a dejar ir creencias y conductas. Podemos sentirnos asustados o confundidos durante estas épocas.

Nuestras antiguas conductas o patrones podrán no habernos funcionado, pero eran cómodos y familiares.

Durante estas épocas podemos sentirnos vulnerables, solos y necesitados, como lo estamos en un viaje cuando no tenemos un mapa o una linterna, y nos sentimos como si nadie hubiera pasado antes por esta tierra.

Podemos no comprender lo que se está resolviendo en nuestro interior. Podemos no saber adónde se nos está conduciendo.

Se nos está conduciendo. No estamos solos. Nuestro Poder Superior está obrando lo mejor para traer a nosotros un verdadero cambio.

Otros han viajado por este camino también. Se nos conducirá hacia alguien que pueda ayudarnos, alguien que pueda brindar las señales que necesitamos.

Se nos está preparando para recibir tanta alegría y amor como nuestro corazón puede albergar.

La recuperación es un proceso curativo. Podemos confiar en él, aunque no lo comprendamos. Estamos justo donde necesitamos estar dentro de este proceso; Estamos pasando exactamente por lo que necesitamos experimentar. Y a donde estamos yendo es mejor que cualquier lugar en el que hayamos estado.

Hoy, Dios Mío ayúdame a creer que los cambios por los que estoy atravesando son para bien. Ayúdame a creer que el camino por el que estoy viajando me llevará a un lugar de luz, de amor y de alegría.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: