Corriente Independiente de La Laguna

Septiembre 8


Comida para el pensamiento.

Reparar el daño que nos hemos causado

A causa de nuestra manera compulsiva de comer, nosotros mismos hemos salido más lastimados que nadie. Como no podíamos confiar en nosotros mismos, nos teníamos poco respecto y confianza. En muchos casos, nos odiábamos por lo que pensábamos era una debilidad y ahora sabemos es una enfermedad.

Nosotros solos no podemos controlar nuestra enfermedad, pero a través de TA y de nuestro Poder Superior somos capaces de recuperarnos. Con la recuperación viene toda una nueva actitud ante uno mismo. Nos damos cuenta que nos da felicidad abstenernos de comer en forma compulsiva y buscar cada día hacer la voluntad de Dios. En nuestras actividades diarias entran un nuevo poder y un nuevo orden, y empezamos a aprobarnos a nosotros mismos.

La mejor manera de reparar el daño que nos hemos causado por odiarnos a nosotros mismos y por haber fracasado en nuestro intento por desarrollar nuestras capacidades es mantener nuestra abstinencia todos los días. Entonces adquirimos la confianza para decir “no” a aquellas cosas que no nos convienen. En vez de destruirnos a nosotros mismos por un exceso de comida y por el tipo de actividades equivocadas que elegimos, estamos construyendo una nueva vida que nutre nuestro Poder Superior.

Gracias por las nuevas oportunidades para crecer.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Otro de los axiomas de TA es: “Pero por la gracia de Dios”. Una vez que hemos aceptado plenamente el programa, nos volvemos humildes con respecto a lo que realizamos. No atribuimos demasiado nuestra sobriedad a nosotros mismos. Cuando vemos a otro tragón sufriendo en las garras del tragonismo, nos decimos a nosotros mismos: “Ese sería yo; pero por la gracia de Dios voy adelante”. No olvidemos la clase de gente que fuimos. Recordemos a las personas que dejamos atrás. Y estamos muy agradecidos por la oportunidad.

– ¿Estoy realmente agradecido por la gracia de Dios?

Meditación del Día.

El tener conciencia de la presencia de Dios como alguien que nos ama cambia todo el concepto de la vida. La conciencia del amor de Dios estimula la entrega total de nuestro ser a Dios. Trae un maravilloso alivio de las penas y aflicciones que surgen en nuestra vida diaria. El alivio trae la paz y la paz trae la satisfacción. Hay que tratar de caminar imbuido en el amor de Dios. Se tendrá entonces esa paz que sobrepasa toda comprensión y que nadie nos puede arrebatar. Hay que tener la seguridad del inagotable amor y cuidado de Dios para todos sus hijos. Hay liberación y serenidad en todos los que caminan dentro del amor de Dios y que se mantienen seguros en su amorosa custodia.

Oración del Día.

Ruego poder caminar imbuido en el amor de Dios. Pido que, conforme avance, pueda sentir la emanación del poder de Dios en mis pasos y la alegría de su amor en mi corazón.

Reflexión diaria A.A.

Pedimos su protección

“Entregándonos totalmente, le pedimos a Dios su protección y cuidado.”

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 55

 

Yo no podría manejar mi vida solo. Había tratando de hacerlo y fracasé. Mi “pecado máximo” me arrastró al nivel más bajo que haya podido llegar e, incapaz de funcionar, acepté el hecho de que desesperadamente necesitaba ayuda. Dejar de luchar y me entregué totalmente a Dios.

Solamente entonces empecé a desarrollarme. Dios me perdonó. Un Poder Superior tenía que haberme salvado, porque los doctores dudaban que yo pudiera sobrevivir. Ahora me he perdonado a mí mismo y disfruto de una libertad que nunca había experimentado antes. He abierto mi corazón y mi mente a El. cuanto más aprendo, menos sé – una realidad para la humildad – pero sinceramente quiero seguir desarrollándome. Disfruto de serenidad, pero solamente cuando confío mi vida totalmente a Dios. mientras que yo sea honesto conmigo y pida Su ayuda, puedo seguir manteniendo esta existencia gratificadora.

Sólo por hoy, me esfuerzo por vivir sobrio y de acuerdo a Su voluntad.

Doy gracias a Dios que hoy puedo optar por no beber. ¡Hoy la vida es bella!.

El lenguaje del adiós.

Paremos nuestro dolor.

“Algunos de mis sentimientos han estado guardados tanto tiempo que se han quemado por congelación.”

Más allá de la codependencia.

Hay muchas fuentes de dolor en nuestra vida. Aquellos que nos estamos recuperando de problemas como hijos adultos de alcohólicos y de codependencia frecuentemente tenemos un pozo negro de dolor no resuelto del pasado.

Tenemos sentimientos, a veces desde la niñez hasta el presente, que o bien son demasiado dolorosos de sentir o no habíamos tenido permiso ni apoyo para lidiar con ellos.

En nuestra vida hay también otras fuentes inevitables de dolor.

Están la tristeza y la pena que nos vienen cuando experimentamos un cambio, incluso un buen cambio, cuando dejamos ir una parte de nuestra vida y empezamos nuestro viaje hacia una nueva.

Hay dolor en la recuperación, a medida que empezamos a permitirnos sentir y vamos despojándonos de nuestro escudo protector de negación.

Está el dolor que nos lleva y nos guía a tomar mejores alternativas para nuestro futuro.

Tenemos muchas opciones para detener este dolor. Podemos haber experimentado con  diferentes alternativas.  Las conductas compulsivas y adictivas detienen el dolor, temporalmente. Podemos haber usado alcohol, otras drogas, relaciones o el sexo para detener nuestro dolor.

Podemos usar la religión para evitar nuestros sentimientos.

Podemos recurrir a negar lo que estamos sintiendo para hacer cesar nuestro dolor.

Podemos permanecer ocupados para no tener tiempo parar sentir.

Podemos usar el dinero, el ejercicio o la comida para detener nuestro dolor.

Tenemos muchas alternativas. Para sobrevivir, podemos haber utilizado algunas de estas opciones, solo para descubrir que eran “tiritas”, que aliviaban temporalmente el dolor pero no solucionaban el problema. No detenían realmente nuestro dolor; lo posponían.

En la recuperación hay una alternativa mejor para que podamos detener el dolor. Podemos enfrentarlo y sentirlo. Cuando estemos listos, con la ayuda de nuestro Poder Superior, podemos reunir el valor para sentir el dolor, dejarlo ir y dejar que nos lleve hacia delante, a una nueva decisión, a una vida mejor.

Podemos dejar las conductas que estamos siguiendo y que nos causan dolor si eso es apropiado. Podemos tomar la decisión de apartarnos de situaciones que causan un dolor repetido, similar. Podemos aprender la lección que nuestro dolor está tratando de  enseñarnos.

Si estamos sintiendo dolor, ahí hay una lección. Confía en esa idea. Algo se está resolviendo en nosotros. La respuesta no vendrá de las conductas adictivas o de otras conductas compulsivas; recibiremos la respuesta cuando sintamos nuestros sentimientos.

Se necesita valor para estar dispuestos a permanecer quietos y sentir lo que debemos sentir. A veces tenemos en nuestro interior lo que parece ser infinitas capas de dolor. El dolor duele. La pena duele. La tristeza duele. No se siente bonito. Pero tampoco se siente uno bien al negar lo que ya está ahí, tampoco se siente uno bien viviendo una vida entera con bolsas nuevas y viejas de dolor empacado, guardado y amontonado dentro.

Dolerá un rato, no más tiempo del necesario para curarnos. Podemos confiar en que si hemos de sentir dolor, eso es parte de la curación, y es bueno. Podemos ponernos en disposición de aceptar y de someternos a los inevitables sentimientos dolorosos que son una buena parte de la recuperación.

Ir con la corriente, aunque la corriente nos lleve por sentimientos incómodos. El alivio, la libertad, la curación y los sentimientos positivos están del otro lado.

Hoy estoy abierto y dispuesto a sentir lo que necesito sentir. Estoy dispuesto a dejar mis conductas compulsivas. Estoy dispuesto a dejarir mi negación. Estoy dispuesto a sentir lo que necesito sentir para curarme, para sanar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: