Corriente Independiente de La Laguna

Julio 21


Comida para el pensamiento.

Seguir las reglas

Cuando tragabamos en forma compulsiva, pensábamos que nosotros podíamos fijar nuestras propias reglas.  Creíamos que teníamos derecho a comer lo que quisiéramos cuando se nos antojara.  El resultado fue el caos.  Descubrimos que vivir de acuerdo con nuestra propia voluntad no funcionó.

El compromiso para con el programa TA implica estar dispuesto a aceptar una serie de reglas que uno no inventó.  Seguir los lineamientos de la abstinencia es lo que nos permite controlar nuestra enfermedad.  Cuando ignoramos la disciplina que les ha funcionado a los demás e insistimos en hacer las cosas a nuestro modo, disminuyen nuestras probabilidades de recuperación.

Las reglas de la abstinencia “tres comidas medidas al día, nada entre comidas, evitar los alimentos que nos inducen al atracón, tener un plan alimentario definido”- son los medios para lograr la libertad.  Rebelarse en su contra es demorar o impedir nuestra liberación de la manera compulsiva de comer.

Señor, te pido honestidad para seguir las reglas.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Si sentimos la necesidad de decir algo para encauzar a otro miembro de A.A. por el buen camino, debemos decírselo a él con comprensión y benevolencia, y no con una actitud crítica. Debemos poner todas las cartas sobre la mesa. El programa de  TA  es maravilloso; pero tenemos que seguirlo realmente. Tenemos que marchar de acuerdo todos, o todos nos hundimos. Disfrutamos del privilegio de estar asociados con TA, y tenemos derecho a todos sus beneficios. Pero la murmuración y la crítica no son tolerancia, y la tolerancia es un principio de TA absolutamente necesario para la unidad del grupo.

¿Soy yo tolerante con mis compañeros?

Meditación del Día.

“La fe puede mover montañas”. Esta expresión significa que la fe puede cambiar cualquier situación en el terreno de las relaciones personales. Si se confía en El, Dios muestra la forma para “mover montañas”. Si se es lo bastante humilde para saber lo poco que se puede hacer por sí mismo para cambiar la situación, si se tiene fe suficiente para pedir a Dios que conceda la fuerza que se necesita, y si se es lo bastante agradecido por la gracia que El otorga, se pueden “mover montañas”. Las situaciones mejorarán ante nuestros propios ojos.

Oración del Día.

Ruego, poder tener suficiente fe para hacerme realmente efectivo. Pido poder aprender a depender menos de mí mismo y más de Dios.

Reflexión diaria A.A.

Un don inapreciable

“Para esta etapa, según toda probabilidad, hemos alcanzado hasta cierto punto la liberación de nuestras desventajas más arrolladoras. Disfrutamos de momentos en los cuales hay algo parecido a la verdadera tranquilidad de espíritu. Para aquellos de nosotros que hasta ahora sólo hemos conocido la excitación, depresión o ansiedad (en otras palabras, todos nosotros), esta paz recién encontrada resulta un don inapreciable.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 79

Estoy aprendiendo a “desprenderme” y “dejarlo en manos de Dios”, a tener una mente abierta y un corazón dispuesto a recibir la gracia de Dios en todos mis asuntos; de esta manera puedo experimentar la paz y libertad que vienen como resultado de la entrega. Se ha demostrado que un acto de entrega, que se origina en la desesperación y en la derrota, puede convertirse en un continuo acto de fe, y que la fe significa libertad y victoria.

El lenguaje del adiós.

Basta con ser.

No siempre tenemos claro qué estamos experimentando, o por qué.

En medio de la pena, de la transición, de la transformación, del aprendizaje, de la curación, o de la disciplina, es difícil tener una perspectiva.

Eso es porque aún no hemos aprendido la lección. Estamos en medio de ella. El don de la claridad aún no ha llegado.

Nuestra necesidad de control se puede manifestar como una necesidad de saber exactamente qué está sucediendo.

No siempre podemos saberlo. A veces necesitamos dejarnos ser y confiar en que la claridad vendrá después, en retrospectiva.

Si estamos confundidos, así es como se supone que debemos estar. La confusión es temporal. Luego veremos. La lección, el propósito, se revelará, a su tiempo, a su propio tiempo.

Todo tendrá perfecto sentido, después.

Hoy dejaré de esforzarme en saber lo que no sé, en ver lo que no puedo ver, en entender lo que aún no entiendo.

Confiaré en que es suficiente ser, y dejaré ir mi necesidad de averiguar las cosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: