Corriente Independiente de La Laguna

Julio 11


Comida para el pensamiento.

Metas y fines

La mayoría de nosotros llegamos a este programa con una meta específica en la mente en cuanto a nuestro peso.  Pensábamos que si tan sólo pudiéramos pesar un número ideal de kilos, todos nuestros demás problemas milagrosamente desaparecerían.

Cuando llegamos a la meta del peso, descubrimos que todavía teníamos que seguir viviendo con nosotros mismos y lidiar con nuestros problemas.  Si hemos venido desarrollando un programa sólido mientras bajamos de peso, tenemos una base sobre la cual trabajar para seguir creciendo en lo emocional y en lo espiritual.

Nuestras metas emocionales y espirituales no son estáticas.  Como nunca logramos la perfección, siempre tenemos oportunidad para seguir progresando.  La belleza del programa de TA es que es de por vida; sus posibilidades son ilimitadas.  Conocer la voluntad de nuestro Poder Superior y cumplirla es nuestra última meta, así como la más inmediata.

Que recuerde que Tú eres mi meta hoy y siempre.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

En TA  no tratamos de marcar la senda para el alma humana, ni tratamos de dar testimonio escrito de las obras de la fe. Decimos al recién llegado que hemos renovado nuestra fe en un Poder Superior. Al decírselo, nuestra fe se renueva aún más. Creemos que la fe siempre está al alcance de la mano, esperando a aquellos que quieran escuchar el latido del espíritu. Creemos que existe una fuerza para el bien en el universo y que si nos unimos a esa fuerza, somos llevados hacia delante a una nueva vida.

¿Estoy en esta corriente de bondad?

Meditación del Día.

Dios nos protegerá contra las fuerzas del mal, si confiamos en Él. Mediante el poder de Dios, que fortalece, se puede hacer frente a todo. Una vez que Dios ha puesto en cada uno su marca y sello de propiedad, toda su fuerza habrá de servir y proteger. Hay que recordar que se es hijo del Padre. Hay que darse cuenta que la ayuda del Padre está siempre a disposición de todos sus hijos, para que puedas hacer frente a todo. La voluntad de Dios hace todo lo necesario para el bienestar espiritual, si se desea que Él guíe el camino.

Oración del Día.

Ruego porque pueda confiar en Dios a través de este día. Pido poder sentirme profundamente seguro, sin importar lo que me suceda.

Reflexión diaria A.A.

Un momento crucial.

“Un momento crucial en nuestras vidas tuvo lugar cuando buscábamos la humildad como algo que realmente deseábamos, y no como algo que estábamos obligados a tener.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 80

La manera de vivir de A.A. se convierte en vida de alegría o regreso a la obscuridad y a la desesperación del alcoholismo. La alegría me llega cuando mi actitud concerniente a Dios y a la humildad se torna en actitud de deseo y no de carga.

La obscuridad de mi vida se convierte en luz resplandeciente cuando llego a darme cuenta de que ser honesto y sincero al hacer mi inventario, resulta en una vida llena de serenidad, libertad y alegría. Se profundiza la confianza en mi Poder Superior y un baño de gratitud cae sobre todo mi ser.

Estoy convencido de que ser humilde es ser sincero y honesto respecto a mí mismo y a Dios. Entonces la humildad es algo que “realmente deseo”, y no “algo que debo tener”.

El lenguaje del adiós.

Trae ante Dios cualquier petición.

Trae ante Dios cualquier petición que tengas.

Ninguna petición es demasiado grande; ninguna es demasiado pequeña o insignificante.

Cuán frecuentemente limitamos a Dios al no traer ante Dios todo lo que queremos y necesitamos.

¿Necesitamos ayuda para lograr el equilibrio? ¿Para pasar el día? ¿Necesitamos ayuda con alguna relación en particular? ¿Con un defecto de carácter en particular? ¿Para obtener alguna cualidad de carácter? ¿Necesitamos ayuda para progresar en alguna tarea en particular que nos esté desafiando? ¿Necesitamos ayuda con un sentimiento? ¿Queremos cambiar alguna creencia auto derrotista que nos ha estado desafiando? ¿Necesitamos información, un mayor conocimiento de uno mismo? ¿Apoyo? ¿Un amigo? ¿Hay algo en el universo de Dios que realmente nos pudiera brindar alegría?

Podemos pedirlo. Podemos pedirle a Dios cualquier cosa que queramos.

Pon la petición en manos de Dios, confiando en que ha sido escuchado, y luego suéltala, déjala ir. Déjale la decisión a Dios.

Pedir lo que queremos y necesitamos es cuidar de nosotros mismos.

Confiemos en que el Poder superior al que le hemos entregado nuestra vida y voluntad realmente se preocupa de nosotros y de lo que queremos y necesitamos.

Hoy le pediré a mi Poder Superior lo que quiero y necesito. No exigiré, pediré. Y luego, lo dejaré ir

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: