Corriente Independiente de La Laguna

Archivo para marzo, 2013

Marzo 25


Comida para el pensamiento.

Vive un día a la vez.

“Más vale paso que dure y no trote que canse”. En el pasado tuvimos problemas porque pensamos que teníamos que programar para siempre el resto de nuestras vidas. Eso no funcionó.

Únicamente tenemos que lidiar con los problemas y las alegrías de hoy. Si

tratamos de ver demasiado adelante, perdemos contacto con la realidad del aquí y el ahora. El Señor no hace saber lo que necesitamos saber cuando necesitamos saberlo.

Lo que parece imposible si se ve en su totalidad -escribir un libro, mandar a los hijos a la universidad, guardar abstinencia el resto de nuestras vidas- se hace manejable cuando se va logrando paso a paso, día con día.

Muchas de las cosas que nos preocupan nunca suceden. Cuánto mejor es concentrar nuestras energías en las demandas y en los retos reales de hoy, por insignificantes que parezcan. Cuando le entregamos nuestra vida a nuestro Poder Superior, confiamos en que Él manejará el plan maestro y nos dirigirá en los pequeños detalles de la vida día con día.

Muéstrame, Señor, como vivir mejor cada día. Te dejo a Ti el resto de mis días.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

La fortaleza viene de llegar a creer en un Poder superior que pueda ayudarlo. Usted no puede definir este Poder Superior, pero puede ver cómo ayuda a otros tragones. Los oye usted hablar de él y empieza usted a adoptar la idea. Trata de orar en un momento sereno cada mañana, y comienza a sentirse más fuerte, como si las plegarias hubieran sido escuchadas. Así gradualmente, llega a creer que tiene que haber un Poder en el mundo por encima de usted, que es más fuerte que usted, y al que puede usted acudir en busca de ayuda.

¿Estoy recibiendo yo fortaleza de mi fe en un Poder Superior?

Meditación del Día.

El desarrollo espiritual se logra mediante la persistencia diaria en vivir en la forma que usted cree que Dios quiere que viva. Así como el desgaste de una piedra por el constante goteo del agua, su persistencia diaria desgastará todas las dificultades y obtendrá el éxito espiritual para usted. Jamás titubee en esta diaria y firme persistencia. Siga adelante valerosamente y sin temor. Dios le ayudará y le fortalecerá, en tanto que esté usted tratando de cumplir con su Voluntad.

Oración del Día.

Ruego poder persistir día a día en la obtención de experiencia espiritual. Pido porque pueda hacer de ello una labor de toda la vida.

Reflexión diaria A.A.

Un corazón lleno de gratitud

Me esfuerzo por aferrarme a la verdad de que un corazón lleno y agradecido no puede abrigar grandes presunciones. Rebosante de gratitud, el corazón tiene que latir con un amor que fluye hacia todo lo que nos rodea, la emoción más elevada que jamás podamos experimentar.

TAL COMO LO VE BILL, p. 37

Yo creo que nosotros en Alcohólicos Anónimos somos afortunados por el hecho de que constantemente se nos recuerda la necesidad de estar agradecidos y de cuán importante es la gratitud para nuestra sobriedad. Yo estoy verdaderamente agradecido por la sobriedad que Dios me ha dado por medio del programa de A.A. y me agrada poder devolver lo que libremente se me dio. Estoy agradecido no solamente por la sobriedad, sino por la calidad de vida que me ha traído mi sobriedad. Dios ha tenido la bondad de darme días sobrios y una vida dotada de paz y satisfacción, así como la capacidad de dar y recibir amor, y la oportunidad de servir a otros – en nuestra Asociación, en mi familia y en mi comunidad. Por todo esto, yo tengo “un corazón lleno de gratitud”.

El lenguaje del adiós.

Deja ir la preocupación.

¿Qué tal si supiéramos que todo aquello por lo que nos hemos preocupado hoy se va a solucionar de la mejor manera? ¿Qué tal si…. tuviéramos la garantía de que el problema que nos está molestando será resuelto de la forma más perfecta, y en el momento más adecuado posible? Y lo que es más, ¿ qué tal si supiéramos que dentro de tres años estaríamos agradecidos por ese problema y por su solución?¿ Qué tal si… supiéramos que hasta el peor de nuestros miedos se resolverán para bien nuestro?¿Qué tal si… tuviéramos la garantía de que todo lo que está ocurriendo y todo lo que ha ocurrido en nuestra vida ha tenido que pasar, ha sido planeado para cada uno de nosotros y es lo que más nos conviene?¿Qué tal si… tuviéramos la garantía de que la gente que amamos está experimentando exactamente lo que necesita para convertirse en aquello que estaba destinada a convertirse? Y aún más, ¿qué tal si tuviéramos la garantía de que los otros pueden ser responsables de ellos mismos y nosotros no tenemos que controlarnos ni asumir sus responsabilidades? ¿Qué tal si… supiéramos que el futuro va a ser bueno y que vamos a tener abundancia de recursos y de guía para manejar lo que se nos venga?¿Qué tal si… supiéramos que todo va a estar bien y que no tenemos que preocuparnos por nada? ¿Qué haríamos entonces? Estaríamos libres para dejar ir la preocupación y disfrutar de la vida.

Hoy sabré que no tengo que preocuparme por nada. Si me preocupo, lo haré en el entendimiento de que estoy eligiendo preocuparme, y que esto no es necesario.

Marzo 24


Comida para el pensamiento.

Acción

Nuestro programa es de Acción. De nada sirve desarrollar un nuevo nivel de conciencia si no tomamos acciones nuevas adecuadas. Cuando nos concientizamos del daño causado por la manera compulsiva de comer y nos damos cuenta de que TA tiene la respuesta a nuestro problema, nos ponemos en acción acudiendo a las reuniones, haciendo llamadas telefónicas y siguiendo los Pasos. Llevamos a cabo un plan alimentario y nos abstenemos de comer compulsivamente.

Hacer un inventario, admitir nuestros errores y reparar daños implica ponernos en acción. Nuestro Poder Superior nos da valor para cambiar aquello que podamos. Nos da confianza para involucrarnos en nuevas actividades para ser más asertivos, para hacer nuevas amistades para volver a la escuela, para cambiar de  trabajo.

Al abstenernos de la forma de comer que nos había paralizado, tenemos fuerza y energía para hacer cosas nuevas. Paso a paso se nos conduce a la acción. No movernos de acuerdo con la dirección de Dios, tal como cada quien lo concibe, es ir hacia atrás y estancarnos. Cada acción positiva que tomamos fortalece nuestra recuperación.

Señor, dirige mis acciones.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

La fortaleza viene de hablar honradamente de las propias experiencias con la comida. En religión, se llama confesión; nosotros lo llamamos testimonio o compartir. Usted da un testimonio personal, comparte sus pasadas experiencias, las dificultades en las que se vio envuelto, los hospitales, la rutina de su hogar, el dinero desperdiciado, las deudas, todas las locuras que hizo cuando tragaba. Este testimonio personal descubre las cosas que usted había mantenido ocultas, las expone al aire libre y usted halla descanso y fortaleza.-.

¿Estoy yo recibiendo fortaleza de mi testimonio personal?

Meditación del Día.

Nosotros no podemos conocer completamente el universo. La sencilla realidad es que, incluso, no podemos definir ni el espacio ni el tiempo. Ambos son ilimitados, a pesar de todo lo que podamos hacer para limitarlos. Vivimos en una caja de espacio y de tiempo que hemos elaborado en nuestras propias mentes y de ello depende todo nuestro llamado conocimiento del universo. La pura realidad es que nunca podemos saber todas las cosas, ni estamos hechos para saberlas. Mucho de lo que hay en nuestras vidas tiene que aceptarse bajo la fe.

Oración del Día.

Ruego porque mi fe pueda basarse sobre mi propia experiencia del poder de Dios en mi vida. Pido poder saber esta única cosa por encima de todo lo demás del universo.

Reflexión diaria A.A.

Activo, no pasivo

“El ser humano debe pensar y actuar. No fue creado a la imagen de Dios para ser un autómata”.

TAL COMO LO VE BILL, p. 55

Antes de unirme a A.A. a menudo no reflexionaba sino que reaccionaba ante las situaciones y la gente. Cuando no reaccionaba, actuaba de una forma mecánica. Después de unirme a A.A. empecé a buscar una orientación diaria de un Poder Superior a mí mismo, y a aprender a estar atento a esa orientación. Luego empecé a tomar decisiones y a llevarlas a cabo, en vez de reaccionar ante ellas. Los resultados han sido constructivos; ya no permito que otros tomen decisiones por mí y que luego me critiquen por ello.

Hoy – y todos los días – con el corazón lleno de gratitud y el deseo de que la voluntad de Dios se haga por medio de mí, mi vida es digna de compartir, especialmente con mis compañeros alcohólicos. Sobre todo, si yo no hago una religión de nada ni siquiera de A.A., entonces puedo ser un cauce abierto para la expresión de Dios.

El lenguaje del adiós.

Apreciémonos a nosotros mismos.

“Nosotros somos lo más grande que alguna vez pueda sucedernos.

Créelo. Esto hace la vida mucho más fácil.”

Ya no seas codependiente.

Ya es tiempo de parar esa tontería de andar por ahí criticándonos a nosotros mismos.

Quizá hayamos caminado la mayor parte de nuestra vida pidiendo disculpas directa o indirectamente, sintiéndonos menos valiosos que los otros, creyendo que ellos saben más que nosotros y creyendo que de alguna manera los otros tienen derecho a estar aquí y nosotros no.

Tenemos derecho a estar aquí.

Tenemos derecho a ser nosotros mismos.

Estamos aquí. Hay un propósito, una razón, una intención para nuestra vida. No tenemos por qué disculparnos por estar aquí o por ser lo que somos

Somos suficientemente buenos y merecedores.

Los otros no tienen nuestra magia. Nosotros la tenemos. Está en nuestro interior.

No importa lo que hayamos hecho en el pasado. Todos tenemos un pasado, entretejido de errores, éxitos y experiencias de aprendizaje. Tenemos derecho a nuestro pasado. Es nuestro. Ha trabajado para moldearnos y para formarnos. A medida que progresemos en este viaje, veremos cómo cada una de nuestras experiencias se volteará y será usada para nuestro bien.

Ya hemos pasado demasiado tiempo sintiéndonos avergonzados, disculpándonos y dudando de nuestra belleza interior. Hay que acabar con eso. Dejarlo ir. Es un lastre innecesario. Los otros tienen derecho, pero nosotros también. No somos ni más ni menos que ellos.

Somos iguales. Somos quienes somos. Para eso fuimos creados, y eso era lo que debíamos ser.

Eso, mi amigo, es un regalo maravilloso.

Dios mío, ayúdame a adueñarme de mi poder para amarme y apreciarme a mí mismo. Ayúdame a valorarme en vez de buscar que los otros lo hagan.

Marzo 23


Comida para el pensamiento.

Conciencia

Tener conciencia es estar concentrados y estar vivos. Si estamos verdaderamente alertas a lo que está sucediendo dentro de nosotros y a nuestro alrededor, nunca nos aburriremos. Al seguir el programa de TA, desarrollamos una mayor conciencia de nosotros mismos, de los demás y de nuestro Poder Superior.

A veces, esta nueva conciencia nos causa dolor; nos damos cuenta de que nos han herido y de que hemos lastimado a otras personas. Por medio de nuestros inventarios diarios, reconocemos los defectos y errores que quizá ignoramos en el pasado. A menudo ya es demasiado tarde para reparar el daño causado por nuestra manera compulsiva de comer y por nuestro egocentrismo en general.

Aquí es donde rezamos para aceptar lo que no se puede cambiar y para tener valor para reparar el daño cuando podamos hacerlo. Por tanto, es importante dejar atrás el pasado y concentrarnos en estar más conscientes ahora, hoy mismo, para no cometer de nuevo los mismos errores.

Cuando no estamos aletargados por el exceso de comida y por los alimentos inadecuados, somos mucho más perceptivos y conscientes en todos los aspectos de nuestras vidas. Nuestras experiencias son más ricas y estamos mejor capacitados para crecer y cambiar.

Oro pidiendo tener mayor conciencia.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

La fortaleza proviene del compañerismo que se encuentra cuando se llega a TA. Tan sólo el hecho de estar con hombres y mujeres que han encontrado el camino da una sensación de seguridad. Se escucha a los que toman la palabra, se platica con otros miembros y se absorbe la atmósfera de confianza y esperanza que se halla en ese lugar.

¿Estoy recibiendo fortaleza de la compañía con otros miembros de TA.?

Meditación del Día.

Dios está con nosotros para bendecirnos y ayudarnos. Su espíritu nos rodea. No hay que vacilar en la fe o en las plegarias. Toda la fuerza es del Señor. Hay que decirse esto con frecuencia a uno mismo. Hay que decirlo hasta que el alma cante de gozo por la seguridad y fuerza personal que ello significa. Hay que decirlo hasta que la misma fuerza de la expresión rechace y elimine todos los males que haya en contra. Hay que utilizarla como un grito de guerra. El Señor es todopoderoso. Entonces se pasará a la victoria sobre los pecados y tentaciones y se comenzará a vivir una vida victoriosa.

Oración del Día.

Ruego porque con la fuerza proveniente de Dios pueda llevar una vida plena. Pido poder llevar una vida victoriosa.

Reflexión diaria A.A.

…no debe haber mas reservas

Hemos visto esta verdad demostrada una y otra vez, “Una vez alcohólico, alcohólico para siempre” . . . Si estamos haciendo planes para dejar de beber, no debe haber reserva de ninguna clase, ni ninguna idea oculta de que algún día seremos inmunes al alcohol . . . Para estar gravemente afectado no es necesario que uno haya estado bebiendo durante mucho tiempo, ni que beba tanto como lo hicimos algunos de nosotros. Esto es particularmente cierto en las mujeres. Las potencialmente alcohólicas a veces se vuelven verdaderamente tales, y en unos cuantos años su caso está muy avanzado.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 31

Estas palabras las tengo subrayadas en mi libro. Son ciertas para hombres y mujeres alcohólicos. En muchas ocasiones yo he abierto mi libro en esta página y he reflexionado sobre este pasaje. Nunca tengo que engañarme a mí misma recordando mis a veces diferentes maneras de beber, o creyéndome “curada”. Prefiero pensar que, si la sobriedad es un regalo de Dios para mí, entonces mi vida sobria es mi regalo para Dios. Espero que Dios esté tan feliz con Su regalo como yo lo estoy con el mío.

El lenguaje del adiós.

Las reacciones de los demás cuando fijamos límites

“Necesitamos saber cuán lejos iremos, y cuán lejos le permitiremos ir a los demás con nosotros. Una vez que entendamos esto, podemos ir dondequiera.”

Más allá de la codependencia

Cuando nos adueñamos de nuestro poder para cuidar de nosotros mismos–fijar un límite, decir “no”, cambiar un antiguo patrón de conducta- podremos obtener una reacción airada por parte de algunas personas. Eso está bien. No tenemos por qué dejar que sus reacciones nos controlen, nos detengan o influyan sobre nuestra decisión de cuidar de nosotros mismos.

No tenemos por qué controlar sus reacciones ante nuestro proceso de auto cuidado. Esa no es nuestra responsabilidad. Tampoco tenemos porqué esperar que ellos no reaccionen.

La gente reaccionará cuando hagamos las cosas de distinta manera o cuando tomamos una acción asertiva para cuidar de nosotros mismos, particularmente si nuestra decisión les afecta de alguna manera.

Déjalos que sientan lo que quieran. Pero sigue tu camino, de todos modos.

Si la gente está acostumbrada a que nos comportemos de cierta forma, intentará convencernos de seguir siendo así para evitar que el sistema cambie. Si la gente está acostumbrada a que nosotros digamos “si” todo el tiempo, puede empezar a murmurar y a refunfuñar cuando digamos “no”. Si la gente está acostumbrada a que nosotros asumamos sus responsabilidades, sentimientos y problemas, podrían reaccionar airadamente cuando dejemos de hacerlo. Eso es normal. Podemos aprender a vivir con un poco de reacciones adversas en nombre de nuestra salud mental. No con abuso, acuérdate, con reacciones adversas

Si la gente está acostumbrada a controlarnos a través de la culpa, de la bravata y de fastidiar, puede intensificar sus esfuerzos cuando cambiamos y nos rehusamos a que nos controlen. Eso está bien.

Eso también es una reacción airada.

No tenemos por qué dejar que las reacciones adversas nos hagan volver a los viejos procederes si hemos decidido que queremos y necesitamos cambiar. No tenemos por qué reaccionar a las reacciones airadas ni prestarles demasiada atención. No la merecen. Irán muriendo solas.

 

Hoy no haré caso a ninguna reacción adversa que reciba por estar cambiando mi comportamiento o por estar haciendo otros esfuerzos por ser yo mismo.

Marzo 22


Comida para el pensamiento.

La abstinencia es un estilo de vida

Cada mañana, al despertarnos, damos gracias por otro día de abstinencia. Nuestros cuerpos se sienten bien, funcionan bien y se ven mejor. Regresar a nuestra antigua manera de comer en forma compulsiva sería renunciar a la nueva salud y paz interior que hemos adquirido a través de TA.

No queremos dar marcha atrás. Estamos aprendiendo un nuevo estilo de vida, que es infinitamente preferible al antiguo. Par poder mantener la abstinencia y seguir progresando, necesitamos de un programa. Para la mayoría de nosotros, esto implica seguir a diario los Doce Pasos.

Los padrinos de programa no pueden ayudar con este nuevo estilo de vida. Otros miembros de TA comparten con nosotros su experiencia y nos confían lo que les ha funcionado a ellos. La mayoría descubrimos que necesitamos la parte espiritual del programa para seguir guardando la abstinencia. Abstenernos meramente para controlar el peso no basta.

Para conservar lo que TA nos ha dado, necesitamos compartirlo con los demás. Descubrimos que, entre más damos, más progresamos en nuestro programa.

La abstinencia no es sacrificio; es crecimiento y vida.

Estoy agradecido por esta nueva vida.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Todos estamos buscando la fortaleza para sobreponerse a la tragazón. Un compañero llega a TA. y su primera pregunta es ¿Cómo adquiero la fortaleza para dejar de tragar? Al principio le parece que jamás obtendrá la fortaleza necesaria. Ve miembros más antiguos que han hallado la fuerza que él está buscando, pero no sabe mediante qué proceso la obtuvieron. Esta fortaleza necesaria llega por muchos caminos.

¿He hallado yo la fortaleza que necesito?

Meditación del Día.

No hay una necesidad espiritual que Dios no pueda atender. La necesidad fundamental es una necesidad espiritual; la necesidad de fortaleza para vivir la vida buena. El mejor apoyo espiritual es percibido cuando se desea transmitirlo a otras personas. Se recibe ampliamente, si al mismo tiempo se concede. Dios concede fortaleza a medida que ésta se transmite a otras personas. Esta fortaleza significa mayor salud; mayor salud quiere decir una mejor labor y una mejor labor implica un mayor número de personas ayudada. Y es así como se tiene un constante apoyo para hacer frente a todas las necesidades espirituales.

Oración del Día.

Ruego porque cada una de todas mis necesidades espirituales sea provista por Dios. Pido poder hacer uso de la fortaleza que recibo para ayudar a otros.

Reflexión diaria A.A.

No mas peleas

“Y hemos cesado de pelearnos con todo y con todos, aun con el alcohol.”

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 79

Cuando A.A. me encontró, yo creía que me esperaba una lucha, y que A.A. me daría la fortaleza que necesitaba para vencer al alcohol. Victorioso en esa pelea, quién sabe qué otras batallas podría ganar. Pero tendría que ser fuerte. Todas mis previas experiencias en la vida lo habían demostrado. Hoy yo no tengo que pelear ni ejercer mi voluntad. Si doy esos Doce Pasos y dejo que mi Poder superior haga el verdadero trabajo, mi problema con el alcohol desaparece por sí mismo. Mis problemas de la vida también cesan de ser batallas. Yo sólo tengo que preguntar si es aceptación – o cambio – lo que se requiere. No es mi voluntad, sino Su voluntad lo que hay que hacer.

El lenguaje del adiós.

Deja el papel de víctima

Está bien tener un buen día. Realmente está bien.

Está bien que te esté yendo bien y que sientas que tu vida es gobernable y que vas por buen camino.

Muchos de nosotros hemos aprendido, como parte de nuestra conducta de supervivencia, que la manera de obtener la atención y la aprobación que queremos es siendo víctimas. Si la vida es espantosa, difícil, ingobernable, demasiado dura, injusta, entonces, pensamos, los otros nos aceptarán, les agradaremos, nos aprobarán.

Podemos haber aprendido esto por haber vivido y habernos relacionado con gente que también aprendió a sobrevivir siendo víctima.

Nosotros no somos víctimas. No necesitamos ser victimados. No necesitamos estar desvalidos y fuera de control para obtener la atención y el amor que anhelamos. De hecho, el tipo de amor que buscamos no se puede obtener de otra manera.

Podemos conseguir el amor que realmente queremos y necesitamos sólo cuando nos adueñamos de nuestro poder. Aprendemos que podemos pararnos sobre nuestros pies, aunque a veces nos sintamos bien al apoyarnos un poquito. Aprendemos que la gente en quien nos estamos apoyando no nos está deteniendo. Está parada junto a nosotros.

Todos tenemos días malos, días en que las cosas no van como nos gustaría, días en que sentimos tristeza y miedo. Pero podemos lidiar con nuestros días malos y con nuestros sentimientos más oscuros de manera que reflejan responsabilidad por uno mismo más que victimización.

También está bien tener días buenos. Quizá no tengamos tanto de qué hablar, pero tendremos más qué disfrutar.

Dios mío, ayúdame a dejar ir mi necesidad de ser la víctima. Ayúdame a dejar ir mi creencia de que para ser amado y captar la atención necesito ser una víctima. Rodéame de gente que me ame cuando me adueñe de mi poder. Ayúdame a empezar a tener días buenos y a disfrutar.

Marzo 21


Comida para el pensamiento.

Dejamos ir

Al admitir que somos incapaces de gobernar nuestras vidas, nos disponemos a que un Poder Superior se haga cargo de ellas. Pero antes de que podamos beneficiarnos totalmente de la dirección de Dios debemos abandonar por completo la idea de que nosotros somos quienes tenemos el control.

Decimos que somos comedores compulsivos agradecidos porque si no hubiera sido por la incapacidad para controlar lo que comíamos y por el resultante desorden en nuestras vidas, quizá nunca nos hubiéramos dado cuenta de nuestra necesidad de “abandonarnos y dejar en nuestro lugar a Dios”.

Cuando le entregamos nuestros problemas a nuestro Poder Superior, se lo dejamos a Él para que los maneje como quiera. Si toamos de nuevo el problema, somos como el niño que le ha dado a su padre un juguete a arreglar, pero que se lo arrebata antes de que lo haya reparado.

Si hubiéramos sido capaces de solucionar nuestros problemas solos, a nuestro modo, no estaríamos dentro de este programa. Como sabemos que necesitamos ayuda, estamos dispuestos a dejar el control y aprobar la manera de actuar de Dios.

Que pueda yo dejar ir mis problemas para que Tú puedas dirigir mi vida.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

En TA. nos olvidamos del futuro. Sabemos por experiencia que, a medida que pasa el tiempo, el futuro se ocupa de sí mismo. Todo marcha bien mientras permanezcamos sobrios. Pensar en hoy es todo lo que necesitamos. Cuando nos levantamos por la mañana y vemos brillar el sol por la ventana, damos gracias a Dios por habernos concedido otro día que disfrutar, porque nos hallamos sobrios; una oportunidad de ayudar a alguien.

¿Sé que este día es todo lo que tengo y que, con la ayuda de Dios, puedo permanecer sobrio hoy?

Meditación del Día.

Todo está fundamentalmente bueno. No quiere esto decir que todo está bien en la superficie de las cosas, pero significa que Dios está en su cielo y el Él tiene un propósito para el mundo que, con el tiempo, surtirá efecto cuando un número suficiente de seres humanos esté dispuesto a seguir Su camino. “Soportar el mundo como traje cómodo”  significa no verse trastornado por la falsedad superficial de las cosas, sino sentirse profundamente seguro de la bondad y propósito fundamental.

Oración del Día.

Ruego porque Dios pueda estar conmigo en mi paso a través del mundo. Pido saber que Dios está planeando ese paso.

Reflexión diaria A.A.

Bienestar material o espiritual

“Se nos quitará el miedo . . . a la inseguridad económica.”

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 78

Reducir o eliminar el temor y ver mejorar las circunstancias económicas son dos cosas diferentes. Cuando yo era principiante en A.A. tenía estas dos ideas confundidas. Creía que el temor me abandonaría solamente cuando empezara a hacer dinero. Sin embargo, un día cuando estaba rumiando mis dificultades financieras, una línea del Libro Grande saltó a mis ojos: “Para nosotros, el bienestar material siempre siguió al espiritual; nunca lo precedió” (p. 117). De pronto me di cuenta de que esta promesa era una garantía. Vi que ponía las prioridades en el orden correcto, que el progreso espiritual haría disminuir ese terrible temor a ser indigente, justamente como hace disminuir muchos otros temores.

Hoy trato de usar los talentos que Dios me dio para beneficiar a otros. Me he dado cuenta de que eso es lo que otros han valorado siempre. Trato de recordar que yo ya no trabajo para mí. Solamente disfruto de la riqueza que Dios ha creado, nunca he sido “propietario” de ella. El propósito de mi vida está mucho más claro cuando yo sólo trabajo para ayudar, no para poseer.

El lenguaje del adiós.

Consideremos los compromisos.

Presta atención a tus compromisos.

Aunque muchos de nosotros le tememos al compromiso, es bueno sopesar el costo de cualquier compromiso que estemos considerando.

Necesitamos sentirnos permanentemente de acuerdo en que ese compromiso sea adecuado para nosotros.

Muchos de nosotros tenemos una historia de brincar -de echarnos de cabeza- a compromisos sin sopesar el costo y las posibles consecuencias de ese compromiso en particular. Cuando nos lo echamos encima, nos damos cuenta de que en realidad no queremos ese compromiso y nos sentimos atrapados.

Algunos de nosotros nos puede llegar a asustar perder una oportunidad en particular si no nos comprometemos. Es cierto que perderemos determinadas oportunidades si no estamos dispuestos a comprometernos. Pero seguimos teniendo la necesidad de sopesar el compromiso. Seguimos teniendo necesidad de tener bien claro si ese compromiso nos parece adecuado para nosotros. Si no lo es, necesitamos ser directos y honestos con nosotros mismos y con los demás.

Se paciente. Escudriña en tu alma. Espera hasta tener una clara respuesta. No necesitamos echarnos encima compromisos en un estado de urgencia o de pánico, sino con la callada confianza de que aquello a lo que nos estamos comprometiendo es adecuado para nosotros.

Si algo en nuestro interior dice “no”, encuentra valor para confiaren esa voz.

Esta no es nuestra última oportunidad. No es la única oportunidad que vamos a tener. Que no te entre el pánico. No tenemos que comprometernos a lo que no nos parezca bien, aunque tratemos de decirnos a nosotros mismos que debería estar bien y que deberíamos comprometernos a ello.

Con frecuencia, en cuanto los compromisos, podemos confiar más en nuestra intuición que en nuestro intelecto.

En la emoción de establecer un compromiso y un comienzo podemos pasar por alto las realidades de en medio. Eso es lo que necesitamos considerar.

No tenemos por qué comprometernos por una sensación de urgencia, por impulsividad o por miedo. Tenemos derecho a preguntar, ¿será esto bueno para mi? Tenemos derecho a preguntar si ese compromiso nos parece bien.

Hoy, Dios mío, guíame al establecer compromisos. Ayúdame a decir “si” a lo que más me conviene y “no” a lo que no. Lo consideraré seriamente antes de comprometerme con cualquier actividad o persona.

Me tomaré tiempo para considerar si ese compromiso es realmente loque quiero.

Marzo 20


24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando tragábamos, acostumbrábamos preocuparnos por el futuro. La preocupación es un terrible castigo mental: ¿qué va a pasar conmigo? ¿Dónde acabaré? ¿En el hospital, en el manicomio? Podemos vernos resbalar yendo cada vez peor y nos preguntaremos ¿Cuál será el final? Algunas veces estamos tan desanimados al pensar en el futuro que acariciamos la idea del suicidio.

¿He dejado en TA. de preocuparme acerca del futuro?

Meditación del Día.

Funcionar tan sólo en un plano material me aparta de Dios. Tengo que tratar también de funcionar en un plano espiritual. Funcionar en un plano espiritual, así como en un plano material, hará de la vida lo que debe ser. Todas las actividades materiales por sí solas carecen de valor. Pero todas la actividades, aparentemente triviales o aparentemente muy importantes, son iguales si van guiadas por el espíritu de Dios. Tengo que tratar de obedecer a Dios como esperaría que un sirviente fiel y complaciente cumpliera con las indicaciones mías.

Oración del Día.

Ruego porque la corriente del espíritu de Dios pueda llegar a mí a través de muchos conductos. Pido poder funcionar tanto en un plano espiritual como en un plano material.

Reflexión diaria A.A.

El amor y la tolerancia

El amor y la tolerancia para con otros son nuestro código.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 79

Me he dado cuenta de que tengo que perdonar a otros en todas las situaciones a fin de mantener un verdadero progreso espiritual. Puede que, a primera vista, la importancia vital del perdón no me resulte obvia, pero mis estudios me dicen que todo gran maestro espiritual ha insistido fuertemente en ello.

Tengo que perdonar las injurias, no solamente con palabras, o por cumplido, sino con mi corazón. No hago esto en beneficio de la otra persona, sino por el mío propio. El resentimiento, la ira o el deseo de ver que alguien sea castigado, son cosas que corrompen mi alma. Tales cosas me encadenan a mis dificultades. Me atan a otros problemas que no tienen nada que ver con mi problema original.

El lenguaje del adiós.

Liberar

Deja que se vayan los miedos.

Deja ir también cualquier creencia negativa, limitante, autodestructiva que esté enterrada en tu subconsciente. Estas creencias pueden ser acerca de la vida, del amor o de ti mismo. Las creencias crean la realidad.

Déjalos ir. Por profundos que estén enterrados tus miedos, resentimientos y creencias negativas, déjalos ir todos. Deja que aflore la creencia o el sentimiento. Acéptalos; ríndete ante ellos.

Siente la incomodidad o el desasosiego. Luego, déjalos ir. Deja que las nuevas creencias reemplacen a las viejas. Deja que la paz y la alegría reemplacen el miedo.

Date a ti mismo y a tu cuerpo permiso de dejar ir los miedos, resentimientos y creencias negativas. Libera todo aquello que ya note resulta útil. Confía en que estás siendo curado y preparado para recibir lo bueno.

Hoy, Dios mío, ayúdame a disponerme a dejar ir los viejos sentimientos y creencias que me puedan estar lastimando. Suavemente apártalos de mí y reemplázalos con creencias y sentimientos nuevos.

Me merezco lo mejor que la vida y el amor pueden ofrecer. Ayúdame a creerlo.

Marzo 19


Comida para el pensamiento.

Fortaleza

En el pasado, confiábamos en nuestras propias fuerzas para ir adonde queríamos ir. Nos daba miedo, ya que en el fondo sabíamos cuán débiles y poco confiables eran nuestras fuerzas.

Cuando entregamos nuestras vidas, ya no tuvimos que ir solos. Hicimos contacto con el depósito de fortaleza sin límite que nos da nuestro Poder Superior, y cuando funcionamos bajo Su guía, nos sentimos confiados. Lo que nosotros solos no podemos, logramos hacerlo cuando admitimos nuestra debilidad y pedimos ayuda.

Por medio de la práctica del programa de TA y a través de un contacto más estrecho con nuestro Poder Superior, podemos descubrir que estamos caminando en una nueva dirección. Las cosas que creímos que queríamos pueden resultar innecesarias, y quizá tengamos nuevas metas. Adonde sea que nos lleve nuestro camino, tendremos la fortaleza que necesitamos, ya que ésta no proviene de nosotros, sino de un Poder que es superior a nosotros mismos.

Señor, necesito Tu fortaleza.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando tragábamos solíamos estar avergonzados del pasado. El remordimiento es un terrible castigo mental. Avergonzados de nosotros mismos por las cosas que hemos dicho y hecho, temerosos de dar la cara a la gente por lo que pudiera pensar de nosotros, temerosos de las consecuencias de lo que hicimos cuando estábamos tragados, es como hemos vivido durante mucho tiempo. En TA. olvidamos el pasado.

¿Creo yo que Dios me ha perdonado por todo lo que he hecho en el pasado, sin importar cuan negro fuese, siempre que esté tratando honradamente de hacer hoy bien las cosas?

Meditación del Día.

El espíritu de Dios está con nosotros durante todo el día. No tenemos pensamientos, planes, impulsos, emociones, que Él no conozca. A Él no se le puede ocultar nada. No hay que comportarse únicamente conforme a lo que el mundo ve, y no hay que depender de la aprobación o desaprobación de los hombres. Dios ve en secreto, pero recompensa abiertamente. Si se está en armonía con el Espíritu Divino, haciendo todo lo posible por vivir en la forma en que se crea que Dios desea que se viva, se disfrutará de paz.

Oración del Día.

Ruego porque siempre pueda sentir la presencia de Dios. Pido poder darme cuenta de esta presencia constantemente durante todo el día.

Reflexión diaria A.A.

La oración da resultados

Se ha dicho que “los únicos que se burlan de la oración son aquellos que nunca

la han practicado lo suficiente”.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 104

Por haberme criado en un hogar agnóstico, yo me sentía algo ridículo cuando traté de orar por primera vez. Sabía que había un Poder Superior que obraba en mi vida – ¿de qué otra manera estaría sobrio? – pero ciertamente no estaba convencido de que él/ella/ello quisiera escuchar mis oraciones. La gente que tenía lo que yo quería, decía que la oración era una parte importante de la práctica del programa, así que seguí haciéndolo. Con la determinación de orar diariamente, me sorprendió ir encontrándome cada vez más sereno y cómodo con mi lugar en el mundo. En otras palabras, la vida se me hizo más fácil y menos penosa. todavía no estoy seguro de quién o qué escucha mis oraciones, pero nunca dejaré de decirlas por la simple razón de que dan resultado.

El lenguaje del adiós.

Quítate de en medio

“No quisiera estar en el medio, pero…” es señal de que nos hemos puesto justo en medio en una situación.

No tenemos por qué vernos en medio de los asuntos, problemas o comunicación de otras personas. Podemos dejar que los demás asuman su responsabilidad hacia sí mismos en sus relaciones. Podemos dejar que resuelvan solos los asuntos entre sí.

Ser un pacificador no significa que nos pongamos en medio. Somos portadores de paz, permaneciendo en paz con nosotros mismos y no armando alborotos. Somos pacificadores cuando no causamos el caos adicional que se crea al ponernos en medio de los asuntos y las relaciones de otras personas.

No te pongas en medio a menos que quieras estar ahí.

Hoy me negaré a aceptar cualquier invitación a ponerme en medio de los asuntos, circunstancias y relaciones de otras personas. Confiaré en que ellas solucionarán sus propios asuntos, incluyendo las ideas y sentimientos que quieran comunicarse entre sí.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: