Corriente Independiente de La Laguna

Febrero 10


Comida para el pensamiento.

Escribe antes de comer

Cuando te sientas tentado a comerte un bocado extra, detente y ponte en contacto con otro miembro de TA. Si no puedes decidirte hacer la llamada, o si la haces y aun así quieres comer, trata entonces de escribir.

Antes de comer un bocado, escribe exactamente cómo te estás sintiendo, qué es lo que crees que ganarás con esa comida extra, cuál será el resultado probable y cómo te sentirás dentro de una hora. Es buena idea tener a la mano un bloc de notas en la cocina; puedes tomar el lápiz en vez de un bocado.

A menudo, el proceso de escribir con exactitud cómo te estás sintiendo en ese momento bastará para revelar las emociones ocultas que se están disfrazando de hambre y de deseo de comer. Quizá descubras que estás enojado, o que tienes miedo, o que te sientes solo. Escribe los sentimientos y luego las consecuencias de haber comido a causa de ellos.

Señor, dame conocimiento de mí mismo y auto comprensión.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Puesto que me di cuenta que me había convertido en un enfermo tragón y que jamás podría tener diversión alguna comiendo compulsivamente, y dado que supe que desde entonces la comida desmedida siempre me causaría dificultades, el sentido común me dijo que lo único que me quedaba era una vida de abstinencia. Pero en T.A. aprendí otra cosa, la cosa más importante que se puede aprender: que podía recurrir a un poder superior para ayudarme a conservarme alejado de ese bocado compulsivo; que podía utilizar ese divino principio del universo y que Dios me ayudaría a vivir una vida abstinente, útil y feliz. Por eso ahora ya no me preocupa el hecho de que jamás podré tragar.

-¿He aprendido que soy mucho más feliz sin el tragar?

Meditación del Día.

Como un árbol, tengo que ser podado de muchas ramas muertas antes de estar preparado para producir buenos frutos. Pienso en las personas transformadas como en los árboles que han sido despojados de sus ramas viejas – podados, cortados y desnudos – pero a través de las ramas oscuras, aparentemente muertas, fluye en silencio la savia nueva hasta que el sol de la primavera acompaña a la nueva vida. Brotan las hojas, los botones, las flores y los frutos; y su renacimiento es mejor por la poda. Sé que estoy en las manos de un jardinero supremo que no comete errores en sus podas.

Oración del Día.

Ruego poder desprenderme de las ramas muertas de mi vida. Pido no lamentar la poda, ya que ello me ayudará a producir mejores frutos más adelante.

Reflexión diaria A.A.

Yo no dirijo el espectáculo.

Cuando nos volvimos alcohólicos, aplastados por una crisis que nosotros mismos nos habíamos impuestos y que no podíamos posponer o evadir, tuvimos que encarar sin ningún temor el dilema de que Dios lo es todo o de otra manera El no es nada. Dios es, o no es. ¿Qué íbamos a escoger?

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 49

Hoy mi elección es Dios. El es todo. Por esto estoy verdaderamente agradecido. Cuando pienso que estoy dirigiendo el espectáculo estoy separando a Dios de mi vida. Yo oro para que pueda recordar esto cuando me permito ser atrapado en mi egoísmo. Lo más importante es que hoy yo esté deseoso de desarrollarme espiritualmente y que Dios se todo. Cuando estaba tratando de dejar de beber por mi propia cuenta, nunca pude; con Dios y con A.A. está dando resultados. Esto parece ser un simple pensamiento para un alcohólico complicado.

El lenguaje del adiós.

Deja ir la tristeza

Un obstáculo para la alegría y el amor puede ser una tristeza no resuelta del pasado. En el pasado nos decíamos a nosotros mismos muchas cosas para negar el dolor: “No duele tanto…. Quizá si espero un poco, las cosas cambiarán… No es para tanto. Puedo con esto… Tal vez si trato de hacer cambiar a la otra persona, no tendré que cambiar yo mismo”.

Negábamos que nos dolía porque no queríamos sentir el dolor. Sin embargo, los asuntos inconclusos no desaparecen. Se siguen repitiendo hasta que captan nuestra atención, hasta que los sentimos, lidiamos con ellos y nos curamos. Esa es una lección que estamos aprendiendo en la recuperación de la codependencia y de problemas propios de hijos de alcohólicos.

Muchos de nosotros no tuvimos las herramientas, el apoyo o la seguridad que necesitábamos para reconocer y aceptar el dolor en nuestro pasado. Está bien. Ahora estamos a salvo. Lentamente, con cuidado, podemos empezar a abrirnos a nuestros sentimientos. Podemos empezar el proceso de sentir lo que hemos negado desde hace tanto tiempo, no para culparnos, no para avergonzarnos, sino para curarnos en preparación para una vida mejor. Está bien llorar cuando necesitemos llorar y sentir la tristeza que muchos hemos guardado durante tanto tiempo. Podemos sentir esos sentimientos y liberarnos de ellos.

El proceso de pena es un proceso de purificación. Es un proceso de aceptación. Nos lleva del pasado al presente y un futuro mejor, un futuro libre de conductas saboteadoras, un futuro que guarda más opciones que nuestro pasado.

Dios mío, mientras vivo el día de hoy, déjame abrirme a mis sentimientos. Hoy, ayúdame a saber que no necesito forzarme ni reprimir la curación que tengo a mi disposición en mi recuperación. Ayúdame a confiar en que si estoy abierto y dispuesto, la curación se dará en forma natural, de una manera que puedo manejar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: