Corriente Independiente de La Laguna

Febrero 1


Comida para el pensamiento.

Estamos aprendiendo

En este programa nunca dejamos de aprender. Asimilar el modo de vivir de TA se lleva tiempo. Algunos empezamos con mayor entusiasmo, esperando lograr de inmediato la perfección. Cuando no es así, tenemos la tentación de darnos por vencidos y volver al viejo y destructivo hábito de comer alimentos inadecuados en cantidades excesivas.

Una de las cosas más importantes que aprendemos en TA es la paciencia para con nosotros mismos. Buscamos el progreso, no la perfección. Trabajamos para lograrlo paso a paso, un día a la vez. Nuestro Poder Superior nos acepta y nos ama como somos ahora, como somos hoy. Al poner nuestras vidas a Su cuidado y pedirle que nos guíe humildemente, nos hacemos receptivos a Sus enseñanzas.

Señor, abre mi cuerpo, mi mente y mi corazón a Tus enseñanzas.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando pensamos en “tragar” estamos pensando en el goce que obtenemos con la comida; el placer, el escape del fastidio, el sentido de auto-importancia y la compañía de otros “tragones”. En lo que no pensamos es en la caída, en la cruda, el remordimiento y el desperdicio de dinero, en enfrentarnos al nuevo día. En otras palabras, cuando pensamos en este “primer bocado” estamos pensando en todas las partidas del activo de la comida, pero en ninguna del pasivo. Realmente ¿qué ha conseguido la comida que hayamos obtenido en T.A.?.

– ¿Creo que el pasivo de la “comida” sobrepasa el activo?

Meditación del Día.

Comenzaré una nueva vida cada día. Apartaré los errores y empezaré de nuevo cada día. Dios siempre me ofrece un nuevo principio. No estaré agobiado ni ansioso. Si la clemencia de Dios fuera solamente para los justos y para aquellos que no han pecado, ¿dónde estaría su necesidad? Creo que Dios nos perdona todos nuestros pecados si estamos tratando sinceramente de vivir hoy en la forma que Él quiere que vivamos. Dios nos perdona mucho y debemos estar muy agradecidos.

Oración del Día.

Ruego porque mi vida no sea destruida por la preocupación, ni el temor ni el egoísmo. Pido poder tener un alma satisfecha, agradecida y humilde.

Reflexión diaria A.A.

Meta: “La cordura”

“. . . el Paso Dos empezó gradual y suavemente a infiltrarse en mi vida. NO sabría decirte en qué día o en qué momento empecé a creer en un Poder Superior a mí mismo, pero puedo afirmarte que ahora si tengo esa creencia”.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 29

“¡Llegué a creer!”.  Yo hablaba de mi creencia cuando me daba la gana o cuando pensaba que quedaría bien. No confiaba realmente en Dios. No creía que El se preocupara por mí. Seguía tratando de cambiar las cosas que no podía cambiar. Gradualmente, con desgana, empecé a entregárselo todo, diciendo: “Tú que eres tan omnipotente, hazte cargo de ello”. Y Él lo hizo.

Empecé a obtener soluciones a mis problemas más difíciles, algunas veces en el momento más inesperado: manejando al trabajo, mientras estaba almorzando, o cuando estaba profundamente dormido.

Me di cuenta de que yo no había pensado en aquellas soluciones – un Poder más grande que yo me las había dado. Llegué a creer.

El lenguaje del adiós.

Paso Dos

“Llegamos al convencimiento de que un Poder Superior podría devolvernos al sano juicio”.

Paso Dos de Al-Anón.

Legamos a crecer en una vida mejor a través del enorme regalo de otras personas de escucharlas, de observarlas, de ver cómo funciona en sus vidas el regalo de la recuperación.

Hay un Poder Superior a nosotros mismos. Hay una verdadera esperanza de que ahora las cosas serán diferentes y mejores para nosotros y para nuestra vida. No estamos dentro de un programa de “hágalo usted mismo”. No tenemos que hacer uso de nuestra fuerza de voluntad para cambiar. No tenemos que forzar a que ocurra nuestra recuperación. No tenemos que obligarnos a salir del estado en que nos encontramos, ya que creemos que hay un Poder que es Superior a nosotros mismos y que este poder es el que obrará en nuestra vida. Este poder hará por nosotros lo que nuestros mayores y más diligentes esfuerzos no pueden conseguir.

Nuestro Poder Superior nos restaurará a una vida sana y beneficiosa.

Lo único que hacemos nosotros es creer en él. Mira. Observa. Ve a la gente que te rodea. Ve cómo se ha curado. Y luego, descubre tu propia fe. Tu propia creencia, tu propia curación.

Hoy, a pesar de mis circunstancias, creeré hasta donde soy capaz que un Poder Superior a mí mismo puede restaurarme a una forma sana de vivir en paz, y que así lo hará. Luego, me relajaré y permitiré que Él lo haga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: