Corriente Independiente de La Laguna

Archivo para febrero, 2013

Febrero 20


Comida para el pensamiento.

Un programa egoísta

Decimos que nuestro programa es egoísta. Es algo que deseamos más que ninguna otra cosa, no sólo para perder peso, sino para sentir paz interior. No nos unimos a TA para darle gusto a nadie más; nuestro propósito principal es hacer lo que creemos es mejor para nosotros mismos.

Empezamos el programa desde donde nos encontramos, y tomamos de él aquellos aspectos que se puedan aplicar a nuestra situación actual. Damos a nuestro grupo y recibimos de él, pero también recordamos que lo mejor que podemos hacer por cualquier otro tragón es practicar la abstinencia.

Hemos descubierto que menospreciarnos no nos hace ningún bien, ni a nosotros mismos ni a nadie más. Si hacemos algo por otra persona, lo cual sinceramente creemos que no nos conviene, nuestro resentimiento aflorará tarde o temprano.

Cuando comíamos en forma compulsiva, a menudo tratábamos de enterrar nuestro resentimiento con comida. En vez de encarar honestamente la ira y la hostilidad, tratábamos de alejarlas comiendo.

El programa de TA nos brinda un camino mejor para lidiar con las emociones negativas, ¡y por razones egoístas necesitamos de este programa!

Que no tenga miedo de reconocer mis necesidades.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

La comida solía ser mi amiga. Yo acostumbraba comer para divertirme en grande. Prácticamente toda la diversión que yo tenía estaba ligada a la comida. Pero llegó el momento en que la comida se transformó en mi enemigo. Ignoro exactamente cuándo la comida se volvió contra mí y se convirtió en mi enemigo; pero sé que sucedió, porque empecé a tener dificultades. Y puesto que ahora me doy cuenta de que comer desordenadamente es mi enemiga, mi fundamental ocupación es mantenerme abstinente. Me gano la vida con el trabajo, pero no es mi fundamental ocupación. Eso es secundario a mi trabajo de mantenerme abstinente.

– ¿Me doy cuenta de que mi fundamental ocupación es mantenerme abstinente?

Meditación del Día.

Puedo depender de Dios para que me proporcione toda la fuerza que necesito para hacer frente a cualquier situación, siempre que yo crea sinceramente en ese poder y lo solicite honradamente, al mismo tiempo haciendo que mi vida se conforme a lo que creo que Dios quiere que sea. Puedo llegar a Dios como un gerente de negocios llegaría ante el propietario del negocio, sabiendo que el exponer ante él el asunto significa la cooperación inmediata, siempre que el mismo amerite tal atención.

Oración del Día.

Ruego porque pueda creer que Dios está preparado y dispuesto a proporcionarme todo lo que necesité. Pido poder solicitar únicamente fe y fortaleza para hacer frente a cualquier situación.

Reflexión diaria A.A.

El don de la risa

“En esta coyuntura, su padrino en A.A. se ríe.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 27

Antes de empezar mi recuperación del alcoholismo, la risa era uno de los sonidos más penosos que conociera. Yo nunca me reía y cualquiera que se riera me parecía que se estaba riendo de mí. Mi ira y la lástima que tenía de mí mismo me privaban de los placeres más sencillos y de la alegría del corazón. Al llegar al fin de mis días de bebedor, ni siquiera el alcohol podía provocar en mí una risita borracha.

Cuando mi padrino de A.A. empezaba a reír y a señalarme esa lástima de mí mismo y los engaños que alimentaban mi ego, me sentía molesto y herido, pero me enseñaba a no tomarlo todo tan en serio y a enfocarme en mi recuperación. Pronto aprendí a reírme de mí mismo y, finalmente, enseñé a reír también a aquellos a quienes yo apadrinaba. Cada día pido a Dios que me ayude a dejar de tomarme a mí mismo demasiado en serio.

El lenguaje del adiós.

Fijemos nuestro propio curso

Somos impotentes ante las expectativas que otras personas tienen de nosotros. No podemos controlar lo que los otros quieren, lo que esperan o lo que quieran que hagamos o seamos.

Podemos controlar cómo respondemos a las expectativas de los demás. Durante el curso de cualquier día, la gente hace demandas acerca de nuestro tiempo, talentos, energía, dinero y emociones. No tenemos por qué decir sí a cada una de sus peticiones. No tenemos por qué sentirnos culpables si decimos que no. Y no tenemos por qué permitir que el alud de exigencias controle el curso de nuestra vida.

No tenemos que pasarnos la vida reaccionando a los demás y al curso que quisieran que tomara nuestra vida. Podemos fijar límites, barreras firmes acerca de qué lejos vamos a ir con los demás. Podemos confiar en nosotros mismos y escucharnos a nosotros mismos. Podemos fijarnos metas y dar una dirección a nuestra vida. Podemos valorarnos a nosotros mismos. Podemos adueñarnos de nuestro poder al tratar con la gente.

Resérvate algo de tiempo. Piensa acerca de lo que tú quieres. Considera cómo afectaría el curso de tu vida el hecho de que respondieras a las necesidades de otros. Vivimos nuestra propia vida no permitiendo que otra gente, ni sus expectativas, ni sus demandas controlen el curso de nuestra vida. Podemos dejar que tengan sus expectativas y que hagan sus demandas; podemos dejar que tengan sus sentimientos. Podemos adueñarnos de nuestro poder para elegir el camino correcto para nosotros.

Hoy, Dios mío ayúdame a adueñarme de mi poder desligándome , y a elegir en paz el curso de acción adecuada para mí. Ayúdame a saber que me puedo desligar de las expectativas y deseos de los demás. Ayúdame a dejar de complacer a otra gente y a empezar a complacerme a mí mismo.

Anuncios

Grupo La Sierra … Ya inició!


Ya inició el Grupo La Sierra de TA en Chihuahua!

Los invitamos a participar en este nuevo grupo!

Febrero 10


Comida para el pensamiento.

Escribe antes de comer

Cuando te sientas tentado a comerte un bocado extra, detente y ponte en contacto con otro miembro de TA. Si no puedes decidirte hacer la llamada, o si la haces y aun así quieres comer, trata entonces de escribir.

Antes de comer un bocado, escribe exactamente cómo te estás sintiendo, qué es lo que crees que ganarás con esa comida extra, cuál será el resultado probable y cómo te sentirás dentro de una hora. Es buena idea tener a la mano un bloc de notas en la cocina; puedes tomar el lápiz en vez de un bocado.

A menudo, el proceso de escribir con exactitud cómo te estás sintiendo en ese momento bastará para revelar las emociones ocultas que se están disfrazando de hambre y de deseo de comer. Quizá descubras que estás enojado, o que tienes miedo, o que te sientes solo. Escribe los sentimientos y luego las consecuencias de haber comido a causa de ellos.

Señor, dame conocimiento de mí mismo y auto comprensión.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Puesto que me di cuenta que me había convertido en un enfermo tragón y que jamás podría tener diversión alguna comiendo compulsivamente, y dado que supe que desde entonces la comida desmedida siempre me causaría dificultades, el sentido común me dijo que lo único que me quedaba era una vida de abstinencia. Pero en T.A. aprendí otra cosa, la cosa más importante que se puede aprender: que podía recurrir a un poder superior para ayudarme a conservarme alejado de ese bocado compulsivo; que podía utilizar ese divino principio del universo y que Dios me ayudaría a vivir una vida abstinente, útil y feliz. Por eso ahora ya no me preocupa el hecho de que jamás podré tragar.

-¿He aprendido que soy mucho más feliz sin el tragar?

Meditación del Día.

Como un árbol, tengo que ser podado de muchas ramas muertas antes de estar preparado para producir buenos frutos. Pienso en las personas transformadas como en los árboles que han sido despojados de sus ramas viejas – podados, cortados y desnudos – pero a través de las ramas oscuras, aparentemente muertas, fluye en silencio la savia nueva hasta que el sol de la primavera acompaña a la nueva vida. Brotan las hojas, los botones, las flores y los frutos; y su renacimiento es mejor por la poda. Sé que estoy en las manos de un jardinero supremo que no comete errores en sus podas.

Oración del Día.

Ruego poder desprenderme de las ramas muertas de mi vida. Pido no lamentar la poda, ya que ello me ayudará a producir mejores frutos más adelante.

Reflexión diaria A.A.

Yo no dirijo el espectáculo.

Cuando nos volvimos alcohólicos, aplastados por una crisis que nosotros mismos nos habíamos impuestos y que no podíamos posponer o evadir, tuvimos que encarar sin ningún temor el dilema de que Dios lo es todo o de otra manera El no es nada. Dios es, o no es. ¿Qué íbamos a escoger?

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 49

Hoy mi elección es Dios. El es todo. Por esto estoy verdaderamente agradecido. Cuando pienso que estoy dirigiendo el espectáculo estoy separando a Dios de mi vida. Yo oro para que pueda recordar esto cuando me permito ser atrapado en mi egoísmo. Lo más importante es que hoy yo esté deseoso de desarrollarme espiritualmente y que Dios se todo. Cuando estaba tratando de dejar de beber por mi propia cuenta, nunca pude; con Dios y con A.A. está dando resultados. Esto parece ser un simple pensamiento para un alcohólico complicado.

El lenguaje del adiós.

Deja ir la tristeza

Un obstáculo para la alegría y el amor puede ser una tristeza no resuelta del pasado. En el pasado nos decíamos a nosotros mismos muchas cosas para negar el dolor: “No duele tanto…. Quizá si espero un poco, las cosas cambiarán… No es para tanto. Puedo con esto… Tal vez si trato de hacer cambiar a la otra persona, no tendré que cambiar yo mismo”.

Negábamos que nos dolía porque no queríamos sentir el dolor. Sin embargo, los asuntos inconclusos no desaparecen. Se siguen repitiendo hasta que captan nuestra atención, hasta que los sentimos, lidiamos con ellos y nos curamos. Esa es una lección que estamos aprendiendo en la recuperación de la codependencia y de problemas propios de hijos de alcohólicos.

Muchos de nosotros no tuvimos las herramientas, el apoyo o la seguridad que necesitábamos para reconocer y aceptar el dolor en nuestro pasado. Está bien. Ahora estamos a salvo. Lentamente, con cuidado, podemos empezar a abrirnos a nuestros sentimientos. Podemos empezar el proceso de sentir lo que hemos negado desde hace tanto tiempo, no para culparnos, no para avergonzarnos, sino para curarnos en preparación para una vida mejor. Está bien llorar cuando necesitemos llorar y sentir la tristeza que muchos hemos guardado durante tanto tiempo. Podemos sentir esos sentimientos y liberarnos de ellos.

El proceso de pena es un proceso de purificación. Es un proceso de aceptación. Nos lleva del pasado al presente y un futuro mejor, un futuro libre de conductas saboteadoras, un futuro que guarda más opciones que nuestro pasado.

Dios mío, mientras vivo el día de hoy, déjame abrirme a mis sentimientos. Hoy, ayúdame a saber que no necesito forzarme ni reprimir la curación que tengo a mi disposición en mi recuperación. Ayúdame a confiar en que si estoy abierto y dispuesto, la curación se dará en forma natural, de una manera que puedo manejar.

Febrero 9


Comida para el pensamiento.

No estás solo

En el pasado, quizá hayas librado una batalla solitaria con tu incapacidad para controlar tu manera de comer, con el consiguiente problema de sobrepeso. Quizá hayas pensado que eras la única persona que hacías esas locuras par rellenarte de comida que no necesitabas pero que no podías dejar de comer. Quizá le hayas mentido a los demás acerca de lo que comías, aunque sólo te mentías a ti mismo.

Quizá tus amigos y familiares trataron de ayudarte. Pero a pesar de las mejores intenciones es difícil para alguien que no es comedor compulsivo entender y ayudar completamente a alguien que sí lo es.

En TA se te ha brindado un sistema de apoyo mutuo. Has encontrado gente que te entiende porque es como tú. Todos tenemos el mismo problema, y juntos tenemos la fuerza suficiente para solucionarlo. Usemos la fuerza que nos da el ser miembros de TA y ganemos fuerza a partir de la fuerza superior del grupo.

Que contribuya a la calidez y al apoyo de los miembros de TA.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

En el pasado insistimos en tragar, a pesar de todos los problemas que esto nos ocasionaba. Éramos bastante locos para creer que tragar aún podía ser divertido, a pesar de todo lo que había sucedido. Cuando llegamos a T.A. encontramos muchas personas que, como nosotros, se habían divertido tragando, pero que ahora admitían que la comida descontrolada sólo había llegado a significar una serie de disgustos para ellos. Cuando hallamos que esto le había sucedido a muchas otras personas además de nosotros, nos dimos cuenta de que quizá éramos, después de todo, unos pájaros raros.

-¿He aprendido a admitir que para mí la comida ha dejado de ser divertida y se ha convertido en un grave trastorno?

Meditación del Día.

La cuerda salvavidas, la cuerda de rescate, es la que va del alma a Dios. En un extremo de la cuerda salvavidas se encuentra nuestra fe, y en el otro el poder de Dios. Esta es una fuerte cuerda salvavidas y ninguna alma que esté ligada a Dios mediante ella puede ser abatida. Confiaré en esta cuerda salvavidas y jamás tendré temor. Dios me salvará de hacer lo equivocado, de las preocupaciones y disgustos de la vida. Buscaré a Dios en solicitud de ayuda y confiaré en su apoyo cuando me halle emocionalmente trastornado.

Oración del Día.

Ruego porque ni la falta de fe ni el temor me haga desleal a Dios. Pido poder asirme fuertemente a la cuerda salvavidas de la fe.

Reflexión diaria A.A.

Captar “el aspecto espiritual”

Con tanta frecuencia, sentados en las reuniones de A.A., oímos decir al que habla, “pero no he captado todavía el aspecto espiritual“. Antes de decir esto, él había descrito un milagro de transformación que le había sucedido – no sólo su liberación del alcohol, sino también un cambio total en su actitud sobre la vida y el vivirla. A casi todos que le escuchan les es evidente que él ha recibido un gran regalo espiritual; ” . . . aunque no parece que él lo sepa todavía”. Ya sabemos que este que va ahora dudando, en el plazo de unos seis meses o un año, nos dirá que ha encontrado la fe en Dios.

LENGUAJE DEL CORAZÓN, p. 275

Una experiencia espiritual puede ser la realización de que una vida que en el pasado parecía vacía y desprovista de significado, es ahora alegre y completa. Hoy en mi vida, la oración y meditación diarias, aparejadas con vivir los Doce Pasos, me han traído paz interior y un sentimiento de pertenecer que me faltaba cuando estaba bebiendo.

El lenguaje del adiós.

Condúcete con amor

Cuando la gente con un trastorno compulsivo hace lo que se siente obligado a hacer, no está diciendo que no te ama, está diciendo que no se ama a sí misma.

Ya no seas codependiente.

Las personas suaves, las almas amables, van con amor.

Sí, a veces necesitamos ser firmes, asertivos: en esas épocas en que cambiamos, en que adquirimos una nueva conducta, en que necesitamos convencer a los demás y a nosotros mismos de que tenemos derechos.

Esas épocas no son permanentes. Tal vez necesitemos enojarnos para tomar una decisión o fijar un límite, pero no podemos permitirnos quedar resentidos. Es difícil sentir compasión por alguien que nos está victimizando, pero una vez que nos hemos apartado de nuestro papel de víctimas, podemos encontrar compasión.

Nuestro sendero, nuestro camino, es un camino suave que seguimos con amor, amor a nosotros mismos, amor a los demás. Fijar límites.

Desapegarse. Cuidar de nosotros mismos. Y, tan pronto como sea posible, hacer eso con amor.

Hoy, y cada vez que sea posible, Dios mío, déjame ser gentil conmigo mismo y con los demás. Ayúdame a encontrar el equilibrio entre la acción asertiva emprendida en busca de mis mejores intereses y el amor por los demás. Ayúdame a comprender a que a veces esas dos ideas son una sola. Ayúdame a encontrar el sendero adecuado para mí.

Febrero 8


Comida para el pensamiento.

Lo principal

Todos sabemos que tenemos que pagar un precio por todo lo que vale la pena en la vida. El precio es el principal. No existen las comidas gratuitas. Aunque hayamos aprendido que no podemos superar nuestra manera compulsiva de comer sin el apoyo de nuestro Poder Superior y del grupo de TA, también sabemos que estar en TA no es tener un boleto gratis para mantenernos en el peso ideal. Cada uno de nosotros tenemos que mirar lo principal.

El precio que tenemos que pagar por liberarnos de comer de manera compulsiva es evitar cualquier comida que en lo personal nos lleve a darnos atracones. Es la disciplina cotidiana de comer con medida. No podemos tener una vida nueva libre de la compulsión si seguimos recurriendo a nuestros viejos excesos. No podemos ser libres y comer en exceso al mismo tiempo. Debemos estar dispuestos a pagar el precio.

A medida que día con día guardamos abstinencia, vamos desarrollando nuevos hábitos y nos vamos acostumbrando a vivir sin comida extra, innecesaria. Empezamos a cambiar en forma positiva, constructiva. Día con día, paso a pasito, vamos pagando el precio de nuestro nuevo crecimiento interior y nuestro progreso. ¡Lo que ganamos vale infinitamente más que le precio que pagamos!

Que hoy esté dispuesto a pagar el precio.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Cuando el sol de la mañana se eleva en un día brillante y hermoso, saltamos del lecho. Estamos agradecidos con Dios por sentirnos bien y felices, en lugar de enfermos y a disgusto. La generosidad y la felicidad han llegado a ser para nosotros mucho más importantes que el estímulo de la comida que nos eleva durante un breve rato, pero que al final nos desploma. Desde luego, todos nosotros los tragones nos divertimos mucho tragando. Podríamos admitirlo perfectamente. Podemos volver la vista atrás y contemplar muchas horas buenas antes que llegásemos a ser Tragones. Pero para nosotros, los tragones, llega el momento en que el tragar deja de ser divertido y se transforma en problemas.

– ¿He aprendido que la “tragadera” ya no volverá a ser para mí ninguna otra cosa que problemas?

Meditación del Día.

Tengo que confiar en Dios. Tengo que confiar en Él hasta el máximo. Tengo que depender del Poder Divino en todas las relaciones humanas. Esperaré, confiaré y tendré esperanza hasta que Dios me muestre el camino. Esperaré orientación sobre cualquier decisión importante. Haré frente a la prueba de la espera hasta que una cosa parezca justa antes de hacerla. Toda tarea para Dios tiene que pasar a través de la prueba del tiempo.  Llegará la orientación si la esperamos.

Oración del Día.

Ruego poder pasar la prueba de la espera de la orientación de Dios. Pido no actuar por mí mismo.

Reflexión diaria A.A.

Como convencer al Sr. Hyde?

“Aun entonces, según vamos talando y talando, la paz y la alegría todavía nos eludirán. Este es el punto al que hemos llegado muchos de nosotros veteranos de A.A. Y es un punto literalmente infernal. Cómo conseguir que nuestro inconsciente – de donde surgen todavía muchos de nuestros temores, obsesiones y aspiraciones falsas – esté conforme con lo que realmente creemos, sabemos y queremos. Cómo convencer al “Sr. Hyde”, ese monstruo mudo, feroz y oculto, es nuestra tarea principal.”

LO MEJOR DE BILL, p. 42-43

La asistencia asidua a las reuniones, el servir y ayudar a otros es la receta que muchos han probado y que les ha resultado eficaz.

Cuando me desvío de estos principios, brotan de nuevo mis costumbres del pasado y reaparece mi viejo ser con todos sus temores y defectos. La meta final de todos los miembros de A.A. es la sobriedad permanente, lograda un día a la vez.

El lenguaje del adiós.

Deja ir los sentimientos de culpa

Sentirnos bien con nosotros mismos es una elección que hacemos. Lo mismo ocurre con el hecho de sentirnos culpables. Cuando el sentimiento de culpa es legítimo, actúa como una señal de advertencia, indicando que nos hemos salido del camino. Y ahí termina su propósito.

Revolcarnos en la culpa les permite a los demás controlarnos. Provoca que no nos sintamos tan buenos. Nos impide fijar límites y tomar algún otro curso de acción sano para cuidar de nosotros mismos.

Podemos haber aprendido a sentirnos culpables habitualmente, como una reacción instintiva a la vida. Ahora sabemos que no necesitamos sentirnos culpables. Aunque hayamos hecho algo que viole un valor establecido, el sentimiento prolongado de culpa no soluciona el problema sino que lo prolonga. Así que, mejor repara el daño. Cambia una conducta y, luego, deja ir los sentimientos de culpa.

Hoy Dios mío, ayúdame a disponerme por completo a dejar ir los sentimientos de culpa. Por favor apártalos de mí y reemplázalos con amor a mí mismo.

Febrero 7


Comida para el pensamiento.

La abstinencia es libertad

Al principio, cuando apenas empezamos a practicar la abstinencia, ésta puede parecernos una restricción, una limitación o una negación. No nos gusta la palabra, no nos gusta dejar nuestra comida favorita, no nos gusta medir, pesar y escribir menús. A veces decidimos abstenernos a regañadientes, considerando la abstinencia como un castigo por nuestras pasadas indulgencias y como una amarga medicina para nuestra enfermedad.

Recordemos que a lo que estamos renunciando es a la grasa, al letargo y al antojo incontrolado de más y más comida. No abstenerse es seguir siendo esclavos de la compulsión de comer en exceso. Antes de entrar a TA, no éramos libres. Éramos prisioneros de nuestra compulsión.

La abstinencia no es negación. Es la positiva libertad de la obsesión por la comida y de los efectos debilitadores del comer en exceso. Por medio de la abstinencia nos liberamos para vivir vidas activas, interesantes, satisfactorias. Somos capaces de trabajar y de amar, y de servir y disfrutar de forma nunca antes conocida.

Cuando elegimos la abstinencia, elegimos libertad.

Gracias, Señor, por la libertad.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Un restaurante lleno de hombres y mujeres que van vestidos con trajes de noche parece un lugar muy alegre. Sin embargo, hay que ver a la mañana siguiente los sanitarios de ese club. ¡Qué suciedad! La gente ha estado ensuciando por todos lados, y ¡cómo huele! Ha desaparecido el encanto de la noche anterior y sólo ha quedado el hedor de la mañana siguiente.

En TA. aprendemos a tener una visión en perspectiva de la comida en vez de la visión inmediata. Aprendemos a pensar menos en el placer del instante y más en las consecuencias.

-¿Ha llegado a ser para mi menos importante la noche anterior y más importante la mañana siguiente?.

Meditación del Día.

Solamente unos cuantos pasos más y el poder de Dios será entonces visto y conocido en mi vida. Ahora estoy caminando en la oscuridad, rodeado por las limitaciones del tiempo y el espacio. Pero incluso en esta oscuridad  puedo tener fe que sea una luz que guía mis pasos temerosos. Creo que el poder de Dios irrumpirá a través de la oscuridad y que mis oraciones serán solamente un grito del alma, un grito de esperanza que atravesará esta oscuridad para llegar al divino oído de Dios.

Oración del Día.

Ruego porque el divino poder de Dios ayude a  mi humana debilidad. Ruego porque mi plegaria pueda llegar, a través de la oscuridad, al oído de Dios.

Reflexión diaria A.A.

Un sendero hacia la fe

La verdadera humildad y una mente receptiva nos puede conducir a la fe. Cada una de las reuniones de A.A. es una seguridad adicional de que Dios nos devolverá el sano juicio si logramos relacionarnos adecuadamente con El.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 35

Como resultado de mi última borrachera acabé en el hospital totalmente destrozado. Fue entonces cuando pude ver mi pasado flotar ante mis ojos. Me di cuenta de que, a causa de la bebida, había vivido toda pesadilla que me pudiera haber imaginado. Mi propia obstinación y obsesión de beber me habían llevado a un abismo negro de alucinaciones, lagunas mentales y desesperación. Finalmente derrotado, pedí a Dios que me ayudara. Su presencia me convenció para que creyera. Se me quitó la obsesión de la bebida y, desde entonces, he sido librado de mi paranoia. Ya no tengo miedo. Ya sé que mi vida es sana y cuerda.

El lenguaje del adiós.

Seamos dueños de nuestro poder

Necesitamos hacer una distinción entre la impotencia y la posesión de nuestro poder.

El primer paso en la recuperación es aceptar nuestra impotencia. Hay algunas cosas que no podemos hacer, no importa cuán duro o prolongadamente tratemos. Estas cosas incluyen hacer cambiar a otras personas, solucionarles sus problemas y controlar su conducta. A veces nos sentimos impotentes ante nosotros mismos, acerca de lo que sentimos o creemos, o a causa de los efectos que nos produce una persona o situación en particular.

Es importante someternos a la impotencia, pero lo es igualmente adueñarnos de nuestro poder. No estamos atrapados ni desamparados. A veces podremos sentir que lo estamos, pero no es así. Todos tenemos el poder y el derecho que Dios nos ha dado de cuidar de nosotros mismos bajo cualquier circunstancia y con cualquier persona. El justo medio del cuidado de sí mismo está entre los dos extremos que son controlar a los demás y permitirles a ellos que nos controlen. Podemos caminar por ese justo medio de manera suave y asertiva, con la confianza de que es nuestro derecho y responsabilidad.

Que me venga el poder para caminar por ese sendero. Hoy recordaré que tengo que cuidar de mí mismo. Tengo alternativas y puedo ejercitar las opciones que elija sin sentimientos de culpa.

Febrero 6


Comida para el pensamiento.

El poder del amor

El amor es la mejor motivación. Cuando estamos en contacto con nuestro Poder Superior, estamos en contacto con el amor. Éste fluye a través de nosotros como una corriente, imbuyendo de energía nuestras mentes y nuestros corazones.

A medida que vamos trabajando los Pasos en este programa, se va incrementando nuestra capacidad para amar. Al entregar nuestras vidas y nuestros corazones, nos volvemos receptivos al amor que nos rodea y nos sostiene. Al haber hecho un inventario y hacer estado dispuestos a que Dios nos liberara de nuestros defectos de carácter, fuimos capaces de deshacernos de añejas maneras de pensar y actuar que habían estado bloqueando el amor.

Nosotros mismos no podemos producir amor para los demás, pero podemos recibirlo de nuestro Poder Superior. Podemos recibir amor para la gente que no nos cae precisamente bien.

El amor nos da energía para la acción y dirige el curso de ésta.

Que crezca yo en amor.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

En una noche oscura, las brillantes luces de la cantina son poderosamente invitadoras. Dentro, parece haber un ambiente invitador y cálido. Pero no nos detenemos a pensar que, si entramos, probablemente acabaremos borrachos, sin el dinero que gastamos y con una horrorosa cruda. Una larga barra de caoba, a la luz de la bella luna, parecer un lugar muy alegre. ¡Pero hay que ver ese lugar a la mañana siguiente! Se encuentran las sillas apiladas sobre las mesas y el local apesta a cerveza rancia y a colillas de cigarro. Con frecuencia también nos hemos encontrado allí tratando de curarnos los temblores engullendo bebidas alcohólicas.

-¿Puedo la noche antes alcanzar a mirar también la siguiente mañana?.

Meditación del Día.

Dios, entre la multitud, encuentra algunas personas que le siguen, precisamente para estar junto a Él, justamente para morar en su presencia. El anhelo del alma puede verse satisfecho para esas pocas personas. Dejaré que Dios sepa que estoy buscando vivir en su presencia, estar cerca de Él, no tanto en busca de enseñanza o de un mensaje, sino solamente por Él. Tal vez el anhelo del alma humana de ser amada por sí misma haya sido tomado de la gran alma divina.

Oración del Día.

Ruego poder tener un oído atento para que Dios pueda hablarme. Pido poder tener el alma en espera, de suerte que Dios pueda venir a mí.

Reflexión diaria A.A.

Un punto de convergencia.

Consiguientemente, el Paso Dos es el punto de convergencia para todos nosotros, agnósticos, ateos, antiguos creyentes. Todos podemos unirnos en este Paso.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 35

Yo siento que A.A. es un programa inspirado por Dios y que Dios está en todas las reuniones de A.A. Yo veo, creo y he llegado a saber que A.A. funciona, porque yo me he mantenido sobrio hoy. Asistiendo a una reunión de A.A. yo entrego mi vida a A.A. y a Dios. Si Dios está en mi corazón y en el de todos los demás, entonces yo soy parte de un todo y no soy único. Si Dios está en mi corazón y me habla a través de otra gente, entonces yo debo ser un canal de Dios para otra gente. Yo debo tratar de cumplir con Su voluntad viviendo conforme a principios espirituales y mi recompensa será el sano juicio y la sobriedad emocional.

El lenguaje del adiós.

Para la victimización

Antes de la recuperación, muchos de nosotros carecíamos de un marco de referencia para poder nombrar la victimización y el abuso en nuestras vidas. Pudimos haber pensado, que era normal que la gente nos maltratara o haber creído que merecíamos el maltrato; pudimos haber sido atraídos por  gente que nos maltrataba.

Necesitamos dejar ir todo eso, nuestra necesidad de ser victimados y de ser víctimas. Necesitamos dejar ir nuestra necesidad de estar en relaciones y sistemas disfuncionales en el trabajo, en el amor, en las relaciones familiares, en la amistad. Merecemos algo mejor, o mejor dicho; algo mucho mejor. Es nuestro derecho. Cuando creamos en nuestro derecho a la felicidad, tendremos felicidad. Lucharemos por ese derecho, y la lucha surgirá de nuestras almas.

Nos liberaremos de la opresión y de la victimización.

Hoy me libraré a mí mismo, dejando ir mi necesidad de ser víctima, y exploraré mi libertad para cuidar de mí mismo. Esa liberación no me apartará de la gente que amo. Me acercará más a la gente y estaré más en armonía con el plan de Dios para mi vida.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: