Corriente Independiente de La Laguna

Diciembre 30


Comida para el pensamiento.

Miedo al fracaso

Con frecuencia, es el miedo al fracaso el que nos impide intentar lo que realmente queremos hacer. Cuando somos nuevos en TA, quizá nos rehusemos a comprometernos a la abstinencia porque nos da miedo romperla. Cuando somos capaces de guardar la abstinencia de la compulsión de comer, quizá temamos establecer cualquier otro tipo de compromiso por miedo a no ser capaces de tener éxito.

Nuestros fracasos del pasado pueden minar nuestra confianza en nuestra capacidad actual. Por esta razón, necesitamos dejar ir el pasado y estar dispuestos a probar algo nuevo. Para muchos de nosotros, creer en un Poder Superior es un compromiso nuevo. El miedo a sentirnos decepcionados alguna vez nos obstaculiza la confianza total que ese compromiso implica.

La mejor manera de manejar el miedo al fracaso es vivir un día a la vez. Podemos arriesgarnos hoy a tener un pequeño fracaso; lo que nos aterra es el gran fracaso en el futuro. Al dar hoy un pequeño paso hacia la conservación de la abstinencia o el trabajo sobre un proyecto importante, vamos construyendo la confianza de que con el tiempo, podremos tener éxito.

Con Tu apoyo, que esté dispuesto a arriesgarme al fracaso.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

En la medida en que falle en mis responsabilidades, fallará T.A. En la medida en que las cumpla, tendré éxito en T.A. Cada fracaso mío significa un retroceso, en esa medida de T.A. No esperaré a ser reclutado para dar servicio  a mis semejantes, sino que seré un voluntario. Aceptaré cada oportunidad de trabajar en T.A. como un reto y haré todo lo posible por aceptar cada reto y realizar mi labor lo mejor que pueda.

¿Aceptaré con gusto cada reto?

Meditación del Día.

Los hombres son, en lo más profundo, unos fracasos cuando quieren vivir sin el poder del apoyo de Dios. Muchos hombres tratan de ser autosuficientes y buscan el placer egoísta, para descubrir que no quedan satisfechos. No importa la cantidad de recursos materiales que logren, no importa cuánta fama y poder tengan, no importan esas cosas, pues generalmente llega el momento del desencanto y el sentimiento de futilidad. La muerte les espera y no pueden llevarse nada material cuando se vayan.

¿Qué importa haber ganado el mundo entero si he perdido el alma?

Oración del Día.

Ruego que no llegue vacío al final de mi vida. Pido que viva en forma tal que no me dé miedo morir.

El lenguaje del adiós

Echa los cimientos.

Se han echado los cimientos. ¿No lo ves? ¿No entiendes que todo lo que has pasado ha tenido un propósito? Había una razón, una buena razón, para la espera, la lucha, el dolor y finalmente la liberación.

Se te ha preparado. De la misma manera como el constructor debe derribar y escarbar lo viejo para construir lo nuevo, tu Poder Superior ha estado limpiando los cimientos de tu vida. ¿Alguna vez has observado a un constructor en una construcción? Cuando comienza su trabajo, se ve peor que antes de que empezara. Lo que está viejo y deteriorado se debe retirar. Lo que es insuficiente o demasiado débil para soportar la nueva estructura se debe retirar, remplazar o reforzar. Ningún constructor a quien le importe su trabajo pondría una nueva superficie sobre un sistema de apoyo insuficiente. Los cimientos se desplomarían. La construcción no duraría.

Si el producto terminado va a ser como se desea, se tiene que llevar a cabo un exhaustivo trabajo de los cimientos hacia arriba. A medida que progresa la obra, a menudo parece un cataclismo. Con frecuencia no parece tener sentido. Podría parecer una pérdida de tiempo y de esfuerzo, porque aún no podemos ver el producto terminado. Pero es muy importante que los cimientos se echen como debe ser si es que el trabajo divertido, los toques finales, van a ser como queremos que sean.

Esta época larga, difícil de tu vida ha sido para echar los cimientos. No carecía de propósito, aunque a veces el propósito no haya sido evidente o aparente. Ahora se han echado ya los cimientos. La estructura es sólida.

Ahora es tiempo ya de los toques finales, de la terminación. Es tiempo de poner los muebles dentro y de disfrutar los frutos de la labor.

Felicidades. Has tenido la paciencia para soportar las partes duras. Has confiado, te has sometido y le has permitido a tu Poder Superior y al universo que te curen y te preparen. Ahora disfrutarás de lo bueno que ha sido planeado. Ahora verás el propósito. Ahora todo se conjuntará y tendrá sentido. Disfrútalo.

Hoy me someteré al echar los cimientos – las bases- de mi vida. Si es tiempo de disfrutar la colocación de los toques finales, me someteré a ello y disfrutaré eso también. Me acordaré de estarle agradecido a un Poder Superior que es un Maestro Constructor y únicamente tiene en mente mis mejores intereses, creando y construyendo mi vida. Estaré agradecido por el cuidado y la atención a los detalles de mi Poder Superior al echar los cimientos, aunque me ponga impaciente a veces. Miraré con reverencia la belleza del producto terminado de Dios.

Anuncios

Comentarios en: "Diciembre 30" (1)

  1. Mirella collazo dijo:

    no se con que pagarles el tiempo que tardan en escribir estas palabras que tanto necesito, que Dios les de pague por estar comunicandose conmigo, gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: