Corriente Independiente de La Laguna

Diciembre 18


El lenguaje del adiós

Permanezcamos abiertos a nuestros sentimientos.

Muchos de nosotros nos hemos vuelto tan buenos para seguir la regla “no sientas”, que tratamos de convencernos a nosotros mismos de no tener sentimientos, incluso en la recuperación.

“Si realmente estuviera trabajando un buen programa, no me sentiría enojado.” “Yo no me enojo. Soy cristiano. Yo perdono y olvido” “No estoy enojado. Estoy afirmando que estoy feliz.” Todas estas son aseveraciones, algunas de ellas muy hábiles, que nos indican que estamos operando otra vez bajo la regla “no sientas”.

Parte de trabajar un buen programa significa reconocer nuestros sentimientos y lidiar con ellos. Nos esforzamos por aceptar y lidiar con nuestra ira para que ésta no se endurezca y se convierta en resentimiento. No usamos la recuperación como pretexto para cerrar nuestras emociones.

Si, estamos esforzándonos por el perdón, pero queremos seguir sintiendo, escuchando y quedándonos con nuestros sentimientos hasta que llegue el momento de librarlos adecuadamente. Nuestro Poder Superior creó nuestra parte emocional. Dios no nos está diciendo que no sintamos; son nuestros sistemas disfuncionales.

Hoy me rehusaré a aceptar la vergüenza por parte de los demás o de mí mismo por el hecho de sentir mis sentimientos.

Reflexión diaria A.A.

Honestidad con los recién llegados

“Dile exactamente qué fue lo que sucedió. Haz hincapié sin reserva en el aspecto espiritual.”

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 86

Lo maravilloso de A.A. es que sólo cuento lo que me sucedió a mí. No pierdo el tiempo ofreciendo consejo a posibles principiantes, porque si el consejo diera buenos resultados, nadie llegaría a A.A. Todo lo que tengo que hacer es mostrar lo que me ha traído la sobriedad y lo que ha cambiado mi vida. Si dejo de hacer hincapié en el aspecto espiritual del programa de A.A., soy deshonesto. No se le debe causar al recién llegado una falsa impresión de la sobriedad. Yo estoy sobrio solamente por la gracia de mi Poder Superior, y esto hace posible que yo comparta con otros.

Comida para el pensamiento.

Concentrémonos

Nuestro programa requiere de concentración. No es algo que podamos considerar casualmente en nuestros ratos de ocio. Como la abstinencia es lo más importante en nuestra vida, dedicamos nuestras mejores energías a guardarla. Muchos encontramos que el tiempo que invertimos concentrándonos en nuestro programa al principiar el día es el más fructífero.

Estos periodos de concentración no tienen que ser largos. Lo que cuenta es la calidad de nuestra atención. Unos cuantos minutos que utilicemos en la mañana para ponernos en contacto con nuestro Poder Superior pueden fijar la pauta para el día entero. Tocamos la base de quiénes somos y hacia dónde nos dirigimos. La concentración da resultado.

Cada vez que los pensamientos acerca de la comida y el comer interrumpan nuestras actividades, nos detendremos un momento para concentrarnos en nuestro programa. La abstinencia no siempre está en primer término en nuestra mente, pero siempre está ahí cuando estamos amenazados de recaer en viejos pensamientos y antojos. La compulsión consistía en estar concentrados en la comida; la abstinencia es estar concentrados en la recuperación.

Te pido que dirijas mi concentración.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

A menos que tengamos la llave de la fe para penetrar en el significado de la vida, estaremos perdidos. No escogemos la fe porque represente un camino para nosotros, sino porque para nosotros es el único camino. Muchos han fallado y fallarán, pues no podemos vivir victoriosamente sin fe. Navegamos en el mar sin timón ni ancla, perdidos en el oleaje de la vida. Somos pasajeros sin hogar. Nuestras almas están en desasosiego hasta que encuentran el descanso en Dios. Sin fe nuestras vidas son una sucesión de hechos confusos que no tienen significado, armonía o razón.

–  ¿He llegado a descasar en la fe?

Meditación del Día.

Este vasto universo alrededor de nosotros, que incluye esta maravillosa tierra en la que vivimos, fue en algún tiempo quizá tan sólo un pensamiento de Dios. Mientas más se acercan los astrónomos y los físicos al descubrimiento de la verdadera composición de todas las cosas, se acerca más el universo a la fórmula matemática que es el pensamiento. El universo debe ser el pensamiento del Divino Pensador. Debemos tratar de tener los pensamientos que Dios indique en nuestra conciencia. Debemos tratar de obtener la orientación de la Mente Divina para saber cuál es la intención de Él para el mundo de los hombres, y cuál es la parte que podemos hacer para realizar esa intención.

Oración del Día.

Ruego que no me preocupe por las limitaciones de mi mente humana. Pido que viva como si mi mente fuera reflejo de la Mente Divina.

Anuncios

Comentarios en: "Diciembre 18" (1)

  1. Mirella collazo dijo:

    gracias por la reflexion, que Dios los bendiga siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: