Corriente Independiente de La Laguna

Archivo para diciembre, 2012

Diciembre 31


El lenguaje del adiós

Afirmemos lo bueno.

Lo divertido se vuelve divertido, el amor se convierte en amor, la vida se convierte en una vida que vale la pena vivir. Y nosotros nos sentimos agradecidos.

Más allá de la codependencia

Espérate, y espera cosas buenas, para ti mismo y para tus seres queridos. Cuando te preguntes qué vendrá, di a ti mismo que falta por venir lo bueno, lo mejor que pueden ofrecer la vida y el amor, lo mejor que Dios y Su universo tienen para enviarnos. Luego abre tus manos y recíbelo. Reclámalo, es tuyo. Ve en tu mente lo mejor; imagina cómo se verá, cómo se sentirá. Concéntrate hasta que puedas verlo claramente. Deja que todo tu ser, cuerpo y alma, entren y permanezcan dentro de la imagen un momento. Luego, déjala ir. Regresa al día de hoy, al momento presente. No te obsesiones. No te pongas temeroso. Emociónate. Vive plenamente el día de hoy, expresando gratitud  por todo lo que has sido, por todo lo que eres y por todo en lo que te convertirás. Espérate, y espera cosas buenas.

Hoy, cuando piense en el año que viene, me concentraré en lo bueno que está por venir.

Reflexión diaria A.A.

Resoluciones diarias

La idea de “vivir un plan de 24 horas” se aplica primordialmente a la vida emocional del individuo. Del punto de vista emocional, no debemos vivir en el ayer, ni en el mañana.

COMO LO VE BILL, p. 284

Un Año Nuevo: 12 meses, 52 semanas, 365 días, 8,760 horas, 525,600 minutos – una ocasión de considerar direcciones, objetivos y acciones. Tengo que hacer algunos planes para vivir una vida normal, pero también tengo que vivir emocionalmente dentro de un marco de veinticuatro horas, porque así no tengo que hacer resoluciones de Año Nuevo. Puedo hacer de cada día un día de Año Nuevo. Puedo decir, “Hoy haré esto . . . Hoy haré aquello . . .”. Cada día puedo medir mi vida y tratar de hacerlo un poquito mejor, decidir seguir la voluntad de Dios y hacer un esfuerzo para poner en acción los principios de nuestro programa de A.A.

Comida para el pensamiento.

Sin excepción

La abstinencia es lo más importante en mi vida. Como soy un tragón, cualquier excepción podría significar que podría perder el control. Yo no controlo mi enfermedad, ésta me controla a mí. Por lo tanto, no hay excepciones a la regla de que la abstinencia es lo más importante en mi vida.

Para poder seguir esta regla, necesito depender de un Poder que es superior a mí mismo. Solo, no soy, suficientemente fuerte para guardar la abstinencia en todo tiempo y lugar, pero por la gracia de Dios y el apoyo de mi membrecía en TA, puedo hacerlo.

Con la abstinencia, el resto de mi vida se reacomoda. Tengo una enfermedad incurable, pero que puedo controlar día a día siguiendo el programa TA, trabajando los Doce Pasos y manteniéndome en contacto con mi Poder Superior. Hay días buenos y días malos, pero siempre hay la abstinencia. Estoy agradecido de ser un comedor compulsivo abstemio, en recuperación.

Que recuerde a diario que no hay excepciones a la abstinencia.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Seré constante en mi asistencia, generoso al dar, amable en mi crítica, creativo en mis sugerencias y amoroso en mis actitudes. Le daré a A.A. mi interés, entusiasmo, dedicación y, por encima de todo, de mí mismo. El Padre Nuestro ha llegado a ser parte de mis pensamientos de cada día:

 

Padre Nuestro que estás en los cielos,

Santificado sea Tu nombre.

Venga a nosotros tu reino.

Hágase Tu Voluntad, así en el cielo como en la tierra.

El pan de cada día, dánosle hoy.

Y perdónanos nuestras deudas,

así como nosotros perdonamos a nuestros deudores.

No nos dejes caer en la tentación;

Más líbranos de todo mal.

 

¿Me he entregado?

Meditación del Día.

Conforme miramos en retrospectiva al año que acaba de pasar, encontramos que ha sido un buen año en la medida en que hayamos puesto en este tiempo buenos pensamientos, buenas palabras y buenas obras. Nada de lo que hemos pensado, dicho o hecho se desperdiciará. Tanto las buenas como las malas experiencias pueden dejarnos un fruto. En cierto sentido el pasado no se ha ido por completo; sus resultados, para bien o para mal, están con nosotros en este momento. Sólo podemos aprender por medio de la experiencia y nada de nuestra experiencia se desperdicia por completo. Podemos agradecer humildemente a Dios las cosas buenas del año que termina.

Oración del Día.

Ruego que lleve cosas buenas al año que se aproxima. Pido que siga adelante con fe, con oración y con esperanza.

Diciembre 30


Comida para el pensamiento.

Miedo al fracaso

Con frecuencia, es el miedo al fracaso el que nos impide intentar lo que realmente queremos hacer. Cuando somos nuevos en TA, quizá nos rehusemos a comprometernos a la abstinencia porque nos da miedo romperla. Cuando somos capaces de guardar la abstinencia de la compulsión de comer, quizá temamos establecer cualquier otro tipo de compromiso por miedo a no ser capaces de tener éxito.

Nuestros fracasos del pasado pueden minar nuestra confianza en nuestra capacidad actual. Por esta razón, necesitamos dejar ir el pasado y estar dispuestos a probar algo nuevo. Para muchos de nosotros, creer en un Poder Superior es un compromiso nuevo. El miedo a sentirnos decepcionados alguna vez nos obstaculiza la confianza total que ese compromiso implica.

La mejor manera de manejar el miedo al fracaso es vivir un día a la vez. Podemos arriesgarnos hoy a tener un pequeño fracaso; lo que nos aterra es el gran fracaso en el futuro. Al dar hoy un pequeño paso hacia la conservación de la abstinencia o el trabajo sobre un proyecto importante, vamos construyendo la confianza de que con el tiempo, podremos tener éxito.

Con Tu apoyo, que esté dispuesto a arriesgarme al fracaso.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

En la medida en que falle en mis responsabilidades, fallará T.A. En la medida en que las cumpla, tendré éxito en T.A. Cada fracaso mío significa un retroceso, en esa medida de T.A. No esperaré a ser reclutado para dar servicio  a mis semejantes, sino que seré un voluntario. Aceptaré cada oportunidad de trabajar en T.A. como un reto y haré todo lo posible por aceptar cada reto y realizar mi labor lo mejor que pueda.

¿Aceptaré con gusto cada reto?

Meditación del Día.

Los hombres son, en lo más profundo, unos fracasos cuando quieren vivir sin el poder del apoyo de Dios. Muchos hombres tratan de ser autosuficientes y buscan el placer egoísta, para descubrir que no quedan satisfechos. No importa la cantidad de recursos materiales que logren, no importa cuánta fama y poder tengan, no importan esas cosas, pues generalmente llega el momento del desencanto y el sentimiento de futilidad. La muerte les espera y no pueden llevarse nada material cuando se vayan.

¿Qué importa haber ganado el mundo entero si he perdido el alma?

Oración del Día.

Ruego que no llegue vacío al final de mi vida. Pido que viva en forma tal que no me dé miedo morir.

El lenguaje del adiós

Echa los cimientos.

Se han echado los cimientos. ¿No lo ves? ¿No entiendes que todo lo que has pasado ha tenido un propósito? Había una razón, una buena razón, para la espera, la lucha, el dolor y finalmente la liberación.

Se te ha preparado. De la misma manera como el constructor debe derribar y escarbar lo viejo para construir lo nuevo, tu Poder Superior ha estado limpiando los cimientos de tu vida. ¿Alguna vez has observado a un constructor en una construcción? Cuando comienza su trabajo, se ve peor que antes de que empezara. Lo que está viejo y deteriorado se debe retirar. Lo que es insuficiente o demasiado débil para soportar la nueva estructura se debe retirar, remplazar o reforzar. Ningún constructor a quien le importe su trabajo pondría una nueva superficie sobre un sistema de apoyo insuficiente. Los cimientos se desplomarían. La construcción no duraría.

Si el producto terminado va a ser como se desea, se tiene que llevar a cabo un exhaustivo trabajo de los cimientos hacia arriba. A medida que progresa la obra, a menudo parece un cataclismo. Con frecuencia no parece tener sentido. Podría parecer una pérdida de tiempo y de esfuerzo, porque aún no podemos ver el producto terminado. Pero es muy importante que los cimientos se echen como debe ser si es que el trabajo divertido, los toques finales, van a ser como queremos que sean.

Esta época larga, difícil de tu vida ha sido para echar los cimientos. No carecía de propósito, aunque a veces el propósito no haya sido evidente o aparente. Ahora se han echado ya los cimientos. La estructura es sólida.

Ahora es tiempo ya de los toques finales, de la terminación. Es tiempo de poner los muebles dentro y de disfrutar los frutos de la labor.

Felicidades. Has tenido la paciencia para soportar las partes duras. Has confiado, te has sometido y le has permitido a tu Poder Superior y al universo que te curen y te preparen. Ahora disfrutarás de lo bueno que ha sido planeado. Ahora verás el propósito. Ahora todo se conjuntará y tendrá sentido. Disfrútalo.

Hoy me someteré al echar los cimientos – las bases- de mi vida. Si es tiempo de disfrutar la colocación de los toques finales, me someteré a ello y disfrutaré eso también. Me acordaré de estarle agradecido a un Poder Superior que es un Maestro Constructor y únicamente tiene en mente mis mejores intereses, creando y construyendo mi vida. Estaré agradecido por el cuidado y la atención a los detalles de mi Poder Superior al echar los cimientos, aunque me ponga impaciente a veces. Miraré con reverencia la belleza del producto terminado de Dios.

Diciembre 30


Comida para el pensamiento.

Miedo al fracaso

Con frecuencia, es el miedo al fracaso el que nos impide intentar lo que realmente queremos hacer. Cuando somos nuevos en TA, quizá nos rehusemos a comprometernos a la abstinencia porque nos da miedo romperla. Cuando somos capaces de guardar la abstinencia de la compulsión de comer, quizá temamos establecer cualquier otro tipo de compromiso por miedo a no ser capaces de tener éxito.

Nuestros fracasos del pasado pueden minar nuestra confianza en nuestra capacidad actual. Por esta razón, necesitamos dejar ir el pasado y estar dispuestos a probar algo nuevo. Para muchos de nosotros, creer en un Poder Superior es un compromiso nuevo. El miedo a sentirnos decepcionados alguna vez nos obstaculiza la confianza total que ese compromiso implica.

La mejor manera de manejar el miedo al fracaso es vivir un día a la vez. Podemos arriesgarnos hoy a tener un pequeño fracaso; lo que nos aterra es el gran fracaso en el futuro. Al dar hoy un pequeño paso hacia la conservación de la abstinencia o el trabajo sobre un proyecto importante, vamos construyendo la confianza de que con el tiempo, podremos tener éxito.

Con Tu apoyo, que esté dispuesto a arriesgarme al fracaso.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

En la medida en que falle en mis responsabilidades, fallará T.A. En la medida en que las cumpla, tendré éxito en T.A. Cada fracaso mío significa un retroceso, en esa medida de T.A. No esperaré a ser reclutado para dar servicio  a mis semejantes, sino que seré un voluntario. Aceptaré cada oportunidad de trabajar en T.A. como un reto y haré todo lo posible por aceptar cada reto y realizar mi labor lo mejor que pueda.

¿Aceptaré con gusto cada reto?

Meditación del Día.

Los hombres son, en lo más profundo, unos fracasos cuando quieren vivir sin el poder del apoyo de Dios. Muchos hombres tratan de ser autosuficientes y buscan el placer egoísta, para descubrir que no quedan satisfechos. No importa la cantidad de recursos materiales que logren, no importa cuánta fama y poder tengan, no importan esas cosas, pues generalmente llega el momento del desencanto y el sentimiento de futilidad. La muerte les espera y no pueden llevarse nada material cuando se vayan.

¿Qué importa haber ganado el mundo entero si he perdido el alma?

Oración del Día.

Ruego que no llegue vacío al final de mi vida. Pido que viva en forma tal que no me dé miedo morir.

El lenguaje del adiós

Echa los cimientos.

Se han echado los cimientos. ¿No lo ves? ¿No entiendes que todo lo que has pasado ha tenido un propósito? Había una razón, una buena razón, para la espera, la lucha, el dolor y finalmente la liberación.

Se te ha preparado. De la misma manera como el constructor debe derribar y escarbar lo viejo para construir lo nuevo, tu Poder Superior ha estado limpiando los cimientos de tu vida. ¿Alguna vez has observado a un constructor en una construcción? Cuando comienza su trabajo, se ve peor que antes de que empezara. Lo que está viejo y deteriorado se debe retirar. Lo que es insuficiente o demasiado débil para soportar la nueva estructura se debe retirar, remplazar o reforzar. Ningún constructor a quien le importe su trabajo pondría una nueva superficie sobre un sistema de apoyo insuficiente. Los cimientos se desplomarían. La construcción no duraría.

Si el producto terminado va a ser como se desea, se tiene que llevar a cabo un exhaustivo trabajo de los cimientos hacia arriba. A medida que progresa la obra, a menudo parece un cataclismo. Con frecuencia no parece tener sentido. Podría parecer una pérdida de tiempo y de esfuerzo, porque aún no podemos ver el producto terminado. Pero es muy importante que los cimientos se echen como debe ser si es que el trabajo divertido, los toques finales, van a ser como queremos que sean.

Esta época larga, difícil de tu vida ha sido para echar los cimientos. No carecía de propósito, aunque a veces el propósito no haya sido evidente o aparente. Ahora se han echado ya los cimientos. La estructura es sólida.

Ahora es tiempo ya de los toques finales, de la terminación. Es tiempo de poner los muebles dentro y de disfrutar los frutos de la labor.

Felicidades. Has tenido la paciencia para soportar las partes duras. Has confiado, te has sometido y le has permitido a tu Poder Superior y al universo que te curen y te preparen. Ahora disfrutarás de lo bueno que ha sido planeado. Ahora verás el propósito. Ahora todo se conjuntará y tendrá sentido. Disfrútalo.

Hoy me someteré al echar los cimientos – las bases- de mi vida. Si es tiempo de disfrutar la colocación de los toques finales, me someteré a ello y disfrutaré eso también. Me acordaré de estarle agradecido a un Poder Superior que es un Maestro Constructor y únicamente tiene en mente mis mejores intereses, creando y construyendo mi vida. Estaré agradecido por el cuidado y la atención a los detalles de mi Poder Superior al echar los cimientos, aunque me ponga impaciente a veces. Miraré con reverencia la belleza del producto terminado de Dios.

Diciembre 29


Comida para el pensamiento.

Trabajar en forma compulsiva

No queremos cambiar la compulsión por la comida por la compulsión por el trabajo. Éste es, también, un intento de escapar a la realidad. Trabajar en forma compulsiva es algo particularmente peligroso para nosotros, ya que cuando nos permitimos cansarnos en exceso, corremos el riesgo de romper nuestra abstinencia.

Trabajar de manera compulsiva implica que tenemos miedo de que lo que hacemos no es completamente bueno. Cuando no estamos seguros de nuestra propia valía es cuando tenemos que probar continuamente cuánto podemos lograr. El trabajo compulsivo es también una manera de evitar entablar relaciones significativas con familiares y amigos. Si tememos a la intimidad y a exponernos, a veces tratamos de escondernos bajo una fachada de exceso de ocupaciones.

Cuando Dios controla nuestra voluntad y nuestra vida, trabajamos de acuerdo con Su dirección. Tenemos fe en que lo que hagamos será aceptable y suficiente. Al creer que Dios cuida de nosotros, no nos fiamos únicamente de nuestras propias capacidades. Trabajar para un Poder Superior significa trabajar con serenidad y confianza, sabiendo que Él dirige y sostiene nuestros esfuerzos.

Enséñame a trabajar productivamente para Ti.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Al participar de los privilegios del movimiento, compartiré las responsabilidades y me comprometeré a cumplir con la parte que me corresponde de la carga con alegría y no de mala gana. Estoy profundamente agradecido por los privilegios de que gozo al ser miembro de este gran movimiento. Tengo una obligación que no eludiré. Con gusto cumpliré con mi parte de las cargas. Debido al gusto que me dará el hacerlo, dejarán de ser carga para convertirse en oportunidades.

– ¿Aceptaré todas las oportunidades con gusto?

Meditación del Día.

El trabajo y la oración son dos fuerzas que gradualmente están mejorando al mundo. Debemos trabajar para la superación de nosotros mismos y la de nuestros semejantes. La fe sin hechos es letra muerta. Pero todo el trabajo con la gente debe basarse en la oración. Si decimos una pequeña oración antes de hablar o de tratar de ayudar, nos servirá para ser más efectivos. La oración es la fuerza que está detrás del trabajo. La oración está basada en la fe que se tenga de que Dios está trabajando con nosotros y a través de nosotros. Podemos creer que nada es imposible en las relaciones humanas, si dependemos de la ayuda de Dios.

Oración del Día.

Ruego que mi vida esté equilibrada entre el trabajo y la oración. Pido que no trabaje sin la oración ni que ore sin trabajar.

Reflexión diaria A.A.

La alegría de vivir.

“. . . por lo tanto la alegría de vivir es el tema del Paso Doce de A.A.”

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 131

A.A. es un programa alegre. Aun así, de vez en cuando me resisto a dar los pasos necesarios para progresar y me encuentro rehusando tomar las medidas que podrían brindarme la alegría que tanto deseo. No me resistiría si aquellas acciones no tocaran algún aspecto vulnerable de mi vida, una parte que necesita esperanza y satisfacción. Repetidas experiencias de alegría tienen a suavizar las duras aristas exteriores de mi ego. Ahí reside el poder de la alegría para ayudar a todos los miembros de A.A.

El lenguaje del adiós

Vayamos hacia adelante.

“Aprender el arte de la aceptación causa muchísima pena.”

Ya no seas codependiente.

A veces, como parte del cuidar de nosotros mismos, llega el momento de terminar ciertas relaciones. A veces, llega el momento de cambiar los parámetros de una relación en particular. Esto es cierto en el amor, con las amistades, con la familia y en el trabajo

Las rupturas y los cambios en las relaciones no son fáciles. Pero a menudo, son necesarios.

A veces nos aferramos a relaciones que están muertas, por miedo a estar solos o para posponer el inevitable proceso de pena que acompaña a las rupturas. A veces necesitamos aferrarnos un tiempo, para prepararnos, para ponernos suficientemente fuertes y preparados para manejar el cambio.

Si eso es lo que estamos haciendo, podemos ser suaves con nosotros mismos. Es mejor esperar hasta el momento en que actuar nos parezca sólido, claro y consistente. Sabremos cuando hacerlo. Lo sabremos. Podemos confiar en nosotros mismos.

Saber que una relación está cambiando o que está a punto de terminar es una situación incomoda, especialmente cuando aún no es tiempo de actuar pero sabemos que se acerca el momento. Puede ser embarazoso e incómodo, a medida que se cierra la lección. Podemos volvernos impacientes por cerrarla, pero aún no nos sentimos con fuerza para hacerlo. Eso está bien. El momento todavía no es el correcto. Algo importante aún está sucediendo. Cuando sea el momento preciso, podemos confiar en que ocurrirá. Recibiremos la fuerza y la capacidad para hacer lo que necesitamos hacer.

Terminar relaciones o cambiar los límites de una relación en particular no es fácil. Requiere valor y fe. Requiere de una disposición de parte nuestra para cuidar de nosotros mismos, a veces para quedarnos solos una temporada

Deja ir el miedo. Entiende que el cambio es una parte importante de la recuperación. Amate lo suficiente para que hagas lo que necesites hacer para cuidar de ti mismo, y encuentra la suficiente confianza para creer que volverás a amar de nuevo.

Nunca estamos volviendo a empezar. En la recuperación estamos yendo hacia delante en una progresión de lecciones perfectamente planeada. Nos encontramos con cierta gente –en el amor, en la familia, con los amigos, en el trabajo- cuando necesitamos estar con ella. Cuando hayamos dominado la lección, seguiremos adelante. Nos encontraremos en un nuevo lugar, aprendiendo nuevas lecciones, con gente nueva.

No, las lecciones no son dolorosas. Llegaremos a ese lugar donde podremos aprender, no a partir del dolor, sino de la alegría y el amor. Nuestras necesidades serán satisfechas.

Hoy aceptaré el lugar donde me encuentro en mis relaciones, aunque ese lugar sea difícil e incómodo. Si estoy en medio de una ruptura, la enfrentaré y aceptaré mi pena. Dios mío, ayúdame a confiar en que el sendero en que me encuentro ha sido perfecta y amorosamente planeado para mí. Ayúdame a creer que mis relaciones me están enseñando lecciones importantes. Ayúdame a aceptar y a tener gratitud por las relaciones a medias, por las que terminan y por los nuevos comienzos.

Diciembre 28


Comida para el pensamiento.

Para minimizar la tentación

Hay cosas que podemos hacer para minimizar las tentaciones que nos rodean. Constantemente estamos expuestos a anuncios de comida si vemos la televisión o leemos revistas. La mayoría de nosotros necesitamos invertir cierta cantidad de tiempo comprando y preparando comida. Por lo general, las reuniones sociales implican la presencia de refrigerios. Todo este contacto con la comida puede ser incómodo para los tragones si no encontramos una manera de minimizarlo.

Una buena idea consiste en saltarnos las secciones de cocina de las revistas que leemos. Pensar innecesariamente en la comida sólo sirve para intensificar nuestra obsesión. Alejarnos de la televisión durante un anuncio de comida es una manera de minimizar este tipo de tentación. Las compras de víveres se hacen más rápido si anotamos en una lista todo lo que necesitamos y así, pasamos únicamente el tiempo indispensable en la tienda de abarrotes. La preparación de la comida debe simplificarse para que uno pase menos tiempo en la cocina, y no más. En las fiestas, podemos concentrarnos en la gente y en la conversación en vez de en la comida.

La mejor manera de manejar la tentación es recordar que somos comedores compulsivos y que nada vale la pena para que activemos nuestra enfermedad.

Guíanos para evitar la tentación.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

La organización de T.A. puede ser humana, pero su propósito es divino. Su propósito es el de dirigirnos hacia Dios y hacia una vida buena. Mis pies han sido puestos en el buen sendero. Lo siento en lo más profundo de mí ser. Voy en la dirección correcta. El futuro puede dejarse en manos de Dios. Lo que sea que me depare el porvenir, no será excesivo para mis fuerzas. Llevo dentro de mí el Divino Poder, para que me ayude a sobrellevar lo que suceda.

–  ¿Estoy dirigido hacia Dios y hacia la vida buena?

Meditación del Día.

Aun cuando esté oculto, el Señor está siempre cerca de aquellos que creen y confían y dependen de Él para recibir la fortaleza necesaria para enfrentarse a los retos de la vida. Aunque oculto a la vista humana, el Poder Superior está siempre a nuestra disposición cada vez que se le invoque. El sentimiento de que Dios está con nosotros no debe depender de terminados estados de ánimo pasajeros, sino que debemos siempre tratar de estar conscientes de su poder y de su amor en el fondo de nuestras vidas.

Oración del Día.

Ruego que hoy sienta que Dios no está demasiado lejos para que yo dependa de su ayuda. Pido que sienta confianza en su buena voluntad para darme el poder que necesito.

El lenguaje del adiós

Pánico.

¡Qué no te entre el pánico! Si nos ataca el pánico, no tenemos por qué permitirle que controle nuestras conductas. Las conductas controladas por el pánico tienden a ser autodestructivas. No importa cuál sea la situación o circunstancia, el pánico no suele ser una buena base. No importa cuál sea la situación o circunstancia, por lo general tenemos aunque sea solo un momento para respirar profundamente y restaurar nuestra serenidad y nuestra paz.

No tenemos que hacer más de lo que razonablemente podemos hacer, ¡nunca! ¡No tenemos que hacer algo que no sabemos hacer en absoluto o que no podamos aprender a hacer! Este programa, esta manera sana de vivir que estamos buscando, se construye sobre una base de paz y de callada confianza, en nosotros mismos, en nuestro Poder Superior, en el proceso de recuperación.

Que no te entre pánico. Eso nos aleja del sendero. Relájate. Respira profundamente. Deja que fluya la paz por tu cuerpo y por tu mente. A partir de esta base, tu Fuente te proveerá de los recursos necesarios.

Hoy trataré el pánico como un asunto aparte que necesita atención inmediata. Me rehusaré a permitir que me motiven pensamientos y sentimientos de pánico. En vez de ello, dejare que la paz y la confianza motiven mi sentimientos, pensamientos y conductas.

Reflexión diaria A.A.

Prepárate y preséntate

“En A.A., nuestro objetivo no es únicamente la sobriedad – tratamos de hacernos nuevamente ciudadanos del mundo que una vez rechazamos, y que un día nos rechazó. Esta es la demostración final hacia la cual el trabajo de Paso Doce es el primer paso, pero no el último”.

COMO LO VE BILL, p. 21

En inglés hay un viejo dicho “Suit up and show up”, que se puede traducir como, “Prepárate y preséntate”. Esta acción es tan importante que me gusta considerarla como mi máxima favorita. Cada día puedo optar por prepararme y presentarme o no hacerlo. Presentarme a las reuniones es para mí empezar a sentirme parte de esa reunión, porque entonces puedo hacer lo que digo que haré. Puedo hablar con los recién llegados y puedo compartir mi experiencia; esto es lo que realmente significa credibilidad, honestidad y cortesía. Prepararme y presentarme son las acciones concretas que pongo en práctica en mi progresivo retorno a la vida normal.

Diciembre 27


El lenguaje del adiós

Cerca de la cumbre.

Sé que estás cansado. Sé que te sientes agobiado. Quizá sientas que esta crisis, este problema, esta época difícil durará para siempre.

No será así. Estás casi del otro lado.

No sólo piensas que ha sido duro; ha sido duro. Se te ha probado, se te ha examinado y se te ha vuelto  a probar acerca de lo que has aprendido.

Tus creencias y tu fe han sido probadas con fuego. Has creído, luego has dudado, luego has trabajado por creer algo más. Has tenido que tener fe aunque no pudieras ver o imaginar aquello en lo que se te ha pedido creer. Quizá algunos de los que te rodean hayan tratado de convencerte de no creer en lo que tú esperabas poder creer.

Has tenido oposición. No has llegado hasta este sitio con un apoyo total y con alegría. Has tenido que trabajar duro, a pesar de lo que estaba sucediendo a tu alrededor.

A veces, lo que te motivaba era la ira; a veces, el miedo.

Las cosas salieron mal, más problemas de los que anticipaste. Te topaste con obstáculos, frustraciones y molestias en el camino. Tú no planeaste que esto fuera de la manera como se desenvolvió. Gran parte de esto ha sido una sorpresa; algo de ello no ha sido para nada lo que tú deseabas.

Sí ha sido bueno. Una parte de ti, la parte más profunda que sabe la verdad, lo ha presentido todo el tiempo, aunque tu cabeza te dijera que las cosas eran una locura, que no había un plan ni un propósito, que Dios se había olvidado de ti.

Han pasado tantas cosas, y cada incidente –el más doloroso, el más perturbador, el más sorprendente -.tiene una relación. Estás empezando a verlo y a sentirlo así.

Nunca soñaste que las cosas sucederían de esta manera, ¿no es así? Pero así ocurrieron. Ahora estás aprendiendo el secreto, tenía que ocurrir de esta manera, y esta manera es buena, mejor de lo que tú esperabas.

Tampoco creíste que esto se tardaría tanto, ¿no es cierto? Pero se tardó. Has aprendido la paciencia.

Nunca pensaste que podrías tenerlo, pero ahora sabes que lo tienes.

Se te ha conducido. Fueron muchos los momentos en que pensaste que habías sido olvidado, cuando estabas convencido de haber sido abandonado. Ahora sabes que se te estaba guiando.

Ahora las cosas se están acomodando en su lugar. Estás casi al final de esta fase, de esta parte difícil del camino. La lección es casi completa. Tú sabes, la lección contra la que luchaste, te resististe, e insististe que no podrías aprender. Sí, ésa. Ya casi la has dominado.

Se te ha cambiado desde dentro hacia fuera. Se te ha llevado a un nivel diferente, a un nivel superior, a un nivel mejor.

Has estado escalando una montaña. No ha sido fácil, pero escalar montañas nunca es fácil. Ahora estás cerca de la cumbre. Un momento más y la victoria será tuya.

Afloja los hombros. Respira profundo. Sigue adelante con confianza y en paz. Está llegando el momento de que paladees y disfrutes todo aquello por lo que has luchado. Se está acercando ese momento, por fin.

Ya sé que has pensado antes que se estaba acercando el momento, sólo para darte cuenta de que no era así. Pero ahora está llegando la recompensa. Tú lo sabes, también. Puedes sentirlo.

Tu lucha no ha sido en vano. Por cada esfuerzo en este viaje, hay un clímax, una resolución.

La paz, la alegría, abundantes bendiciones y una recompensa son tuyos aquí en la Tierra. Disfrútalas.

Habrá más montañas, pero ahora ya sabes cómo escalarlas. Y has aprendido el secreto de qué hay en la cumbre.

Hoy aceptaré el lugar donde estoy y continuaré yendo hacia adelante.

Si estoy en medio de una experiencia de aprendizaje, me permitiré continuar con la fe de que vendrá el día de la maestría y de la recompensa.

Ayúdame, Dios mío, a entender que a pesar de mis mejores esfuerzos para vivir en apacible serenidad, hay épocas en que hay que escalar montañas. Ayúdame a dejar de crear caos y crisis y ayúdame a enfrentar los retos que me harán seguir arriba y adelante.

Reflexión diaria A.A.

Resolver los problemas

“Más importante fue el descubrimiento de que serían los principios espirituales los que resolverían mis problemas”.

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS, p. 39-40

Por medio del proceso de recuperación descrito en el Libro Grande, he llegado a darme cuenta de que las mismas instrucciones que dan resultado para mi alcoholismo, lo dan también para muchas otras cosas.

Cada vez que me enojo o me siento frustrado, considero el asunto como una manifestación de mi problema principal, el alcoholismo. Mientras “camino” con mis Pasos, mi dificultad está resuelta generalmente mucho antes de haber llegado a la Doceava “sugerencia”,  y aquellas dificultades que persisten son remediadas cuando me esfuerzo por llevar el mensaje a alguien.

¡Estos principios son los que resuelven mis problemas!

Nunca he encontrado una excepción y he sido conducido a una manera de vivir que es gratificadora y útil.

Comida para el pensamiento.

Valor

Oramos pidiendo valor para cambiar las cosas que podemos cambiar. No podemos cambiar el hecho de que somos tragones, pero sí podemos cambiar nuestras acciones para que nuestra enfermedad no nos destruya.

Para hacer cambios se requiere valor para emprender un curso nuevo, desconocido. Valor no quiere decir que eliminemos el miedo. Tener valor significa actuar a pesar del hecho de estar temerosos.

Se necesita valor para aprender a afirmar los derechos que tiene como individuo, especialmente si nuestra antigua costumbre era decir SI a todas las peticiones y exigencias, fueran éstas razonables o no. Se necesita valor para encarar la verdad en vez de seguir viviendo con cómodas ilusiones. Se necesita valor para seguir los pasos del programa TA.

A veces nos viene el valor cuando estamos oprimidos por un muro de fracaso. No queda nada por hacer excepto darnos la vuelta y caminar en una nueva dirección, aunque tengamos miedo. El valor que nace de la desesperación puede producir notables resultados.

Danos valor para movernos en Tu dirección.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Necesito los principios de T.A. para el desarrollo de una vida sumergida dentro de mí; esa buena vida que había extraviado, pero que volví a encontrar en esta fraternidad. Esta vida interior que se está desarrollando poco a poco, con muchos retrocesos, errores y fracasos, pero se está desarrollando. Mientras permanezca unido a T.A., mi vida continuará desarrollándose, y aún no puedo saber lo que habrá de ser; pero sí sé que será buena. Eso es todo lo que quiero saber; que será buena.

-¿Le estoy dando gracias a Dios por T.A.?

Meditación del Día.

Hay que construir una vida sobre la base firme de una verdadera gratitud a Dios por sus bendiciones y una verdadera humildad por lo indigno que se es de estas bendiciones.

Hay que construir la estructura de la vida a base de disciplina, sin permitirse ser egoísta o perezoso o complaciente de sí mismo.

Hay que construir las paredes de la vida a base de servicio para los semejantes, ayudando a otros a encontrar la forma de vivir.

Hay que construir el techo de la vida a base de oración y momentos de quietud, en espera de la dirección de Dios.

Hay que construir el jardín alrededor de la vida a base de paz, serenidad, firmeza y fe.

Oración del Día.

Ruego que construya mi vida con base en los principios de T.A. Pido que sea una buena construcción cuando mi trabajo quede terminado.

Diciembre 26


El lenguaje del adiós

Crecimiento interior.

Igual que cuando éramos niños nos quedaban chicos los juguetes y ropa favoritos, a veces ya de adultos nos quedan chicas algunas cosas: gente, empleos, casas. Esto puede causar confusión. Podemos preguntarnos por qué alguien o algo que era tan especial e importante para nosotros el año pasado ya no encaja del mismo modo en nuestra vida hoy. Podemos preguntarnos por qué han cambiado nuestros sentimientos.

Cuando éramos niños, quizá tratamos de que nos quedara una prenda de vestir que era grande para nuestro cuerpo. Ahora, de adultos, podemos atravesar épocas en que tratamos de forzar actitudes que ya hemos rebasado. Quizá necesitemos hacer esto para darnos tiempo y cuenta de la verdad. Lo que funcionaba el año pasado, lo que era tan importante y tan especial para nosotros en tiempos pasados, no nos funciona ya más porque hemos cambiado. Hemos crecido.

Podemos aceptar esto como una parte válida e importante de la recuperación. Podemos permitirnos pasar por la experimentación y por la pena mientras batallamos por hacer algo que nos quede, tratando de averiguar si de veras ya no nos vale y por qué. Podemos explotar nuestros sentimientos y pensamientos acerca de lo que ha ocurrido.

Después podemos guardar los juguetes del año pasado y hacer espacio para los nuevos.

Hoy dejaré que los juguetes del año pasado sean lo que fueron: los juguetes del año pasado. Los recordaré con cariño por el papel que desempeñaron en mi vida. Luego, los guardaré y haré espacio para los nuevos.

Reflexión diaria A.A.

Aceptar éxitos o fracasos.

Además, ¿cómo llegaremos a aceptar los aparentes fracasos o éxitos? ¿Podemos ahora aceptar y resolver cualquiera de las dos situaciones sin desesperación o arrogancia? ¿Podemos aceptar la pobreza, la enfermedad, la soledad y la aflicción, con valor y serenidad? ¿Podemos resueltamente contentarnos con las satisfacciones más humildes, pero a veces más duraderas, mientras se nos niegan los éxitos más prometedores y brillantes?

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 119

Después que encontré a A.A. y dejé de beber, tardé algún tiempo en entender por qué el Primer Paso contiene dos partes; mi impotencia ante el alcohol y la ingobernabilidad de mi vida. De la misma manera, por mucho tiempo yo creía que para estar acorde con los Doce Pasos, me bastaba “llevar este mensaje a los alcohólicos”. Esto era apresurar las cosas. Me estaba olvidando de que había un total de Doce Pasos y además que el Duodécimo Paso tenía más de una parte. Por fin me di cuenta de que para mí era necesario “practicar estos principios” en todos los aspectos de mi vida. Al practicar completamente todos los Doce Pasos, no solamente me mantengo sobrio y ayudo a otro a lograr la sobriedad, sino que también transformo mis dificultades con la vida en una alegría de vivir.

Comida para el pensamiento.

Control

El control era algo que, o bien temíamos, o bien no conocíamos mucho antes de empezar el programa TA. Nos resistíamos al control porque éste se oponía a nuestra idea de lo que era vivir espontáneamente, y en particular, de comer en forma espontánea. El control era para otra gente –para nuestros hijos tal vez–, pero no para nosotros.

Sin control, mirábamos mientras que el egocentrismo causaba estragos en nuestra vida. Comíamos lo que queríamos y luego, enojados y deprimidos, decíamos y hacíamos lo que queríamos. El problema es que terminábamos sintiéndonos no complacidos en absoluto, sino llenos de disgusto y de desesperación. Quizá oscuramente nos dábamos cuenta de que nuestro sufrimiento se debía a una falta de autocontrol, pero no sabíamos cómo obtener aquello de que carecíamos.

Al dejar a nuestro Poder Superior aquello que llamábamos control, aprendimos lo que significa ser libres. Al usar el concepto de abstinencia de TA para controlar nuestra manera de comer, descubrimos la espontaneidad al vivir. En vez de inhibirnos, el tipo de control que desarrollamos dentro de este programa nos libera de la esclavitud del egocentrismo.

Señor, controla mi vida.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Estoy contento de ser parte de A.A., de esa gran fraternidad que se está extendiendo a través de todo el mundo. Yo soy sólo uno de los muchos A.A.’s; pero soy uno de ellos. Estoy agradecido de vivir en estos tiempos, cuando puedo ayudar al crecimiento de A.A., cuando se me necesita como parte de su engranaje indispensable para la conservación del movimiento. Estoy contento de poder ser útil, de tener una razón para vivir, un propósito en la vida. Quiero perder mi vida en esta gran causa y en esta forma encontrarla otra vez.

– ¿Estoy agradecido de ser un A.A.?

Meditación del Día.

Estas meditaciones nos pueden enseñar a conservar la calma. Podemos dar servicio a nuestros semejantes, por lo menos en lo poco que se pueda y podemos estar felices al hacerlo. No debemos preocuparnos demasiado por la gente a la que no podemos ayudar. Podemos adquirir el hábito de dejarle los resultados al Poder Superior. Podemos caminar por la vida haciendo lo mejor que se pueda, pero sin una sensación de urgencia o de tensión. Podemos gozar de todas las cosas buenas y de la belleza de la vida, pero al mismo tiempo depender profundamente de Dios.

Oración del Día.

Ruego que dé mi vida a esta causa digna. Pido que goce de la satisfacción que proviene de una buena labor realizada.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: