Corriente Independiente de La Laguna

Mayo 31


Comida para el pensamiento.

Los amigos están para ayudar.

Ahora que hemos encontrado nuestro sitio en una asociación de amigos comprensivos, ya no tenemos por qué sentirnos solos. Tenemos amigos que nos entienden, aunque lo único que sepamos de ellos sea su nombre. Como todos somos comedores compulsivos, compartimos experiencias y sentimientos similares.

Ponernos en contacto con otras personas dentro del programa nos ayuda a comprendernos y a aceptarnos mejor. Tenemos que compartir la nueva vida que TA nos brinda para poder conservarla. Llamar por teléfono a los que acaban de ingresar, compartir el transporte, mantenernos en contacto con alguien que tiene problemas, son acciones que fortalecen nuestras defensas contra los viejos hábitos y nos previenen de volver a caer en la soledad. Los amigos que hacemos a través de TA están relacionados con nosotros a través de un profundo vínculo espiritual.

Cuando tenemos problemas, debemos hacer a un lado nuestro orgullo y pedir ayuda. Esta enfermedad no podemos controlarla solos. Una llamada telefónica a otro miembro en tiempos de dificultad no es una imposición, sino un eslabón más en la cadena de apoyo mutuo.

Que yo dé y reciba ayuda y amistad.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

No esperaré a ser reclutado para servir a mis semejantes. Me ofreceré como voluntario. Seré leal en mi ayuda, generoso en mi dádiva, amable en mi crítica, constructivo en mis sugestiones, afectuoso en mis actitudes. Daré en TA. mi interés, mi entusiasmo, mi devoción y, lo más importante de todo, daré de mí mismo.  ¿Acepto esto también como mi credo de TA.?

Meditación del Día.

Hay muchas clases de oraciones, pero cualquier tipo de oración significa la elevación del alma y de la mente a Dios. Por eso, ya sea que la oración sea solamente un resplandor de fe, una mirada o una palabra del amor, o tan solo un sentimiento de confianza en la bondad y propósito del universo, el resultado de esta oración es una mayor fortaleza para hacer frente a todas las tentaciones y sobreponerse a ellas. Es más, aún cuando no se exprese súplica, toda provisión de fortaleza necesaria es concedida. Porque el alma, estando ligada y unida a Dios, recibe de Él toda la ayuda espiritual que necesite. El alma, cuando se encuentra en el cuerpo humano, necesita siempre de las cosas que no encuentran en la morada celestial.

Oración del Día.

Ruego porque se me pueda enseñar cómo orar. Pido poder estar ligado, a través de la oración, al pensamiento y a la voluntad de Dios.

Reflexión diaria A.A.

Disposición para servir a otros

Nuestra Sociedad . . . ha llegado a la conclusión . . . de que . . . tiene sólo una alta misión que cumplir: llevar el mensaje de A.A. a todos quienes aún ignoran que tienen salvación.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 160

La “luz” hacia la libertad resplandece en mis compañeros alcohólicos mientras unos a otros nos desafiamos a desarrollarnos. Los “Pasos” hacia el mejoramiento personal tienen pequeños comienzos, pero cada Paso es un escalón más de la “escalera” que va desde el abismo de la desesperación hacia una nueva esperanza. La honestidad se convierte en mi “herramienta” para soltar las “cadenas” que me atan. Un padrino, que es una persona que sabe escuchar, me puede ayudar a oír verdaderamente el mensaje que me guía a la libertad.

Le pido a Dios valor para vivir de tal manera que la Comunidad pueda ser un testimonio de sus favores. Esta misión me libera para compartir mis regalos de bienestar por medio de una disposición de espíritu para servir a otros.

El lenguaje del adiós.

¿Qué tal si?

Un día estaba hablando con una amiga acerca de algo que había planeado hacer. De hecho, me estaba preocupando de cómo reaccionaría una persona en particular hacia lo que yo tenía intención de hacer.

“¿Qué tal si no lo sabe manejar muy bien?, le pregunté. “Entonces”, me dijo mi amiga, “serás tú la que tendrás que manejarlo bien.”Los “qué tal si” nos pueden volver locos. Ponen el control sobre nuestra vida en las manos de otro. Los “qué tal si” son una señal de que hemos regresado a pensar que la gente tiene que reaccionar de una manera particular para que nosotros podamos seguir nuestro curso.

Los “qué tal si” son también una clave de que podemos estar pensando si podemos confiar en nosotros mismos y en nuestro Poder Superior para hacer lo que mejor nos conviene. Estos son retazos de maneras codependientes de pensar, de sentir y de comportarse, y son señales de miedo.

Las reacciones, sentimientos, gustos o desagrados de otros no tienen por qué controlar nuestras conductas, sentimientos y dirección. No necesitamos controlar la forma como los otros reaccionan ante lo que hemos elegido. Podemos confiar en que nosotros, con la ayuda de un Poder Superior, manejaremos cualquier resultado, aun el más incómodo. Y, amigo mío, podemos confiar en que lo manejaremos bien.

Hoy no me preocuparé de las reacciones de los demás o de los eventos que están fuera de mi control. Mejor me concentraré en mis reacciones. Manejaré bien mi vida hoy y confiaré en que, mañana, podré hacer lo mismo.

Mayo 30


Comida para el pensamiento.

Sé bueno contigo mismo

Llenarnos de comida que no necesitaban nuestros cuerpos era no ser buenos con nosotros mismos, y con eso tampoco resolvíamos nuestros problemas. Comer en exceso simplemente añadía un problema más a los que ya teníamos.

En el pasado, cuando pensábamos en las dietas, quizá las considerábamos como el castigo que teníamos que soportar para deshacernos de la grasa que habíamos almacenado. Tomar esa actitud tampoco nos convenía. Ésta es una de las razones por las cuales invariablemente fracasan, ya que pocos están dispuestos a afrontar un castigo por tiempo indefinido.

El programa de TA no es una dieta, sino un estilo de vida. Es un estilo que ha funcionado porque es un plan positivo, no una restricción negativa. Nosotros determinamos lo que nuestro cuerpo necesita para verse y funcionar mejor, y decidimos comer eso y nada más. Somos buenos con nuestro cuerpo. También tenemos en cuenta lo que nuestra mente, corazón y espíritu necesitan para funcionar al máximo, y decidimos que es crucial contar con el amor y cuidados de un Poder Superior. Al trabajar los Doce Pasos, somos buenos con nosotros mismos.

Gracias por la vida que me diste para que la viviera.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Soy una parte de TA, uno entre muchos, pero soy uno de ellos. Necesito los principios de TA para el descubrimiento de la vida interior que tengo. TA puede ser humana en su organización, pero es divina en su propósito. El propósito es encaminarme hacia Dios y hacia una vida mejor. Al participar de los privilegios del movimiento, compartiré las responsabilidades, echando sobre mí la responsabilidad de llevar mi justa parte de la carga alegremente, y no a regañadientes. En el grado en que yo falle en mis responsabilidades, fallará esa pequeña parte de TA. En el grado en que yo triunfe, triunfará en parte TA.

 –  ¿Acepto yo que este es mi credo de TA?

Meditación del Día.

“Alabad al Señor – ¿Qué significa alabar al Señor?.

– Quiere decir estar agradecido por todas las maravillosas cosas del universo y por todas las bendiciones que llegan a nuestra vida. Por eso, alabar al Señor es ser agradecido y humilde. La alabanza de esta clase tiene más poder para vencer al mal que la simple resignación. El hombre verdaderamente agradecido y humilde, que siempre está alabando a Dios, no se siente tentado para hacer el mal. Se tendrá un sentimiento de seguridad porque se sabe que, fundamentalmente, todo está bien. Por eso, hay que elevar la vista a Dios y alabarle.

Oración del Día.

Ruego poder estar agradecido por todas las bendiciones recibidas. Pido poder ser humilde porque sé que no las merezco.

Reflexión diaria A.A.

Nuestro objetivo primordial

Mientras más se aferre A.A. a su objetivo primordial, mayor será la influencia bienhechora en todas partes.

A.A. LLEGA A SU MAYORÍA DE EDAD, p. 106

Reflexiono con gratitud sobre los primeros años de nuestra Comunidad y aquellos sabios y cariñosos “pioneros” que proclamaron la necesidad de no desviarnos de nuestro objetivo primordial, el de llevar el mensaje al alcohólico que aún sufre.

Deseo mostrar mi respeto a aquellos que trabajan en el campo del alcoholismo, teniendo siempre en cuenta que A.A. no apoya causas ajenas. Debo recordar que A.A. no tiene el monopolio de hacer los milagros, y sigo sintiéndome humildemente agradecido al Dios bondadoso que hizo que A.A. fuera posible.

El lenguaje del adiós.

Pensamiento del Día..

Al caminar por la vida, hay muchas cosas y personas que podemos perder, o perdernos, si no estamos dispuestos a comprometernos.

Necesitamos hacer un compromiso para que las relaciones crezcan más allá de la etapa de las primeras citas, para tener la casa o el apartamento que queremos, el empleo que queremos o el coche que deseamos.

Debemos comprometernos, a niveles profundos, con nuestras carreras – con nuestras metas – con la familia, los amigos, la recuperación.

Probar algo no nos capacitará para tener éxito en ello. El compromiso sí.

Y sin embargo, nunca necesitamos comprometernos hasta que no estemos listos para hacerlo.

A veces, nuestro miedo al compromiso nos está diciendo algo. Quizá no queramos comprometernos con una relación, una compra o una carrera en particular. Otras, es porque nuestros miedos están aflorando. Espera, entonces. Espera hasta que el asunto esté claro.

Confía en ti mismo. Pídele a tu Poder Superior que te quite el miedo al compromiso. Pídele a Dios que retire los bloqueos que tienes para el compromiso. Pídele a Dios Su guía.

Pregúntate si estás dispuesto a perder aquello con lo que no te quieres comprometer. Luego, escucha en silencio. Y espera que la decisión parezca firmemente cómoda y correcta.

Necesitamos ser capaces de comprometernos, pero no necesitamos comprometernos nunca hasta que estemos listos.

Confía en que te comprometerás cuando quieras hacerlo.

Dios mío, guíame al hacer compromisos. Dame el valor de cumplir aquellos que me convienen, la sabiduría para no comprometerme con lo que no me parezca bien y la paciencia para esperar hasta que lo sepa.

Mayo 29


Comida para el pensamiento.

Calidad, no cantidad

Tendemos a impresionarnos con la cantidad. ¿Cuánto cuesta? ¿Cuántos amigos tengo? ¿Qué tanto puedo incluir en mi plan de alimentación? En una sociedad materialista, más es sinónimo de mejor.

Antes que encontráramos a TA, comíamos más y disfrutábamos menos. De hecho, entre más comíamos, más infelices éramos. Una mayor cantidad no nos trajo mejor salud ni una mejor calidad de vida.

En este programa estamos aprendiendo a poner la calidad antes que la cantidad. Descubrimos que pequeñas cantidades de alimentos nutritivos, de alta calidad, resultan más satisfactorias y nos hacen sentir mejor que grandes cantidades de calorías sin contenido nutricional. Nos volvemos más selectivos acerca del modo como gastamos nuestro tiempo, escogiendo las actividades las personas que más enriquecen nuestra vida, en vez de tratar de hacer y de ser todo para todo el mundo. Cada día nos damos más cuenta de que la calidad de nuestra vida espiritual es lo que nos da la satisfacción interior que buscábamos, pero que no pudimos encontrar en la cantidad de cosas materiales.

Enséñame a vivir bien.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

Nosotros, que hemos aprendido a poner en manos de Dios nuestro problema de la comida, podemos ayudar a otros a hacerlo así. Podemos ser utilizados como una conexión entre la necesidad de un tragón y la provisión de fortaleza de Dios. En TA podemos ser útiles en forma única, precisamente porque tenemos el infortunio o la fortuna de ser tragones nosotros mismos.

 –  ¿Deseo ser una persona útil en forma única? ¿Emplearé mi gran derrota, fracaso y enfermedad propios como un arma para ayudar a otros?

Meditación del Día.

Trataré de ayudar a otros. Trataré de no dejar pasar un día sin extender el brazo de amor a alguien. Cada día trataré de hacer algo para elevar a otro ser humano del pozo de desaliento en el que él o ella hayan caído. Mi mano auxiliadora es necesitada para levantar el ánimo, la fortaleza, la fe y la salud del desamparado. Por gratitud, transferiré y ayudaré a otro alcohólico a aliviar la carga que está gravitando demasiado pesadamente sobre él.

Oración del Día.

Ruego poder ser auxiliado por Dios para aliviar muchas cargas. Pido porque muchas almas puedan ser ayudadas a través de mis esfuerzos.

Reflexión diaria A.A.

Verdadera tolerancia

El único requisito para ser miembro de A.A. es querer dejar de beber.

DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 147

Oí por primera vez la forma corta de la Tercera Tradición en el Preámbulo. Cuando llegué a A.A. no podía aceptarme a mí mismo, a mi alcoholismo o a un Poder Superior. Si hubiera existido algún requisito físico, mental, moral o religioso para ser miembro, ya estaría hoy muerto. Bill W. dijo en una charla grabada acerca de las Tradiciones, que la Tercera Tradición es una carta de garantía para la libertad individual. Lo más impresionante para mí fue la sensación de aceptación por parte de los miembros que estaban practicando la Tercera Tradición tolerándome y aceptándome. Creo que la aceptación es amor y el amor es lo que Dios tiene dispuesto para nosotros.

El lenguaje del adiós.

Impotencia e ingobernabilidad.

La fuerza de voluntad no es la clave para lograr el modo de vida que estamos buscando. El sometimiento lo es.

“He pasado gran parte de mi vida tratando que la gente sea, haga o sienta algo que no es, que no quiere y que escoge no sentir. En ese proceso la he vuelto loca y me he vuelto loca yo misma”, dijo una mujer en recuperación.

“Me pasé la niñez tratando de hacer que un padre alcohólico que no se amaba a sí mismo fuera una persona normal que me amara. Luego me casé con un alcohólico y me pasé una década tratando de hacerlo dejar de beber.”

“Me he pasado años tratando de hacer presente para mí a gente que no está disponible emocionalmente.”

“Me he pasado mas años aún tratando de hacer felices a miembros de la familia, que están contentos sintiéndose desdichados. Lo que estoy diciendo es esto: me he pasado gran parte de mi vida tratando desesperadamente y en vano de hacer lo imposible y sintiéndome un fracaso al no haberlo podido hacer. Es como haber estado sembrando maíz y tratando de que de las semillas salgan chícharos. ¡No funcionará!”

“Al someterme a la impotencia, gano inteligencia suficiente para dejar de seguir desperdiciando mi tiempo y energía tratando de cambiar y de controlar lo que no puedo cambiar ni controlar. Esto me da permiso para dejar de estar tratando de hacer lo imposible y concentrarme en lo que sí es posible: ser como soy, amarme a mí misma, sentir lo que siento y hacer con mi vida lo que quiera”

En la recuperación aprendemos a dejar de pelear contra los leones, simplemente porque no podemos ganar. También aprendemos que, cuanto más nos concentremos en controlar o en cambiar a los demás, más ingobernable se volverá nuestra vida. Cuanto más nos concentremos en vivir nuestra propia vida, más tendremos una vida por vivir y más gobernable se volverá nuestra vida.

Hoy admitiré la impotencia donde no tengo poder para cambiar las cosas, y le permitiré a mi vida volverse gobernable.

Mayo 28


Comida para el pensamiento.

Paciencia

A menudo, la persona que es comedora compulsiva quiere tener lo que desea en ese mismo momento, si no es que antes. Cuando hacemos el inventario, muchos nos damos cuenta de que la impaciencia es uno de nuestros defectos de carácter que más problemas nos causan. Somos impacientes con los demás cuando no ven las cosas como nosotros las vemos, también con la lentitud en la pérdida de peso y cuando parece que no estamos logrando progreso emocional y espiritual.

Cultivar la paciencia nos ayuda muchísimo con nuestro programa. Crecemos en paciencia cuando le damos a Dios el control sobre nuestras vidas y decidimos vivir de acuerdo con Su ritmo. Si aceptamos lo que nos ocurre como la manifestación de la voluntad de un Poder Superior, estamos mejor capacitados para ver incluso las experiencias menos placenteras como experiencias de aprendizaje. Nos volvemos más pacientes para con nosotros mismos cuando vemos nuestros fracasos como oportunidades para probar de nuevo.

El crecimiento fructífero es lento. Sólo la maleza crece rápidamente. Reconocer nuestra impotencia nos permite hacer acopio de paciencia para perseverar con la que podemos y fe para dejarle los resultados a Dios

Con mi confianza en Ti, que aprenda a ser paciente.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

En TA aprendemos que, puesto que somos tragones, podemos ser personas extraordinariamente útiles. Esto es, podemos ayudar a otro tragón, cuando quizás otros que no hayan tenido nuestra experiencia con la comida no podrían ayudarlo. Esto nos hace útiles de manera única. Los TA son un grupo único de personas, porque han tomado sus mayores derrotas y fracasos propios, su enfermedad, y los han utilizado como un medio para ayudar a otros. Nosotros, que hemos pasado por el mismo trance, somos quienes mejor podemos ayudar a otros.

 –  ¿Creo que puedo ser útil en forma única?

Meditación del Día.

Debo tratar de sentir la presencia de Dios. Puedo sentir que Él está conmigo y junto a mí, protegiéndome y fortaleciéndome siempre. A pesar de toda dificultad, de toda prueba, de todo fracaso, la presencia de Dios es suficiente. Tan sólo con creer que Él está junto a mí, recibo fortaleza y paz. Debo tratar de vivir como si Dios estuviera a mi lado. No puedo verlo, porque no fui hecho con la capacidad para ello; de otro modo, no habría lugar para la fe. Pero puedo sentir su espíritu conmigo.

Oración del Día.

Ruego porque pueda tratar de practicar la presencia de Dios. Pido porque, haciéndolo así, jamás pueda sentirme solo o desamparado de nuevo.

Reflexión diaria A.A.

Los mismos derechos

En alguna que otra ocasión, la mayoría de los grupos de A.A. se lanzan frenéticamente a inventar reglamentos. Pasado un tiempo, los temores y la intolerancia se apaciguan (y nosotros nos damos cuenta). No queremos privar a nadie de la oportunidad de recuperarse del alcoholismo. Deseamos ser tan inclusivos como podamos, nunca exclusivos.

LA TRADICIÓN DE A.A.: COMO SE DESARROLLO, p. 10-11-12

A.A. me ofreció una completa libertad y me aceptó por lo que soy. Ser miembro no dependía de la conformidad, del éxito financiero o de la educación, y por eso yo estoy muy agradecido. Frecuentemente me pregunto si yo ofrezco la misma igualdad a otros o si les niego la libertad de ser diferentes. Hoy trato de reemplazar mi temor y mi intolerancia por la fe, la paciencia, el amor y la aceptación. Yo puedo llevar estas virtudes a mi grupo de A.A., a mi hogar y a mi trabajo. Hago un esfuerzo para llevar mi actitud positiva dondequiera que voy.

No tengo ni el derecho, ni la responsabilidad de juzgar a otros. Según sea mi actitud, yo puedo ver a los recién llegados a A.A., a los miembros de mi familia y a mis amigos, como amenazas o como maestros. Cuando pienso en algunas de mis opiniones del pasado, veo muy claro el daño espiritual que me causaba mi fariseísmo.

El lenguaje del adiós.

Deja ir las dudas acerca de ti mismo.

Una mujer casada que recientemente se unió a Al – Anon me llamó una tarde. Trabajaba medio tiempo como enfermera, había asumido todas las responsabilidades de la crianza de sus dos hijos y hacía todos los quehaceres domésticos, incluyendo reparaciones y finanzas.

“Quiero separarme de mi marido”, sollozó.” Ya no lo soporto más a él ni a su abuso. Pero dime, por favor dime”, me dijo, ¿crees que puedo cuidarme sola?”

Ya no seas codependiente.

No solo está bien que cuidemos de nosotros mismos, sino que podemos cuidarnos muy bien. Muchos de nosotros confiamos en nuestra capacidad para cuidar de los demás, pero dudamos de nuestra fuerza inherente para cuidar de nosotros mismos. Hemos llegado a creer, a partir de nuestras circunstancias pasadas o presentes, que necesitamos cuidar a los demás y necesitamos que los demás nos cuiden. Esa es la más acabada creencia codependiente.

No importa dónde nació esta creencia autoderrotista, podemos liberarnos de ella y remplazarla por otra mejor, otra más sana, más adecuada.

Podemos cuidar de nosotros mismos, estemos dentro de una relación o no. Se nos proveerá de todo lo que necesitemos. Tendremos seres queridos, amigos y a nuestro Poder Superior para ayudarnos.

Saber que podemos cuidarnos solos no significa que a veces no tengamos sentimientos de miedo, incomodidad, duda, ira y fragilidad.

Significa que debemos practicar la “valiente vulnerabilidad”, como la llamo Colette Dowling en El complejo de Cenicienta. Podremos sentirnos asustados, pero lo hacemos de todas maneras.

Hoy, Dios mío, ayúdame a saber que me puedo cuidar solo.

Mayo 27


Comida para el pensamiento.

Comparte la riqueza

La mayoría de nosotros somos demasiado afortunados por haber sido bendecidos con una dotación de comida más que suficiente. Nuestro problema ha sido tener demasiado y no demasiado poco. No todo el mundo es tan afortunado en nuestro planeta. Todos sabemos que hay millones de personas que mueren prematuramente a causa de la desnutrición y del hambre.

Probablemente sintamos que sería imposible efectuar una distribución personal más equitativa de los recursos alimentarios del mundo. Aun así, hay cosas que podemos hacer si tenemos verdaderos deseos de ayudar. Podemos enviar el dinero que ahorramos al comer menos a una organización, o utilizarlo para apadrinar a un niño de los países menos desarrollados. Un plan para compartir la riqueza puede aumentar nuestra motivación para guardar la abstinencia y evitar los atracones.

Aunque no podamos cambiar el mundo entero, podemos ser responsables de cambiar nuestra propia conducta y de encontrar nuevas maneras de compartir lo que tenemos. En el proceso, nos beneficiaremos al máximo porque tendremos mayor salud, emociones positivas y paz mental. Consumir con moderación es lo que más nos conviene.

Enséñame a compartir.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

La quinta etapa en la labor del doceavo paso es la continuidad. Continuidad significa nuestra permanencia con el nuevo prospecto después que haya iniciado su nueva forma de vivir. Tenemos que acercarnos a él y no dejar que se desanime. Tenemos que inducirlo a que asista regularmente a las reuniones en busca de compañerismo y ayuda. Aprenderá que conservarse abstinente es mucho más fácil en compañía de otros que están tratando de hacer la misma cosa. Tenemos que continuar ayudándolo yendo a verlo regularmente, telefoneándole o escribiéndole para que no deje de estar en contacto con TA La continuidad quiere decir buen apadrinamiento.

 –  ¿Me preocupo y ocupo yo lo bastante de otro tragón para continuar con él todo el tiempo que sea necesario?

Meditación del Día.

Todo árbol fuerte y frondoso debe tener una raíz fuerte en la tierra. Tiene que enraizar a profundidad para poder sostener, en tanto que a la vez surge en elevación para brindar las ramas que prestarán su follaje al mundo. Ambos crecimientos son necesarios. Sin una raíz fuerte, se marchitará pronto. Cuanto más se eleva en crecimiento, más profundo ha de ser el enraizamiento. Mi vida no puede elevarse al éxito a menos que esté enraizada en una fe vigorosa, o a menos que se sienta profundamente segura de la bondad y propósito del universo.

Oración del Día.

Ruego porque mi vida pueda estar profundamente enraizada en la fe. Pido poder sentirme profundamente seguro.

Reflexión diaria A.A.

Sin culpa sensiblera

Día tras día tratamos de acercarnos un poco a la perfección de Dios. De modo que no tenemos que consumirnos con un sentimiento sensiblero de culpa . . .

COMO LO VE BILL, p. 15

Cuando descubrí por primera vez que en los Doce Pasos de A.A. no hay un solo “no”, yo me desequilibré porque este descubrimiento abrió un portón gigantesco. Solamente entonces pude darme cuenta de lo que A.A. es para mí:

A.A. no es un programa de “no hagas” sino de “haz”.

A.A. no es ley marcial; es libertad.

A.A. no es lágrima por nuestros defectos, sino sudor por arreglarnos.

A.A. no es penitencia; es salvación.

A.A. no es “pobre de mí” por mis pecados pasados y presentes.

A.A. es “alaba a Dios” por el progreso que estoy haciendo hoy.

El lenguaje del adiós.

Reconoce alternativas.

Tenemos alternativas, más alternativas de las que nos permitimos ver.

Podemos sentirnos atrapados en nuestras relaciones, en nuestro trabajo, en nuestra vida. Podemos sentirnos encerrados en conductas, tales como cuidar excesivamente a los demás o controlar.

Sentirse atrapado es un síntoma de codependencia. Cuando nos escuchamos decir: “Tengo que cuidar a esta persona…”, “tengo que decir que si….”, “tengo que tratar de controlar a esa persona….”, “tengo que comportarme de esta manera, que pensar de esta manera, que sentir de esta manera…”, podemos saber que estamos eligiendo no ver otras alternativas.

Esa sensación de estar atrapado es una ilusión. No nos controlan las circunstancias, nuestro pasado, las expectativas de los demás o las enfermizas expectativas que tenemos de nosotros mismos. Podemos elegir lo que nos conviene, sin sentimientos de culpa. Tenemos opciones.

La recuperación no es comportarse perfectamente o de acuerdo con las reglas de otro. Más que nada, la recuperación es saber que tenemos alternativas y darnos a nosotros mismos la libertad de escoger.

Hoy abriré mi pensamiento y me abriré yo mismo a las alternativas de que dispongo. Tomaré las alternativas que me convengan

Mayo 26


Comida para el pensamiento.

Milagros

TA es testigo de que ocurren milagros en nuestra vida cotidiana. Los cambios físicos, emocionales y espirituales que se dan en quienes practican con sinceridad el programa son verdaderamente milagrosos. Nuestras historias dan testimonio del Poder que puede cambiar vidas y hacer gente nueva.

Sin embargo, estos milagros por lo general ocurren con lentitud. A la mayoría nos llevó años deformar nuestro cuerpo y nuestra mente ingiriendo demasiada comida que no debíamos e imaginando demasiados pensamientos equivocados. El milagro de la recuperación no se da de la noche a la mañana.

Probar el programa de TA con la idea de quitarnos unos cuantos kilos de más para la época de las vacaciones y lucir los trajes de baño es perder de vista el objetivo. Lo que nos hizo perder la línea fue la falta de conocimiento de uno mismo y de comprensión espiritual, y solamente una labor y un compromiso a largo plazo con los principios de TA producirán el cambio milagroso que todos deseamos.

Los milagros suceden, pero es necesario preparar con cuidado el terrero y alimentar diariamente el nuevo crecimiento interior.

Que esté dispuesto a prepararme para Tu milagro.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

La cuarta etapa en la labor del doceavo paso es la conversión. Conversión significa cambio. El nuevo prospecto tiene que aprender a cambiar su forma de pensar. Hasta ahora, todo lo que ha hecho ha sido estar unido a la bebida. Ahora tiene que encararse a una nueva clase de vida, sin licor. Tiene que ver y admitir que no puede sobreponerse a la bebida mediante su propia fuerza de voluntad, de suerte que tiene que acudir a un Poder Superior en busca de ayuda. Tiene que empezar cada día pidiendo a ese Poder Superior fortaleza para permanecer sobrio. Esta conversión a la creencia en el Poder Superior viene gradualmente, a medida que él la ensaya y encuentra que funciona.

–  ¿Me preocupo lo bastante por otro alcohólico para ayudarlo a lograr esa conversión?

Meditación del Día.

La propia disciplina es absolutamente necesaria antes de que el poder de Dios sea concedido. Cuando se ve a otros demostrando el poder de Dios, tal vez no se ha visto la disciplina que existió primero. Toda la vida es una preparación para que sea realizado un mayor bien cuando Dios sabe que se está preparando para ello. Por tanto, hay que continuar disciplinándose cada día en la vida espiritual. Hay que aprender tanto de las leyes espirituales que la vida no pueda volver a ser un fracaso. Los demás verán en esta vida diaria la manifestación exterior de una disciplina interior.

Oración del Día.

Ruego poder manifestar el poder de Dios en mi diario vivir. Pido poder disciplinarme para estar preparado para hacer frente a toda oportunidad que se presente.

Reflexión diaria A.A.

Convertir lo negativo en positivo

Nuestro desarrollo espiritual y emocional en A.A. no depende tanto de nuestros éxitos como de nuestros fracasos y reveses. Si tienes esto en cuenta, creo que tu recaída tendrá por efecto el impulsarte hacia arriba y no hacia abajo.

COMO LO VE BILL, p. 184

Basándose en el dolor y la adversidad que nuestros fundadores experimentaron y superaron al establecer A.A., Bill W. nos dejó un claro mensaje: Las recaídas pueden ofrecer una experiencia positiva que nos encamine a la abstinencia y a una vida entera de recuperación. Una recaída da veracidad a lo que repetidamente oímos en las reuniones: “No te tomes ese primer trago”. Refuerza la creencia en la naturaleza progresiva de la enfermedad, y nos hace apreciar la necesidad y la belleza de la humildad en nuestro programa espiritual. Las verdades simples me llegan de manera complicada cuando me dejo llevar por mi ego.

El lenguaje del adiós.

Los chismes.

La intimidad es el cálido don de sentirnos conectados a otros y de disfrutar nuestra conexión con ellos.

A medida que crecemos dentro de la recuperación, encontramos ese don en muchos lugares, a veces sorprendentes. Podemos descubrir que hemos desarrollado relaciones de intimidad con gente en el trabajo, con amigos, con gente de nuestros grupos de apoyo, a veces con miembros de la familia. Muchos de nosotros estamos descubriendo la intimidad en una relación amorosa especial.

La intimidad no es sexo, aunque el sexo puede ser íntimo. La intimidad significa tener una relación mutuamente honesta, cálida, solícita, segura –una relación donde la otra persona puede ser como es y nosotros podemos ser como somos- y ambas personas se valoran.

A veces hay conflictos. El conflicto es inevitable. A veces hay sentimientos molestos que superar. A veces cambian los límites o parámetros de una relación. Pero hay un vínculo de amor y confianza.

Hay muchos obstáculos para la intimidad y para las relaciones de intimidad. Las adicciones y el abuso bloquean la intimidad. Los asuntos de la familia de origen no resueltos impiden la intimidad.

El control inhibe la intimidad. Las relaciones desequilibradas, donde hay una discrepancia de poder demasiado grande, previenen la intimidad. El fastidiar, aislarse y quedarse callado puede perjudicar la intimidad. Lo mismo ocurre con una conducta tan simple como el chisme, por ejemplo, chismear acerca de otro para menospreciarlo y así sentirnos superiores o para juzgar a esa persona. Discutir los asuntos de otra persona, sus defectos o sus fallas con alguien más tendrá un predecible impacto negativo sobre la relación.

Nos merecemos disfrutar de la intimidad en la mayoría de nuestras relaciones, siempre que esto sea posible. Nos merecemos relaciones que no hayan sido saboteadas.

Eso no significa que debamos caminar con la cabeza en las nubes; significa que debemos luchar porque nuestra motivación sea pura cuando hablamos acerca de otras personas.

Si tenemos un asunto serio con alguien, la mejor manera de resolverlo es hablar de ese asunto con esa persona.

Una conversación directa, limpia, despeja la atmósfera y pavimenta el camino hacia la intimidad, hacia los sentimientos agradables acerca de nosotros mismos y de nuestras relaciones con los demás.

Hoy, Dios mío ayúdame a dejar ir mi miedo a la intimidad. Ayúdame a luchar para mantener limpia mi comunicación con los demás y libre de chismes maliciosos. Ayúdame a trabajar hacia la intimidad en mis relaciones. Ayúdame a lidiar con mis sentimientos tan directamente como sea posible.

Mayo 25


Comida para el pensamiento.

Demora la gratificación

Una de las ventajas de la madurez es la capacidad para demorar la gratificación de deseos y necesidades. Esta capacidad es la que hace posible el logro de metas y planes a largo plazo. Nosotros, los comedores compulsivos, hemos permitido que nuestras demandas infantiles que exigen satisfacción inmediata nos hayan llevado a desarrollar hábitos adictivos. Todavía nos falta crecer emocionalmente.

Cuando llegamos al programa TA, aceptamos un plan razonable de gratificación para nuestro apetito y nuestra hambre. Sabemos que vamos a comer tres veces al día, y nosotros mismos elegimos nuestra comida. Mientras que nuestro apetito se va adaptando a cantidades más pequeñas de comida y a ingerirlas con menor frecuencia, quizá experimentamos un poco de incomodidad. Como personas en proceso de maduración podemos aceptar estas molestias a cambio de tener un cuerpo más sano y atractivo y una mente en paz. En vez de tener lo que queremos ahora mismo, en este preciso minuto, vamos siendo capaces de esperar hasta el momento adecuado.

Trabajar los Doce Pasos nos hace conscientes del crecimiento emocional que necesitamos lograr para tener relaciones más satisfactorias con los demás. Aquí, también, a menudo tenemos que demorar la satisfacción inmediata para conseguir metas más grandes, más importantes.

Oro pidiendo madurez emocional y espiritual.

24 horas al día.

Pensamiento del Día.

En la labor del Paso Doce la tercera etapa es el convencimiento. El nuevo prospecto debe estar convencido de que sinceramente quiere dejar de tragar. Tienen que ver y admitir que su vida es ingobernable. Tiene enfrentarse a la realidad de que tienen que hacer algo acerca de su problema de la bebida. Tiene que ser absolutamente sincero consigo mismo y contemplarse como realmente es. Tiene que estar convencidos de que tiene que renunciar a la tragoneería y que toda su vida depende de esta convicción.

 –  ¿Me preocupo lo suficiente de otro tragón para ayudarles a llegar a esta convicción?

Meditación del Día.

No hay un límite para la ayuda que se pueda dar a los demás. Hay que mantener siempre esta idea. No hay que abandonar jamás trabajo alguno o renunciar a la idea de la realización porque parezca estar más allá de las propias fuerzas. Dios te ayudará en toda buena obra. Hay que renunciar a ello únicamente si se siente que no es esa la voluntad de Dios. Al ayudar a otros, hay que pensar en la diminuta semilla que se encuentra bajo el oscuro suelo. No existe la certeza de que, una vez abierto el camino, reciba la semilla la luz y el calor del sol. A menudo, una tarea parece estar más allá de las propias fuerzas, pero no existe límite para lo que puede llevarse a cabo con la ayuda de Dios.

Oración del Día.

Ruego porque nunca llegue a desanimarme al ayudar a otros. Pido poder confiar siempre en el poder de Dios para ayudarme.

Reflexión diaria A.A.

Gratitud progresiva

La gratitud debe ir adelante y no hacia atrás.

COMO LO VE BILL, p. 29

Estoy muy agradecido porque mi Poder Superior me ha dado una segunda oportunidad de vivir una vida digna. Por medio de Alcohólicos Anónimos se me ha devuelto la cordura. Las promesas se están cumpliendo en mi vida. Estoy agradecido por ser libre de la esclavitud del alcohol. Estoy agradecido por la tranquilidad de espíritu y por la oportunidad de desarrollarme, pero mi gratitud debe ir adelante y no hacia atrás. No puedo mantenerme sobrio con las reuniones de ayer o con las pasadas visitas de Paso Doce; tengo que poner mi gratitud en acción hoy.

Nuestro cofundador dijo que la mejor manera de demostrar nuestra gratitud es llevar el mensaje a otros. Sin acción, mi gratitud es solamente una emoción agradable. Tengo que ponerla en acción trabajando el Paso Doce, llevando el mensaje y practicando los principios en todos mis asuntos. Estoy agradecido por la oportunidad de llevar el mensaje hoy.

El lenguaje del adiós.

Amémonos a nosotros mismos incondicionalmente.

Ámate a ti mismo para curarte y hacerte una buena vida propia.

Ámate a ti mismo teniendo relaciones que te funcionen a ti y a la otra persona. Ámate a ti mismo para tener paz, felicidad, alegría, éxito y contento.

Ámate a ti mismo para darte todo lo que siempre quisiste.

Podemos dejar de tratarnos a nosotros mismos en la forma como otros nos trataron, si es que se comportaron de una manera menos que sana, menos que deseable. Si hemos aprendido a vernos a nosotros mismos en forma crítica, condicional, devaluada y punitiva, es tiempo de parar. Otras personas nos trataron de esa manera, pero es aún peor tratarnos así ahora a nosotros mismos.

Amarnos a nosotros mismos nos puede parecer extraño, incluso tonto a veces. La gente puede acusarnos de estar siendo egoístas. No tenemos por qué creerles.

La gente que se ama a sí misma es realmente capaz de amar a los demás y de dejar que los otros amen. La gente que se ama a sí misma y que se tiene en alta estima es la que da más, la que contribuye más, la que más ama.

¿Cómo nos amamos a nosotros mismos? Forzándonos a hacerlo, al principio. Fingiéndolo si es necesario. Actuando “como sí”.

Trabajando tan duro por amarnos y gustarnos como hemos trabajado por no gustarnos. Explora lo que significa amarte a ti mismo.

Haz cosas por ti mismo que reflejen un amor propio compasivo, cariñoso.

Ama todo lo tuyo, pasado, presente y futuro. Perdónate tan pronto y tan frecuentemente como sea necesario. Date ánimos. Halágate tú mismo.

Si pensamos y creemos ideas negativas, saquémoslas a la luz pronta y honestamente, para que podamos reemplazar esas creencias por otras mejores.

Date palmaditas en la espalda cuando sea necesario. Disciplínate a ti mismo cuando sea necesario. Pide ayuda, pide tiempo; pide lo que necesites.

A veces, date tus gustos. No te trates a ti mismo como a una mula de carga, siempre tirando más duro. Aprende a ser bueno contigo mismo.

Elige conductas que tengan consecuencias preferibles, tratarte bien es una de ellas.

Aprende a detener tu dolor, aunque eso signifique tomar decisiones difíciles. No te prives innecesariamente. A veces, date a ti mismo lo que quieras, simplemente por que quieres.

Deja de estarte explicando y justificando. Cuando cometas errores, déjalos ir. Aprendemos, crecemos y aprendemos algo más. Y a través de todo ello, nos amamos a nosotros mismos.

Trabajamos en ello y luego trabajamos más en ello. Un día nos despertaremos, nos veremos en el espejo y descubriremos que amarnos a nosotros mismos se ha hecho algo habitual. Ahora estamos viviendo con una persona que da y recibe amor, porque esa persona se ama a sí misma. El amor propio tomará las riendas y se convertirá en una fuerza directriz en nuestra vida.

Hoy trabajaré en amarme a mí mismo. Trabajaré tan duro por amarme a mí mismo como he trabajado para no gustarme. Ayúdame a dejar ir el odio de mí mismo y las conductas que reflejan que no me gusto a mí mismo. Ayúdame a remplazarlas con conductas que reflejan amor propio.

Hoy, Dios mío, ayúdame a tenerme en alta estima. Ayúdame a saber que soy digno de ser amado y capaz de dar y recibir amor.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: